Ensayo 6 ¿Un fresco abrazo de agua nos seguirá nombrando para siempre?-Por Mauricio Castaldo*

26-04-15 |

No podemos lavarnos las manos ni hacer equilibrios políticos imposibles.

“…Si existiéramos simplemente en el capital,

si nuestras vidas fueran caracterizadas sólo

por dominación, por conformidad, deberíamos

en tal caso hundirnos en un pantano de

desesperación, bostezar, llorar y rendirnos.

Pero existir en el capital es

inevitablemente existir contra el capital…”

JOHN HOLLOWAY

Sonidos de Sotobosque

Revista O.S.A.L Nro 34 –C.L.A.C.SO

pag.184

Observatorio Social de América Latina

Consejo Latinoamericano de

Ciencias Sociales

“…Enrolado en la lucha por la justicia, fuí por la vida

envuelto en su raudo torbellino y azotado por oscuras

fuerzas, pero el amor por mi bosque pugna instándome

a la añoranza y a la ensoñación. Es una fuerza invencible,

un mandato perentorio que me empuja…”

ANGEL BORDA

Rinconada de Burgos, en

Angel Borda, Perfil de un Libertario

Nuestra histórica lucha por la tierra y la vida:

“Como le va don Arguello

Aquí me tiene paisano…

Muchos creen que me divierto

Cuando ven que ando pescando.

Comentan: “lindo ranchito,

Usté debe ser feliz…”

Una cosa es ver de lejos

La otra es vivir allí.

Porque no preguntan que me trajo aquí,

Por que ando en el agua como el surubí,

Por que me quitaron la tierra y después

Crecieron los campos de un mister inglés…”

ANÍBAL SAMPAYO

El Río no es sólo eso

Hay una histórica sensibilidad en la defensa de nuestra tierra, nuestros derechos y los bienes comunes en toda Nuestra América-Abya Yala, una sensibilidad que seguramente proviene de la resistencia al saqueo de un espacio geoestratégico extraordinario para el sistema mundial capitalista, y que claramente está originada en la ética nativa. Desde las nociones políticas originarias de Pachamama, la Tierra Sin Mal y de Buen Vivir, pasando por Artigas, Tupac Amaru, Tupac Katari, Touissant L’Overture, Sandino, Emiliano Zapata, José Carlos Mariátegui, Ricardo Flores Magón y Raul Sendic -traicionado después por sus ex compañeros que llegaron al gobierno-, y el Che Guevara, entre tantos otros, la ética política de la tierra ha sostenido la historia de resistencias y las esperanzas de futuro para todos los abya-americanos.

La diagonal roja de nuestra bandera federal artiguista y el Reglamento de Tierras de 1815, que repartía las tierras con justicia contra la concentración y la apropiación de los “malos europeos y peores americanos”, y prohibía su venta, son ejemplos de conciencia, compromiso y lucha profundos de nuestra historia que nos siguen interpelando ante el modelo hegemónico de saqueo, entrega y explotación ambiental y social actual. No hay artiguismo, ni federalismo, ni autonomía política ni sueños entrerrianos con Monsanto, con Chevrón, con UPM Botnia, con Cargill, con Wal Mart, con el fracking, con las fumigaciones agrotóxicas y con la continuidad del extractivismo capitalista en todas sus dimensiones. No hay federalismo auténtico si hasta nuestras islas son privatizadas o semiprivatizadas, realizando en Entre Ríos un sueño, el sueño de los ultraneoliberales alemanes y europeos, que le piden a los griegos y a los demás que privaticen y entreguen hasta las islas, si quieren seguir siendo mantenidos artificialmente por el capital monopolista y las finanzas biocidas.

Nuestra cultura entre interrogantes:

No puede haber medias tintas ni posiciones intermedias en ésta batalla, que es ambiental, política, pedagógica y cultural a la vez. En la lucha por la tierra, por el ecosistema, por la salud y por la vida también se juega en serio la lucha por nuestra cultura. No se puede hablar en serio de Artigas, del federalismo, de Juan L. Ortíz, de Mastronardi, de Amaro Villanueva, de Gerchunoff y todas las maravillosas expresiones de nuestra cultura sino se lucha de frente y públicamente contra el fracking, contra los agrotóxicos, contra la concentración, la entrega, la apropiación privada de lo común y el saqueo. Hoy, el poder económico y político pone entre interrogantes a nuestra historia y nuestra cultura: ¿un fresco abrazo de agua nos nombrará para siempre a los entre-rianos?. La política lumpenburguesa, burocrática y corruptocrática pone en duda nuestra cultura, y no puede ser. Jamás debemos permitir que se ponga en duda a Mastronardi, que se ponga en duda a Juanele, que se ponga en duda el ideario artiguista revolucionario.

En ésta línea, y siguiendo una reflexión realizada por el compañero Daniel Verzeñasi, referente del Foro Ecologista de Paraná, pensamos: ¿Qué entrerrianos forma y formará el saqueo y la contaminación? ¿Qué nos enseña nuestra historia y nuestra cultura? ¿qué entrerrianos queremos ayudar a formar?. Si, como dijo Gerchunoff en “Entre Ríos, mi país”, citando a los etnógrafos, “el lugar labra los rasgos del hombre, y el paisaje de Entre Ríos ha ido transformando poco a poco la conformación expresiva de sus pobladores, modelando incluso con algo de oriundo del Montiel a los hijos de la inmigración” (1), ¿qué rasgos están labrando el monocultivo, la contaminación y el saqueo?. ¿No seguirán atravesando ríos como a Juanele o nos atravesarán químicos, veneno, cáncer, enfermedades, pobreza, desigualdad y muerte?.

Un guerra biopolítica:

“…En México viven unos cuatro millones de indios, que hasta hace veinte o veinticinco años vivían en comunidades, poseyendo en común las tierras, las aguas y los bosques. El apoyo mutuo era la regla en esas comunidades, en las que la Autoridad sólo era sentida cuando el agente de la recaudación de rentas hacía su aparición periódica o cuando los rurales llegaban en busca de varones para hacerlos ingresar por la fuerza al Ejército. En estas comunidades no había jueces, ni alcaldes; ni carceleros, ni ninguna polilla de esa clase.

Todos tenían derecho a la tierra, al agua para los regadíos, al bosque para la leña y a la madera para construir los jacales.

Los arados andaban de mano en mano, así como las yuntas de bueyes…”

RICARDO FLORES MAGÓN

“EL PUEBLO MEXICANO ES APTO PARA EL COMUNISMO”, en Conflagraciones. Anarquistas en 1910

Debemos reflexionar críticamente sobre el contexto global en el que estamos dando la batalla contra la entrega, la concentración, el fracking, los agronegocios y el saqueo: estamos en una crisis más que económica, civilizatoria, porque ésta crisis del capitalismo es una crisis también ecológica, cultural, ética, antropológica, vital, es la crisis de un modo de producción y acumulación que está llegando al límite y es una crisis del modo de ser que los humanos tenemos en éste mundo instituído. Estamos en la transición apremiante del capitalismo postindustrial a un capitalismo imperial postmoderno biopolítico: el petróleo se está acabando paso a paso, y el capital viene por la mercantilización total de la naturaleza y de la vida. Las batallas que demos deben evitar ingenuidades: serán batallas éticas, políticas, ecológicas, antropológicas, filosóficas, sociales y culturales por la libertad, la igualdad, la salud, la justicia, el bienestar, la vida, el buen vivir y la emancipación.

Discursos políticos de funcionarios y voceros de gobiernos y clases dominantes como Miguel Galluccio –ex entrerriano y persona no grata para las luchas del pueblo-, quién planteó el “queremos muchos Chevrón” son una declaración de guerra para todos nosotros. Tenemos que asumir que la batalla política y social es y será multidimensional, y que la prioridad debe ser la potenciación de la acción directa autónoma contrahegemónica, que tantos frutos viene dando en nuestro continente como estrategia popular de resistencia, y que las estrategias legales y parlamentarias deben complementar la lucha, sin hacer perder de vista las prioridades y los objetivos generales, que no pueden ser encorsetados políticamente.

Las organizaciones populares no se dejarán engañar por las operaciones políticas y mediáticas del poder. ¿Con qué cara un gobierno argentino puede hacerse el ofendido con el gobierno uruguayo –porque permite “más producción” a una UPM Botnia- e ir al Tribunal de La Haya, mientras en el mismo Tribunal, Ecuador demanda a Chevrón, el paradigma político-empresarial de Galluccio y del gobierno argentino?. La acción sin fronteras de los movimientos populares federados, fraternos y solidarios será la que derrote al capital transnacional y a los gobiernos hipócritas y cómplices.

Es necesario y fundamental comunicar, federar y potenciar las luchas por la vida y la emancipación. En el pueblo cordobés de Malvinas, la Asamblea Ambiental y Popular movilizada logró cerrarle el paso a Monsanto, que es un escalón en la lucha que se profundiza cada vez más en éste Siglo XXI. La autodefensa popular se despliega con justicia de diferentes maneras: la justicia formal empieza a reconocer, con algunos fallos legales favorables, el derecho a la autodefensa, que tiene el caso de Julio Ariza, en San Benito, como precedente paradigmático.

El camino es la acción sin miedo y sin formalismos ni poses, ni simbologismos vacíos.

Un movimiento ecopedagógico cimarrón y libertario:

“…Podemos enseñar la vida de los pueblos en lugar de

la historia de los reyes, las lenguas vivas en lugar de las

muertas…”

Objetivos de la Escuela Racionalista Libertaria

fundada por maestros anarquistas catalanes inmigrantes

en Paraná, Entre Ríos, en 1912, en

JORGE RIANI

Florecimiento y muerte de una

experiencia anarquista

“Entre Ríos Secreta”

Necesitamos profundizar la batalla por nuestra tierra y nuestra vida, y la educación pública es un lugar fundamental, a la par de las redes sociales de comunicación. Necesitamos más formación y más concientización movilizadora y transformadora. Tenemos que forjar un corte epistemológico, filosófico, conceptual, político y cultural. Tenemos que construir otra manera de pensar, de enseñar, de aprender, de luchar y de hacer: es parte de la soberanía pedagógica, política, ambiental, cultural y popular que tenemos que desplegar con fuerza.

Hay investigadores y estudiosos militantes, orgánicos, que –como parte del debate de los movimientos alterglobales en lucha- aportan estratégicamente a nuestra formación: recomendamos sin dudar, por ejemplo los planteos y trabajos del sociólogo alemán Ulrich Brand, quién afirma claramente que “No podemos pensar en salvar el planeta si no pensamos la emancipación social(2). Relaciona los debates sobre decrecimiento y postdesarrollo con la ética nuestra del Buen Vivir. Puede leerse y difundirse libremente en y desde la internet.

Y recomendamos, por supuesto, la propuesta de Peter McLaren, difundido por la Revista Herramienta. McLaren como pedagogo crítico y militante popular ha desarrollado una vasta obra formadora hasta el presente, a pesar de algunos docentes universitarios que antes lo leían y lo enseñaban y ahora se han olvido de él, como de tantas otras cosas. Mc Laren plantea desarrollar un movimiento ecopedagógico revolucionario, anticapitalista, y lo dice además repasando y radicalizando lo mejor de la filosofía de la liberación y los estudios subalternos de nuestro continente, corriente expresada por los trabajos de autores militantes como Enrique Dussell, Walter Mignolo y Aníbal Quijano, entre otros.

El profundo análisis formador de Mc Laren se titula “Objeción admitida: la praxis pedagógica revolucionaria como fuerza de ocupación”(3), y no dudamos en recomendarlo también.

En nuestra región ya se viene gestando un intuitivo movimiento ecopedagógico: el Grito Blanco de Gualeguaychú es un ejemplo a imitar, ampliar y profundizar. Necesitamos llenar nuestra sociedad y nuestro continente de Gritos Blancos populares y emancipadores. No podemos ser, no debemos ser sumisos peoncitos de estancia.

Entre Ríos tuvo sus Escuelas libertarias de la Dignidad, de la mano de aquellos maestros catalanes eternos que fueron Puyalt y Montalvet (4), tuvo sus chamarritas libertarias de la mano gloriosa de militantes obreros, socialistas, inclaudicablemente ácratas e hijos profundos de la tierra como Angel Borda. Tuvo colectivismo, autogestión y falansterio en San José, tuvo y tendrá un Juan L. Ortíz y un Zurdo Martínez. Tiene y tendrá a Jorge Méndez y a tantas otras voces maravillosas y comprometidas de nuestra cultura. La pedagogía de la dignidad y la política de la dignidad y del buen vivir hoy tienen que hacer pié en nuestra memoria histórica y en la cultura de nuestra tierra, y fortalecerse con la madurez de los estudios, debates y luchas actuales. La diagonal roja federal implica también éstas experiencias extraordinarias que prefiguran una democracia del común o de lo común, una democracia comunitaria, comunal, protagónica, directa y multidimensional.

Ese es el camino, y éste es el debate que debemos profundizar, en la era de las redes que -bien utilizadas- pueden ampliar, enriquecer y liberar lo común, que ya potencian. No podemos lavarnos las manos ni hacer equilibrios políticos imposibles e ideológicos en las luchas fundamentales del pueblo trabajador por la tierra, por la supervivencia, por la vida, la justicia y la liberación.

Notas y Bibliografía:

(1) ALBERTO GERCHUNOFF, “Entre Ríos, mi país” (1950), BsAs, Plus Ultra, 1973, pag 41.

(2) ULRICH BRAND, “No podemos pensar en salvar el planeta si no pensamos la emancipación social”, entrevista de Verónica Gago y Diego Sztulwark para Página 12, BsAs, 23/4/2012, en http://www.pagina12.com.ar/diario/dialogos/21-192462-2012-04-23.html

(3) PETER McLAREN, “Objeción admitida: la praxis pedagógica revolucionaria como fuerza de ocupación”, Revista Herramienta, BsAs, 2012, http://www.herramienta.com.ar/herramienta-web-14/objecion-admitida-la-praxis-pedagogica-revolucionaria-como-fuerza-de-ocupacion

(4) JORGE RIANI, “Florecimiento y muerte de una experiencia anarquista”, en “Entre Ríos Secreta”, Fundación La Hendija, Paraná, Entre Ríos, 2014, pp 233-237.

 

*Aporte al llamado de la Junta Abya yala por los Pueblos Libres a la presentación de estudios sobre producción sustentable de alimentos, arraigo, biodiversidad, y uso y tenencia