CABALGATA EN HOMENAJE AL FEDERALISMO

08-02-12 |

 

 

Vecinos de la localidad de La Picada se reunieron con docentes, artistas, cooperativistas, periodistas e investigadores de la región para convocar a una Cabalgata que realizarán el sábado 25 de febrero a la tarde, en homenaje a la Batalla del Espinillo, primera victoria de los gauchos federales en Sudamérica y origen de la provincia de Entre Ríos.

Más de 80 jinetes ya se inscribieron para participar de la marcha a caballo y en carros, entre La Picada y El Espinillo, en la tercera manifestación de este tipo. El año pasado los vecinos descubrieron un monolito junto al arroyo y plantaron árboles con tierra que trajeron de Montevideo, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Gualeguay, desde lugares simbólicos en la lucha por la independencia y las autonomías.

La conmemoración anual de la Batalla del Espinillo comenzó hace pocos años por iniciativa de vecinos de María Grande, fundadores del “Foro Artiguista”, y fue encarnada por los habitantes de la zona. En especial, los integrantes de la Cooperativa Cultural “Puente de La Picada”

La Cabalgata promete crecer en número y en diversidad de orígenes este año, e irá acompañada por los tambores de la agrupación La Yaguarona.

El encuentro incluirá disertaciones sobre la fecha histórica y sobre las culturas de América y finalizará con presentaciones artísticas reunidas en un “Fogón de los Pueblos Libres”, el sábado 25 desde las 20, en la ex estación de La Picada. Con entrada libre y gratuita.

Los organizadores adelantaron a UNO que ya hubo conversaciones entre autoridades de La Picada, El Espinillo y Sauce Montrull, como ocurrió el año pasado, para que participe la vecindad sin diferencias, considerando que la Batalla del Espinillo ocurrió un 22 de febrero de 1814 en lo que hoy es jurisdicción de esas tres Juntas de Gobierno.

El encuentro comenzará a las 18,30 en El Espinillo, a 25 kilómetros de Paraná, a la vera de la ruta nacional 18, y a las 20 en La Picada, junto a la ruta nacional 12. Todo durante el sábado 25.

El cantor Hernán Rondán Grasso adelantó que a un mes del encuentro ya le confirmaron la participación nueve agrupaciones de a caballo y dijo que existe “un gran entusiasmo por la Cabalgata, por la muy buena experiencia del año pasado”.

 

Nombres históricos

 

El presidente de la Junta de Gobierno de La Picada, Alfredo Herrera, comentó que recibió una carta de vecinos de la ciudad, con el acompañamiento de docentes, artistas, periodistas e investigadores  de distintos lugares de la región pidiendo que se rinda homenaje a la cuna del federalismo con nombres que evoquen las luchas por la independencia y las autonomías.

Esos nombres serían “José Artigas”, “Camino de los Pueblos Libres”, y “Andrés Guacurarí”. Herrera dijo que había dialogado en varias oportunidades con los manifestantes y que en términos generales estaban de acuerdo con la iniciativa.

Recordó que Artigas fue de los principales libertadores de América con San Martín y Bolivar, Protector de la Liga de los Pueblos Libres, caudillo notable en toda América por su cercanía a los pueblos y sus convicciones. En distintos momentos tuvo aliados principales como Francisco Ramírez en Entre Ríos o Estanislao López en Santa Fe.

“Su respeto por el hombre, por la igualdad y la diversidad, manifestada claramente en la no distinción de clases que hizo a la hora de compartir el poder con guaraníes y charrúas, lo ubica en la línea de Mariano Moreno, Juan José Castelli y Manuel Belgrano en los albores de la Revolución. A lo largo de toda su vida cultivó una estrecha relación con antiguos pueblos de estas tierras y con africanos y afroamericanos traídos como esclavos a este continente. Los entrerrianos todos, aún cuando en gran parte todavía lo ignoremos, debemos a Artigas mucho más que el reconocimiento formal que venimos a solicitar a esta Junta de Gobierno de La Picada”, dicen los vecinos en su carta.

Luego recuerdan que Andrés Guaçurarí fue “un soldado indiscutible de las grandes causas de Nuestra América, que enfrentó junto a los lanceros guaraníes a tropas experimentadas en las guerras napoleónicas y equipadas con lo más avanzado de la tecnología, para salvar a nuestro suelo mesopotámico de la invasión colonialista”.

Dicen que Guacurarí, llamado también Andresito Artigas, “reúne todas las condiciones para el homenaje, dado que es un hijo de las culturas milenarias de esta tierra que abrazó la causa independentista y federal, puso el cuerpo, y resultó preso y desaparecido por defender las grandes causas del pueblo. Fue comandante General de las Misiones, Capitán de Blandengues, Teniente Gobernador de Corrientes, Coronel de Caballería del Ejército Patriota, pero en el fondo fue un luchador principal de las causas federales populares, y un referente digno de las culturas antiguas de este suelo, a las que homenajeamos con su nombre. La Picada estará así a la vanguardia del reconocimiento auténtico y sin imposiciones, a quienes nos dejaron un mensaje de sabiduría y lucha”, escribieron los vecinos.

 

La Batalla

 

En la Batalla del Espinillo se enfrentaron orientales y entrerrianos contra una invasión dispuesta por Buenos Aires.

Los federales iban al mando de Eusebio Hereñú y Fernando Otorgués, los invasores eran conducidos por el Barón de Holmberg, un prusiano.

Fue el primer triunfo de los federales contra los ejércitos porteños, y allí nuestros mayores reclamaron la autonomía: nacía Entre Ríos.

Buenos Aires había puesto precio a la cabeza de José Artigas, que sería luego el Protector de la Liga de los Pueblos Libres y fundador de la Bandera Federal que hoy es bandera oficial de Entre Ríos, la banda roja.

 

Un nombre extraño

 

Los vecinos de La Picada dicen que no se explican el nombre elegido para algunas calles, y sostienen que en algunos casos esos nombres no son, por lo menos, prioritarios a la hora de elegir a los próceres.

Algunos afirman que parecen “copiados de otro lugar sin mucho fundamento”, como ocurre con la calle “Julio Rocca” (sic), que sería en un raro homenaje a “Julio Argentino Roca”.

Como los habitantes de La Picada tienen una fuerte tendencia a rescatar las culturas milenarias del suelo, e incluso hace pocos años designaron calles y plazas en homenaje a esas culturas con alta participación de los vecinos, el homenaje a Roca les chinguea, y con razón.

Otro sector de la ciudad ha designado calles con nombres de artistas de la región.

Sobre Roca, es cierto que tanto los paisanos entrerrianos como los intelectuales se opusieron con vehemencia a la guerra de la Triple Alianza al Paraguay, en la que intervino Roca. Luego los panzaverdes resistieron como podían los embates de Roca en la guerra entrerriana. También lo sufrieron los seguidores de Ángel Peñaloza o Felipe Varela. Y ni hablar de los indios del sur. De modo que es muy forzado rendir homenaje a Roca en esta zona, y peor aún si se lo denomina “Rocca”.

Dicen los vecinos de La Picada: “Proponemos Andrés Guaçurarí, también, porque  estamos pidiendo que en homenaje a lo que es la Cuna del Federalismo, el Espinillo, el nombre sea puesto a la calle hoy denominada Julio A. Roca, conocido precisamente por encabezar las misiones contra los pueblos originarios. El nombre Guaçurarí afianzará en nuestras familias y en especial en nuestros niños y jóvenes el orgullo de sentirse protagonistas de la fundación del federalismo en la patria grande, y nos impulsará a conocer y amar un pasado que nos llena de compromiso y en el que Andresito fue protagonista central”.

Luego se lee: “Nada nos mueve en lo personal contra Roca, el general tucumano, pero sí entendemos que la obra de Julio A. Roca se encuentra en las antípodas del sentimiento y las luchas del pueblo entrerriano y en especial de las culturas milenarias de este suelo. La historia no se puede cambiar pero si su interpretación, y rectificar errores. Roca participó de la invasión a la Provincia de Entre Ríos que entre 1870 y 1873 conculcó la autonomía y las instituciones que nuestra propia provincia se había otorgado. Como hemos dicho, fue el ideólogo y ejecutor de la mal  llamada ‘Conquista del Desierto’, que además de enfrentar a los hermanos pobres en combates fratricidas y tomar tierras que pertenecían a los pueblos originarios para entregarlas a precios viles a la misma oligarquía que financió esa campaña, reinstauró la esclavitud en nuestro país, entregando mujeres, hombres y niños a las familias más acaudaladas como mano de obra infame”.

“Con Julio A. Roca retornó aquella misma esclavitud que la Asamblea del Año XIII por lo menos insinuó combatir, y que la Constitución de 1853 abolió desde nuestras tierras, declarando la libertad y la igualdad como derecho de cada habitante de nuestro suelo en su artículo 15: ‘En la Confederación Argentina no hay esclavos; los pocos que hoy existen quedan libres desde la jura de esta Constitución, y una ley especial reglará las indemnizaciones a que dé lugar esta declaración. Todo contrato de compra y venta de personas es un crimen de que serán responsables los que lo celebrasen, y el escribano o funcionario que lo autorice’. Por estas razones es que creemos que el reconocimiento a nuestra región como cuna del federalismo es un homenaje que el pueblo entrerriano en general y el de La Picada en particular les debemos a nuestros mayores y pocos nombres expresan mejor este sueño que Andrés Guaçurarí. Derogar en un mismo acto un nombre que simboliza dolor, opresión, ignominia y reemplazarlo por la legítima y verdadera expresión popular nos devolverá al mundo genuino que nuestras constituciones nacional y provincial aún sostienen en sus primeros artículos, y con el cual estamos comprometidos los habitantes del territorio de la Liga de los Pueblos Libres”, dice el documento.