REPUDIO A LA IRRUPCIÓN DE WALMART EN LAS ESCUELAS

02-05-11 |

Repudian la irrupción de Walmart en las escuelas

Los vecinos entrerrianos y santafesinos integrantes de la Junta Americana por los Pueblos Libres –JAPL- expresamos nuestro alerta ante la incursión de la multinacional estadounidense Walmart en la educación argentina, e invitamos a docentes, alumnos y padres a reflexionar sobre las características de la empresa que pretende mostrar como “donación” una campaña publicitaria para su agresiva expansión monopólica.

 

Las autoridades políticas deben saber que aceptar a Walmart dentro de nuestras escuelas, y en el Bicentenario de la Revolución de Mayo, es una ofensa al pueblo. Desde este centro de estudios reclamamos a los gobiernos que impidan este nuevo atropello. Ese es su deber. Porque, como decía un desaparecido dirigente, “peores que los gringos que nos compran son los criollos que nos venden”.

Nuestros pueblos no otorgaron licencia social para la expansión de Walmart, y menos aún le darán licencia para entrar colada en las aulas.

En momentos en que trabajadores y pymes de Paraná dan una lucha despareja contra las ambiciones expansionistas de los Walton, la familia más rica del planeta (a través de sus firmas Walmart y Changomás), los Walton responden con este nuevo empellón. ¿Hasta dónde llegará su codicia?

Las autoridades públicas deben instrumentar eficaces planes de capacitación, con la entrega de equipos adecuados para una educación de calidad. La mejor forma de evitar que intereses espurios se enquisten en la educación, es reconocer y ejercer el derecho en su plenitud, revertir el actual proceso de decadencia, y revertir también las ventajas impositivas que gozan los grupos concentrados foráneos.

Las autoridades no fueron elegidas para delegar obligaciones en los enemigos de los trabajadores y las pymes de la región. El pueblo tiene derecho a exigir a esas autoridades que abandonen su actitud sumisa ante las multinacionales, o de lo contrario abandonen sus cargos.

Los niños entrerrianos, santafesinos, argentinos, podrán aceptar un “regalo”, y quienes ya entraron en la propuesta no tienen que sentirse culpables, por supuesto. Simplemente deseamos proponer que actuemos a conciencia, que seamos claros, porque tienen derecho a saber que el “regalo” viene de la misma mano que les quita trabajo y expectativas a sus padres, a sus vecinos, a sus comunidades, y que este modelo nos está empujando a negociar la dignidad con el enemigo.

Además, desde esta Junta Americana no encontramos fundamentos en ningún educador, en ninguna corriente pedagógica, para aceptar multinacionales metidas en la escuela, aunque sea bajo la máscara de la beneficencia. Así, sin razones, de manera inconsulta, y sin siquiera molestarse en fundamentar la decisión, la multinacional y los funcionarios que le son funcionales están forzando una situación de hecho, poniendo en forma aviesa a nuestros docentes en una grave disyuntiva. Es la política de los hechos consumados.

 

Hoy Walmart, mañana Botnia

 

La Junta Americana por los Pueblos Libres, un centro de estudios sin fines de lucro integrado por estudiantes, profesores, trabajadores de distintos rubros, investigadores, periodistas, gremialistas, profesionales y artistas de una decena de ciudades de Santa Fe y Entre Ríos, denuncia y repudia este tramposo plan, que se inscribe en las tácticas imperialistas.

También advierte que, en las escuelas en las que, por alguna razón, se hayan aceptado regalos impropios, deberá desarrollarse en forma simultánea un plan de concientización puntual sobre los perjuicios de la concentración de las riquezas y los medios económicos, una tendencia que Walmart encarna con otra docena de empresas multinacionales en el país. Es decir, se deberá actuar del modo que en los atados de cigarrillo figura la advertencia sobre los daños del tabaco contra la salud.

La educación argentina debe buscar la verdad. El lema “Educar para vivir mejor” encierra, en este caso, una farsa: significa “Engañar para vender más”.

Si hoy dejamos que Walmart se meta en la escuela, mañana será Carrefour, pasado Repsol YPF, Monsanto, Barrick Gold, Botnia, todas se sentirán con derecho, y sólo faltará el desembarco, en el patio de nuestras escuelas, de la base militar británica instalada en Malvinas.

El fundador de Walmart fue condecorado por el clan Bush, prototipo del imperialismo y la colonización, promotor de los planes que devastaron las economías de nuestros países y consolidaron sus posiciones dominantes. Esa misma empresa pretende mostrarse “generosa”, cuando en verdad no devuelve ni siquiera una ínfima parte de lo que se lleva, y cuando es responsable principal de la estrangulación del comercio regional, la eliminación de nuestras pymes de la alimentación, y el aborto de las expectativas de los emprendedores locales.

Los pueblos del mundo están observando con inquietud los planes de expansión de los Walton, y en nuestra región esos planes son y serán resistidos por numerosas entidades. Llegará el día en que con formas solidarias de organización reemplacemos a estos monstruos del capitalismo.

Convocamos a los estudiantes y docentes a no comer del plato que nos pretende servir el enemigo. Convocamos a la comunidad a informarse y documentarse y a exigir a las autoridades que expulsen a Walmart de las aulas y cumplan sus obligaciones con la educación.

No tenemos derecho a despreciar así la lucha de nuestros vecinos contra la voracidad de Walmart. No tienen derecho a mancharnos el Bicentenario.

Por eso desde la Junta Americana decimos sí a nuestras maestras, sí a nuestros obreros, microemprendedores, cooperativas y pymes. ¡No a la expansión de Walmart! ¡No al manoseo de nuestra niñez! ¡Fuera Walmart de nuestras escuelas! ¡Quitemos a nuestros niños de los garfios de Walmart y sus socios!

 

Junta Americana por los Pueblos Libres –JAPL-

Paraná, Entre Ríos.

Abril de 2010, en el Año del Bicentenario de la Revolución