Ensayo 9: Proyecto hidroenergético Paraná Medio-Por Carlos Natalio Ceruti*

05-05-15 |

Recuperación de un estudio realizado hace dos décadas, con plena vigencia cuando se vuelve a hablar de represamientos.
Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas “Profesor Antonio Serrano” (Paraná) – CONICET. Proyecto hidroenergético Paraná Medio. Apuntes para su análisis. Lic. Carlos Natalio Ceruti.

INTRODUCCION

Este trabajo fue redactado en 1991-92, con la intención de sintetizar y difundir la información referida al Proyecto Paraná Medio. Se tomó como fuente la escasa documentación conocida entonces, especialmente una colección de recortes periodísticos que comprende el período 1978-1992.

Ante la reaparición en nuestros días de una versión “agiornada” y pauperizada del viejo proyecto, y considerando que los “Apuntes…” mantienen todavía gran parte de su validez, los ponemos a disposición de los interesados sin modificar su redacción original.

El autor. Paraná, marzo de 1996

1. REQUERIMIENTOS ENERGETICOS PARA EL AÑO 2000

A) Argumentos a favor

Escasez mundial de combustibles fósiles

“La escasez creciente de combustibles fósiles en todo el mundo, sus costos cada día mayores, sus usos insustituibles en diversos medios de transporte y otras aplicaciones, obliga a desarrollar urgentemente los aprovechamientos hidroeléctricos de todo tipo, principalmente los de gran generación de base” (AyE, l984).

Entre EEUU, Rusia, los países europeos y Japón, poseen el 30% de la riqueza hidroeléctrica del mundo, pero producían hacia fines de la década del ’70 el 80% de la hidroelectricidad. Japón sólo, con el 1% de los recursos mundiales, producía el 6% de la energía hidroeléctrica.

En cambio, América Latina posee alrededor del 30% de los recursos, y solamente producía el 6% de la hidroelectricidad. Lo mismo ocurre con Africa; posee el 22% del potencial, pero solamente producía el 2% de la hidroelectricidad (la mitad, generado por Assuán) (Hayes, Denis. Citado por Nueva Hora, junio de l980). En l978, la generación eléctrica total producida por centrales de servicio público del país, era de 25.000 gigantavatios/hora por año, y la potencia instalada total, del orden de 7.800 megavatios: 22% en centrales hidroeléctricas; 74% en usinas térmicas y 4% en usinas nucleares. Para el año 2000, la demanda energética se estimaba en el orden de 200.000 GW h/año.

La oferta energética del país “…está generada en un noventa por ciento en base a combustibles fósiles -carbón y petróleo- y sólo un cuatro por ciento reconoce su origen hidráulico. Se evidencia así el uso abusivo de los primeros, cuya renovación anual requiere un proceso milenario, y el desaprovechamiento de los segundos, provenientes de un ciclo meteorológico constante.”

“La política energética argentina ha sido trazada previendo la incorporación gradual de proyectos de energía permanente, mediante el uso de dos tipos de combustible: el agua y el nuclear.” El potencial hidroenergético inexplotado, ha sido estimado en 150.000 GW h/año. Esta cifra equivale a quemar 40 millones de metros cúbicos de petróleo por año (AyE, l979).

Demanda futura de energía

En l960, Argentina y Brasil poseían 3.000 megavatios de potencia instalada cada una para generar energía eléctrica. Para 1989, Argentina disponía de 15.000 megavatios de potencia instalada, de los que “…sólo escasamente 10.000 megavatios generan energía, que no alcanza a abastecer ni medianamente las necesidades del país; causará un desastre con la enorme pérdida en la producción de continuar un tiempo más esta situación, lo cual representará un gran porcentaje del costo de la obra propuesta (Paraná Medio).” Mientras tanto, Brasil posee una potencia instalada de más de 60.000 megavatios, y “…gran parte de esta potencia se encuentra en más de 60 represas construidas en la Alta Cuenca del Río Paraná” (Dra. Laura de Segado e Ing. Carmelo Soriano, 1989).

B) Argumentos en contra

Poner la energía al servicio del hombre

La “demanda futura de energía” es un concepto teórico, abstracto. Gran parte de la demanda “…es provocada por la oferta: el exceso estimula el abuso y el derroche” (Ricardo Barbetti, l984).

“¿Hasta qué punto necesitamos más energía para mejorar la calidad de vida?. En este momento nosotros proponemos obtener más energía para vivir mejor y eso suena como el caso de un individuo que piensa comprarse un Cadillac y no tiene zapatos para caminar. Tal vez podamos mejorar esa calidad de vida racionalizando el uso de la energía y haciendo una distribución más justa de lo que se pueda producir. Que el trabajo y la producción de energía no se conviertan definitivamente en fines en sí mismos” (Héctor Pertovt, l983b).

Problemas intrínsecos de las represas de llanura

“El desarrollo hidroeléctrico inicial tendió a producirse mediante instalaciones pequeñas en regiones montañosas. En la década del ’30 se llevaron a cabo grandes construcciones de presas y embalses, como las del Valle del Tennesse en EEUU y las del Volga, en la URSS. El mundo tiene ahora 64 centrales hidroeléctricas con una capacidad de 1.000 megavatios o más cada una: la URSS posee 16; Estados Unidos 12; Canadá 11 y Brasil 10.” Pero las grandes presas ocasionan graves problemas ecológicos en comparación con las ventajas de las instalaciones en pequeña escala (Hayes, Denis. Citado en Nueva Hora, junio de l980).

2. PARANA MEDIO: ANTECEDENTES DE LA OBRA.

Año 1957.

• Durante la Presidencia del Tte. Gral. Pedro E. Aramburu, fue refrendado el Decreto-Ley N° 11.955, ratificado por Ley N° 14.467 del 5 de noviembre de l958. Se dispone que Agua y Energía Eléctrica debe hacer estudios para concretar el anteproyecto de factibilidad, que debía terminarse en el plazo de 2 años.

Año l972.

• AyE inicia los estudios. Entre 1972 y 1973 se llevaron a cabo los estudios primarios, esquemas básicos y primeros análisis.

Año l974.

• A fines de l973 y durante l974, se estudió a fondo la prefactibilidad técnico-económica del proyecto. Por los contratos firmados entre el Ministro José B. Gelbard y Brezhnev, la URSS se compromete a prestar ayuda financiera y tecnológica en el proyecto. En diciembre de l974, llegó el Ing. Nicolai Malyshev en su primera visita a la Argentina, tomando contacto con el Paraná Medio.

Año 1975.

• El 30/5/75, por decreto N° 1447 del PEN, el proyecto fue declarado de “prioridad nacional”. En julio, se suscribió un acuerdo previo con los rusos. A fines de dicho año, destituido Gelbard, se derogó la resolución. Al respecto, dice Hugo E. Ojeda (1977, pág. 10): “Después del 25 de mayo de 1973, cuando se daban pasos positivos para establecer una política exterior independiente, rompiendo las ataduras con respecto a los monopolios yanquis, la misión Gelbard estableció importantes convenios con diversos países socialistas, sumamente beneficiosos para el nuestro. Figuraba entre los mismos el protocolo por el cual la Unión

Soviética se comprometía a prestar ayuda financiera y tecnológica para la construcción del Paraná Medio. Posteriormente Agua y Energía (19 de noviembre de 1974) y el Ministerio de Economía de la Nación, por intermedio de la Secretaría de Energía (5 de marzo de 1975), resolvieron declarar de primera prioridad su construcción, y por último, el PEN emitió el decreto N° 1.447, publicado en el Boletín Oficial del 5 de junio de 1975, sancionándolo como ley de la nación. Sorpresiva, casi furtivamente, se anunció a fines de 1975 que el Poder Ejecutivo había derogado esa resolución aduciendo dificultades financieras.”

Año l976.

• En diciembre de l976 concluyó “…la tercera etapa, durante la que se trabajó en ingeniería de anteproyecto (como se la llama en Argentina) para poder plantear la factibilidad técnico-económica y poder luego hacer comparaciones” (Ing. Beretta, l979).

Año 1978.

• Mediante las leyes N° 21.614 y 21.615, y el decreto N° 2.648 del 6/11/78, el gobierno de Jorge R. Videla ratifica los convenios con la URSS. El 20 de noviembre, se firmó en Moscú, entre la empresa Technopromexport y AyE, el contrato de asistencia técnica para las obras del Paraná Medio. Establece que los soviéticos “…analizarán los estudios efectuados por los técnicos argentinos y luego brindarán apoyo para arribar al proyecto ejecutivo…” relativo al cierre sur Chapetón; la revisión y análisis crítico del Estudio de Factibilidad Técnico-económica que ya había realizado AyE en l976; así como el suministro de las máquinas y equipos requeridos para los estudios. Garantiza que será la URSS la proveedora de los equipos, la financista de los mismos y la encargada del “service.”

• A fines de ese año, llega una misión rusa (Grupo Hydroproyect) encabezada por el Ing. Nicolai Malyshev, Miembro Correspondiente de la Academia de Ciencias de la URSS, y constituida por 13 integrantes: Kicuchentak Guennadi, Gustov Valeri, Alexander Morosov, Alexander Fink, Lev Lentjaev, Vladimir Karclinch, Igor Paraboutchev, Louri Kolkanov, Boris Babowline y Mirnail Krassilnikov, entre otros. Tenía como finalidad “…proceder a una revisión y análisis crítico de la factibilidad técnico-económica del Paraná Medio; para lo cual tomarán como base el anteproyecto elaborado en 1976 por los técnicos de AyE, analizando los estudios básicos de campaña y gabinete y los diseños, cálculos y demás informes técnicos elaborados.” Permanecieron dos meses en el país.

Año l979.

• En septiembre, vinieron al país los Sres. David Suratgar y Nicholas Livington, de la asesoría financiera Morgan Grenfell, de Londres. Entre sus actividades, estaba actuar como gestores ante los organismos financieros internacionales.

• “Luego de todas las evaluaciones que realizarán aquí los técnicos soviéticos, completarán su análisis en las oficinas centrales de Moscú, donde recibirán el aporte de otros equipos y de sistemas de computación de datos y laboratorios, y con toda esa base elaborarán un informe en el que formularán las recomendaciones y propuestas que estimen necesarias.”

• “Ahora resta comenzar la elaboración del proyecto ejecutivo, con toda su documentación, diseños, etc, para poder proceder al llamado a licitación, lo cual ya constituye una decisión de gobierno” (Ing. Beretta, l979).

Año l982.

• En enero, siendo Presidente el Gral. Leopoldo Galtieri, la Empresa AyE llamó a licitación pública internacional para contratar “…una consultora que efectúe la revisión integral y el análisis crítico de la documentación del proyecto ejecutivo del cierre sur (Chapetón).” La firma contratada, debería realizar “…la revisión y/o elaboración de los cronogramas de construcción y equipamiento, actualización del estudio económico-financiero y la elaboración del esquema de organización de la dirección del proyecto.” Podían presentarse al concurso las “…firmas consultoras o consorcios de firmas consultoras locales y aquellas pertenecientes a países que tienen relaciones diplomáticas con la República Argentina…”, las que debían estar “…obligatoriamente asociadas con una o más firmas consultoras independientes o consorciadas argentinas.” La adjudicación se realizaría por …antecedentes, metodología, personal que intervendrá en los trabajos y concepto general, con la condición de precio razonable” (Contralmirante Walter Colombo, Presidente de AyE, l98l).

• En marzo, fueron despedidos casi 100 empleados de la Gerencia Proyecto Paraná Medio (el 20% “…de los casi 500 empleados”, según indicó la Juventud Radical). Se habló de “desmantelamiento” de la Gerencia. En fuentes oficiales, se indicó que se trataba de una reducción drástica (según algunos, del 75%) del presupuesto para el Cierre Sur, y la cancelación de los trabajos en el Cierre Norte, lo que llevó a no renovar los contratos del personal que ya había terminado las actividades para las cuales fueran convocados. El Ing. Beretta aclaró que las “bajas reales” eran solamente 35, que “…frenar una obra no significa paralizarla…”, que existía un “corrimiento” de la demanda energética, que el personal empleado en la Gerencia era de 550 personas y que para el Cierre Norte o Patí estaba concluida la prefactibilidad, no así la factibilidad técnico-económica y el proyecto ejecutivo (Beretta, l982).

• En fuentes gremiales se insistió en el tema de los despidos, aumentando la cifra hasta un total de 285, entre técnicos, profesionales y obreros, e inclusive funcionarios de alto nivel. El Gobernador de Santa Fe, Farm. Casís, instó al gobierno nacional: “…la obra del Paraná Medio no tiene rédito político inmediato; por lo tanto, sólo puede decidirla un gobierno militar, más precisamente éste gobierno militar” (Casís, l982c).

• El Plan Energético Nacional fue modificado, postergándose sin fecha fija el Proyecto del Paraná Medio. Fue caracterizado como “proyecto faraónico” por las autoridades del área energética, quienes declararon que requeriría una inversión que el país no estaría en condiciones de enfrentar en los próximos años. Además, se indicó que preferían darle prioridad a Yacyretá y, por razones geopolíticas, anteponer Corpus a Paraná Medio. El 16 de julio, fue presentada la propuesta del consorcio de 23 países, hegemonizado por la URSS, para la construcción del Cierre Sur con el sistema “llave en mano”.

• En diciembre, fue anulado el llamado a licitación internacional N° 108/81, de consultoría para la revisión del proyecto ejecutivo del Cierre Sur (Chapetón).

Año l983.

• A mediados de año (finales del gobierno militar), se formó en AyE , con sede en Capital Federal, un “Grupo de Trabajo para el Estudio del Aprovechamiento de Propósitos Múltiples del Paraná Medio y Optimización del Tramo”, compuesto por 40 miembros. Según lo expresado por la Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza se trataba de una unidad “especial” (G.U.E.), similar a la “unidad especial de transmisión eléctrica” (U.E.T.) que ya funcionaba en Agua y Energía, “…acorde con la modalidad dispuesta por el Banco Interamericano de Desarrollo (B.I.D.).”

• Sus objetivos eran analizar, estudiar, diagnosticar y asesorar a AyE, en un plazo no mayor de 3 a 4 meses, sobre: desarrollo regional y urbano, manejo de crecidas y recuperación de tierras, desarrollo agropecuario, transporte y navegación fluvial, economía eléctrica y desarrollo energético, desarrollo industrial, sistemas de ingeniería, información básica y modelos, desarrollo ambiental y evaluación económica.

• No entraban en su cometido los aspectos técnicos de la obra en sí. Se pusieron en duda puntos importantes del Proyecto Ejecutivo, como “…que sean más efectivas dos que tres represas…” y la “estabilidad de la obra”. APUAYE y el Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe, denunciaron que se trataba de una maniobra para dilatar la obra. El FIP (Frente de Izquierda Popular) hizo público que entre los integrantes del “Grupo” figuraban “…con nivel de decisión representantes de empresas consultoras internacionales.” (FIP, l983). Lo mismo planteó el Sindicato de Luz y Fuerza, indicando que el Ing. Aisiks, que ejercía la dirección del mismo, estaba directamente vinculado con la Oversead Bechtel Incorpored de EEUU, respondiendo “…a los dictados del FMI y del Banco Interamericano de Desarrollo, que condicionan sus usurarios préstamos y renegociaciones financieras al desmantelamiento de las empresas del estado…” y “…pretenden entregar a manos privadas que de ellos dependen directamente todos los estudios y proyectos que debería realizar Agua y Energía” (Luz y Fuerza, l983).

Años l984 y l985.

• Durante la presidencia del Dr. Raúl Alfonsín, el Proyecto Paraná Medio estuvo sujeto a los vaivenes de la política económica, y a las características de la “interna” radical. Mientras Conrado Storani fue Secretario de Energía, lo impulsó con todas sus fuerzas. Ratificando declaraciones anteriores, indicó que “…el Paraná Medio es imprescindible…”, y que “…está en el Plan Energético Nacional a ejecutarse dentro del período presidencial del Dr. Raúl Alfonsín” (Storani, l985).

• A todo esto, el Subsecretario de Planificación Energética, Ing. Jorge Lapeña y sus colaboradores, estaban elaborando un “Plan de Equipamiento Eléctrico hasta el año 2.000” en que Paraná Medio “…no figuraría expresamente.” “Aparecería como una opción indefinida, entre ella y la obra binacional con Paraguay, Corpus. Este grado de indecisión se presentaría bajo la forma de una obra irreal denominada Central Paraná que significaría en forma excluyente: o Paraná Medio Chapetón o Corpus”. El Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe, atribuyó esta situación a “presiones” provenientes de las empresas extranjeras fabricantes de centrales termoeléctricas “llave en mano” activadas a gas, y a los intereses de “…la gran consultoría internacional y nacional ligada a ella…”, interesadas en desarrollar los proyectos de Patagonia, Garabí y Corpus (Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe, l985).

Año 1986.

• Por resolución N° 3.257/86 del Directorio de AyE (Plan de Organización de Administraciones Regionales), se eliminó de la estructura a la Gerencia Proyecto Paraná Medio, incluyéndola dentro de la Administración Regional Litoral y reemplazándola por una Delegación Litoral Norte (APUAYE, 1987a). Las obras de Paraná Medio no fueron incluidas en el plan de equipamiento eléctrico dispuesto hasta el año 2.000 por “…directivas del Fondo Monetario Internacional (FMI) por intermedio de sus personeros insertos en las estructuras del Estado Nacional, incluso en Agua y Energía Eléctrica”

(Fernando Fernández y Raúl Rosso, 1987).

• El Presidente de Agua y Energía, Lic. Alberto Enrique Devoto, declaró que “…la magnitud de los compromisos externos de Agua y Energía Eléctrica obligará a que…el Estado asuma ese pasivo, que la empresa no puede afrontar.” “El proyecto sobre Paraná Medio se traslada al siglo que viene, pues la realidad del país así lo exige” (La Nación, 3/6/86).

Año 1987.

• Las versiones oficiales son totalmente contradictorias. El Presidente de Agua y Energía manifiesta que el Proyecto Paraná Medio es nada más que una “idea”, mientras que el Asesor de la Secretaria de Energía expresa que es un proyecto en plena vigencia, que sigue su curso normal, previéndose su construcción en los plazos fijados (antes del año 2.000)

(Soriano, 1987).

• En noviembre, APUAYE dispuso la adopción de medidas de fuerza ante “…la virtual acefalía de la Gerencia Proyectos Litoral (ex Gerencia Proyecto Paraná Medio) y la consecuente falta de objetivos ingenieriles”. El cargo de Gerente permanecía vacante desde agosto de l987. En un comunicado, dice APUAYE: “No nos aferramos, como se dice, al Proyecto Paraná Medio como única posibilidad para el mantenimiento del equipo, pero sí defenderemos, porque estamos profundamente convencidos, la unidad del mismo, trabajando en proyectos que la empresa le encomiende como única garantía del mantenimiento de su calidad técnica y humana. La designación de un gerente con capacidad adecuada para el manejo de este equipo -integrado por 512 agentes, de los cuales 132 son profesionales- y metas ingenieriles concretas.” (APUAYE, 1987b).

Año 1988.

• Se designa Gerente para la Gerencia Litoral, y el personal debe prestar asistencia en los diversos proyectos en planificación o ejecución por parte de AyE. Desde la presentación del Proyecto Ejecutivo, no se realizaron nuevos trabajos en Paraná Medio. Se trasladan equipos a otros puntos del país, entre ellos componentes de las perforadoras empleadas para análisis de suelo. En octubre, el Gobernador de Entre Ríos, Dr. Jorge P. Busti “…expresó su interés en impulsar los estudios y realización del emprendimiento hidroeléctrico del Paraná Medio.” Manifestó también su deseo “…de que esta iniciativa sea incluida en la plataforma electoral del justicialismo” (Busti, 1988).

Año 1989.

• Salen a la luz artículos a favor y en contra de la obra. Los párrafos que se transcriben, fueron publicados a fines de diciembre por “El Informador Público”: “El reflotamiento del faraónico proyecto hidroeléctrico del Paraná Medio habría sido uno de los asuntos tratados por el secretario presidencial, Kohan, durante su reciente viaje a Moscú. Tras esas conversaciones estaría ya en preparación un estudio que probablemente habrá de incorporarse a las próximas negociaciones, en ocasión del viaje del presidente a la URSS”.

• “El multimillonario proyecto vio la luz a comienzos del “proceso” con Videla y Viola, cuando se consideraba que los granos argentinos y la pujanza estratégica soviética podrían representar una sociedad con futuro. Fue entonces cuando se entregó a los técnicos de la URSS el estudio de factibilidad de la obra”.

• “Desde entonces el proyecto hibernó. Sólo despertó cada vez que la Argentina se sentó a discutir con la URSS los precios y condiciones de venta de los cereales. Se sospecha incluso que esta cuestión se incluyó en los convenios secretos que habrían sido firmados por Alfonsín en su viaje a Moscú”.

• “Ahora, las condiciones de sobreoferta y bajos precios en el mercado mundial de granos están estimulando a los soviéticos a tratar de obtener ventajas adicionales de su negocio con la Argentina; una de ellas, justamente, la concesión de las obras del Paraná Medio” (Pérez, l989).

• “La reciente visita a Buenos Aires del señor Aganbeguian, asesor personal del líder soviético Gorbachov, tuvo entre sus finalidades multiplicar las presiones de Moscú sobre la administración argentina de modo de compensar el intercambio comercial, lo que incluye el otorgamiento de las otras.”

• “La llegada de Aganbeguian coincidió con la de una delegación de la URSS a Estados Unidos encargada de renovar el convenio de granos de los Estados Unidos con la URSS. Así, en la Casa Rosada se cree que los soviéticos están ‘jugando _según palabras de un importante funcionario_ a dos puntas’: utilizan el mercado argentino a fin de obtener mejores precios de Washington; y, a la inversa, tratan de conseguir más concesiones de nuestro país con la amenaza de su entendimiento con los norteamericanos” (Pérez, l989b).

Año l990.

• En la ciudad de Paraná, se constituyó el Consejo Provincial del Paraná Medio, integrado por dieciséis Comisiones:

– Hidráulica. Ing. Sergio Flesler (Coord) e Ing. Luis Giorello (Secr.).

– Geología. Geól. Juan C. Bertolini (Coord.) y Técn. Roberto Lell (Secr.).

– Ecología, salud y medio ambiente. José Manuel Abet (Coord.) y Vilma Díaz de Bertolini (Secr.).

– Energía. Ing. Carlos Rodríguez (Coord.) e Ing. Silvio Ekkert (Secr.).

– Vial. Ing. Jorge Fernández (Coord.) e Ing. Graciela Bejar (Secr.).

– Puertos y navegación. Ing. Gerónimo Vuskovich ( Coord.) e Ing. María Adriana Vesco (Secr.).

– Telecomunicaciones. Ing. Humberto Tepsich (Coord.) e Ing. Jorge A. Paggi (Secr.).

– Ferrocarriles. Juan C. Colman (Coord.) y Juan M. Rodríguez Paz (Secr.).

– Calidad de Vida. Ing. Juan C. Cortessi (Coord.) e Ing. Blanca Leiva (Secr.).

– Economía y finanzas. Ing. Juan C. Albornoz (Coord.) y Carlos Sologuren (Secr.).

– Asentamientos humanos. Ing. Juan Seba (Coord.) y Rodolfo Emery (Secr.).

– Turismo. Rubén Vaccaro (Coord.) y Dr. Jorge Bassa (Secr.).

– Agropecuarias. Ing. Carlos Smith (Coord.).

– Legales e institucionales. Dr. Carlos Vírgala (Coord.) y Dr. Raúl Masutti (Secr.).

– Industria y comercio. Germán Treidel (Coord.).

– Geopolítica. Ana García Girard de Stagnaro (Coord.) y Dr. Raúl Schoeder (Secr.). (El Diario, Paraná, 30/5/90).

• “Estamos con el tema de Corpus pendiente y yo creo que Paraná Medio es por ahora solamente una esperanza en lo inmediato. El gobierno no ha encarado esto en el marco de las definiciones.” “Se está estudiando y avanzando en su estudio técnico como se lo ha hecho hasta ahora.” “A nivel del presidente de la República y del titular de esta cartera yo…puedo decir que no tenemos una definición, y de hacerlo no será jamás con recursos del esfuerzo del pueblo argentino.”

• Primeramente vamos a terminar lo que no hemos terminado los argentinos…porque acá corremos el riesgo de perder lo que se estaba empezando a hacer en las anteriores generaciones y estaba bien hecho.” “Segundo: concluido lo que tenemos que concluir empezaremos por aquello que tiene prioridad tecnológica dentro del marco político. El tema Corpus fue tratado recientemente con el Paraguay y es un tema que tiene posibilidad de inversión y concesión. Los demás estudios están en etapa de desarrollo tecnológico, pero están muy distantes de la definición política y económica” (José A. Dromi. En: Raspini, l990).

3. PARANA MEDIO, ¿PROYECTO DE USO MULTIPLE?

A) Argumentos a favor.

Agua para la vida

El río Paraná tiene una cuenca de 2.600.000 km2, y una longitud de casi 4.000 km. Su caudal medio en Corrientes es de 16.000 m3/s, y el caudal máximo registrado en Posadas en el año l905, fue de 45.000 m3/s. Representa más del 80% de la Cuenca del Plata, y en su zona de influencia viven unos 50.000.000 de seres humanos.

“Es, sobre todo, un gran recurso natural al servicio del hombre: agua abundantísima para bebida y consumo industrial, agua para riego y consiguiente producción de alimentos de origen animal y vegetal, agua para energía hidroeléctrica, agua para navegación de cabotaje y ultramar, agua para la pesca, agua para recreación y turismo, agua para deportes, agua, en suma, para la vida toda” (AyE, l979).

El tramo denominado Paraná Medio, se extiende desde la confluencia con el río Paraguay hasta la línea imaginaria que une las ciudades de Santa Fe y Paraná. El caudal es muy grande y mantenido, y si bien la pendiente es reducida, se pueden plantear aprovechamientos hidroeléctricos de baja caída y gran caudal, con centrales de pasada que cubren la base del diagrama de carga electroenergético (AyE, l979).

La producción de energía

Paraná Medio constituye la obra más grande proyectada en centrales de baja caída, es decir, con menos de 15 m de caída media. El Cierre Sur (Chapetón) tendrá una potencia instalada de 2.300 MW, y el Cierre Norte (Patí), 3.300 MW. Producirán, en conjunto, una media anual de 34.070 GWh lo que significa un ahorro de más de 8.200.000 m3 de fuel oil por año (AyE, l979 y l984).

Su capacidad de generación representa un potencial superior al aporte eléctrico que recibirá Argentina sumando Salto Grande, Corpus y Yacyretá-Apipé. Y equivale al 125% del total de energía eléctrica producida por el sistema público en l977 (AyE, l979), y el 60% de la energía suministrada por Itaipú, la represa más grande del mundo (Beretta, l979). En términos de potencia instalada, Paraná Medio equivalía al 80% de todo el equipamiento existente en Argentina en l979 (AyE, l979).

Aprovechamiento múltiple

Los aspectos a desarrollar, y que transformarían a Paraná Medio en un aprovechamiento de uso múltiple, son:

• Mejoramiento de las condiciones de navegabilidad.

• Parquización y forestación de una amplia zona.

• Desarrollo de la floricultura.

• Desarrollo del turismo, gracias a la pesca deportiva, la previsión de lugares para campamento y playa, y la práctica de deportes náuticos.

Mediante “…la aplicación del método de aterramiento o polders para ganar tierras, se crearán las condiciones para desarrollar la pesca comercial e industrial en gran escala.” (Ojeda, 1977, pág.15).

La oferta de trabajo y el progreso

Como consecuencia de la construcción de las obras, se producirá:

• Trabajo para miles de personas, a lo largo de varios años (30.000, según el Ing. Edgardo Hernández -1990).

• Radicación de industrias proveedoras.

• Progreso regional.

• Reactivación de los puertos de Santa Fe, Reconquista y Barranqueras.

“Todos los anteriores beneficios permitirán mediante una adecuada planificación socioeconómica, un gran desarrollo regional con implantación de industrias de transformación, activación notable del comercio, renovación de la actividad urbanística y creación de nuevas fuentes de trabajo que generarán más oportunidades en el país” (AyE, l984).

Al respecto, en un documento anterior, publicado por AyE (l979a) se lee: “El equipo de trabajo que elaboró el Proyecto Paraná Medio, se componía de 330 ingenieros y técnicos”. En el período constructivo, “…el requerimiento de mano de obra hará ascender a 15.000 el número de profesionales, técnicos y operarios ocupados en cada cierre. Este factor, por sí solo, lleva implícito el alojamiento localizado del trabajador y su núcleo familiar, una población que traerá aparejada las consiguientes exigencias de servicios esenciales _alrededor de 20.000 viviendas, abastecimientos, asistenciales, recreativos, educacionales, de transportes, etc., que en el caso del Cierre Sur o Chapetón habrá de transformarse en una verdadera ciudad satélite de Paraná.” En el cierre sur, solamente, se ocuparán recursos económicos equivalentes a los utilizados en la construcción de 2.450 edificios (López Osuna, l979). En otros documentos, se estimaba que en la construcción de Paraná Medio se ocuparían 6 millones de m3 de hormigón (equivalentes a 30 edificios de 10 pisos cada uno, suficientes para conformar una ciudad para 2 millones de personas). Se necesitarían 12 millones y medio de m3 de piedra (equivalentes a la carga de 750.000 camiones grandes con acoplado); 259 millones de m3 de material granular para las presas de materiales sueltos, y 130.000 ton de acero maquinado. Todo esto implicaría la ocupación indirecta de 50.000 personas más en la zona, y 45.000 en el resto del país. Para el Cierre Chapetón solamente, se hablaba de 2 millones de ton de cemento; 20 millones de ton de áridos; 220 millones de ton de materiales sueltos; 420.000 ton de acero estructural; 130.000 ton de equipo hidroelectromecánico y 8.000 ton de equipo eléctrico (Secretaría de Energía, l983)

B) Argumentos en contra

Solamente se planifica para producir energía Paraná Medio fue planificado teniendo en cuenta prioritariamente la generación de energía eléctrica. Los usos restantes, son secundarios y subordinados.

Refiriéndose a la V Reunión del Comité Coordinador Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio (Corrientes, febrero de l982), dice Gustavo José Vittori, enviado especial del diario El Litoral de Santa Fe: “Quienes esperaban que…no fuera otra cosa que el formal encuentro de los gobernadores para firmar proyectos acordados de antemano y dar una declaración de rigor, se equivocaron. La reunión tuvo una infrecuente vitalidad. Al punto que hizo decir a un observador oficial que los debates que se produjeron en el foro de la ex-legislatura correntina no deberían haber ocurrido”.

“Hasta ahora, el ciudadano común -y nos atreveríamos a afirmar que incluso los mismos gobernantes- no ha contado con todos los datos necesarios para efectuar un juicio de valor definitivo acerca del proyecto. Es más, hasta el momento ha habido ocultamientos parciales de la información, verdades a medias, que llevan como consecuencia a conclusiones en parte erróneas. La tarea de difusión realizada por Agua y Energía ha sorprendido en su buena fe a comunicadores sociales y comités de apoyo. El proyecto ha sido publicitado en sus aspectos positivos, en sus facetas seductoras. Diríamos que fue concebido como la campaña publicitaria de un producto destinado al mercado, pero ocurre que por su trascendencia y sus derivaciones, que comprometen a generaciones futuras, requiere, exige, una difusión más sincera, más medular, más explicativa”. Definido como un proyecto de “propósitos múltiples”, se publicitaron infinidad de veces sus ventajas. Pero, dice el autor del artículo, “…cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía”.

“Desbrocemos…lo realizado de lo que ha sido meramente imaginado, lo concreto de lo que hasta ahora sólo son enunciaciones genéricas, vagas aspiraciones”. Tratándose de una obra que, como dicen los documentos oficiales, “…implica, por su magnitud, transformaciones profundas en escala regional, no sólo en las áreas directamente afectadas sino también en otras alejadas de la fuente de perturbación, generando procesos dinámicos con un horizonte temporal mucho mayor que el de la construcción en sí”, la comunidad y sus autoridades tienen el legítimo derecho “…a ser informados y a exigir que se tomen todos los recaudos que permitan contar con los elementos de juicio en el momento de tomar la decisión política de llevarlo a cabo”. “El proceso, en cambio, ha sido al revés. Las provincias han acordado su voluntad política de realizarlo solicitando a su vez a la Nación la decisión final que lo motorice. Los problemas que puedan surgir, se dijo, serán afrontados sobre la marcha. La actitud, a nuestro criterio, no es prudente”.

“En lo que atañe específicamente a Santa Fe su posición no sólo carece de prudencia respecto de los problemas generales. Es abiertamente desacertada en cuestiones que le conciernen particularmente. Da la sensación de que tanto el gobernador como sus asesores técnicos creen que la obra será una especie de regalo y que nuestra provincia será algo así como la principal beneficiaria.” “Es como si el atrayente moño multicolor de los ‘propósitos múltiples’ hubiese dejado en segundo plano el paquete con su contenido: la hidroenergía. Y lo que es más grave, el moño multicolor por ahora sólo es una ilusión óptica”. “En la reunión de Corrientes quedó absolutamente claro que lo único que ha avanzado, que se acerca a su madurez, es el aprovechamiento hidroeléctrico del cierre sur o Chapetón.” “Todo lo demás es preeminentemente literario, sobre todo, lo referente a los ‘propósitos múltiples'”.

“Paraná Medio, no obstante el hecho de que con sus dos cierres va a estar localizado entre cuatro provincias, es una obra eminentemente nacional. Dos son sus propósitos relevantes: uno, energético, el otro, geopolítico. Todos los demás aprovechamientos, si bien útiles y deseables, permanecen en un evidente segundo plano” (Vittori, 1982). Sobre este punto, y en términos similares, se expresó la Asociación de Ingenieros de Recursos Hídricos de Santa Fe:

“El ‘carácter múltiple’ de los aprovechamientos queda finalmente desvirtuado en la práctica ya que en todo momento en las operaciones de los embalses se prioriza la producción de energía que está destinada a satisfacer los requerimientos del sistema interconectado actual, dejándose de lado toda medida tendiente a promocionar el desarrollo de las economías regionales; todo esto contribuye a acentuar el desarrollo deformado del país, que debe ser revertido en pos de un crecimiento armónico del mismo” (Asoc. de Ingenieros de Recursos Hídricos, l983).

Beneficios nacionales, y costos provinciales

Refiriéndose al tema de las responsabilidades, resulta interesante la entrevista realizada por El Diario de Paraná a una funcionaria de la Secretaría de Vivienda y Ordenamiento Ambiental de la Nación quien se expresó así:

“P. -¿Cuál es la labor fundamental del organismo del que Ud. forma parte, en iniciativas como obras del carácter del Paraná Medio?.

R. -Fundamentalmente, es la de tratar de evaluar los impactos que pueden producirse y en consecuencia, atenuar los efectos negativos y aprovechar al máximo los positivos.

P. -¿Qué participación le cabe al Estado en este tipo de obra?

R. -La decisión de llevarlas a cabo como en esta oportunidad…Debe destacarse que el Estado debe tener una intervención o fiscalización en este tipo de emprendimiento, pero no existe una legislación adecuada a tal efecto. En centrales como Futaleufú o El Chocón, las tareas de investigación previas fueron unas pocas y a cargo exclusivo de los interesados en construirlas.

P. -En el supuesto caso de que luego de concluirse la proyectada obra del Paraná Medio, azotaran a nuestra provincia todos los efectos negativos que puedan suponerse, como destrucción de barrancas o profundos cambios climáticos con la consiguiente afectación en todo el desarrollo, ¿a quién habremos de reclamar?

R. -No sé. Tal vez a Agua y Energía” (Lic. Inés Gómez, l984). El pleno empleo se conseguirá a costa de la destrucción del Litoral. En su mayor parte, además, se trata de empleos temporarios. Al término de la misma, el desempleo será mayor que en la actualidad, y quedarán totalmente alteradas las condiciones de la región (Barbetti, l984).

4. LA FUNCION GEOPOLITICA.

A) Argumentos a favor

La teoría del “subimperialismo brasileño”.

“El Paraná, enorme reptil escamado, desciende majestuoso desde las Sierras do Mar (Brasil) hasta el Plata, constituyéndose en la columna vertebral y el eje de la Cuenca del Plata. Y es precisamente aquí, alrededor de los problemas suscitados por el aprovechamiento de los recursos naturales que brindan los grandes ríos de este vasto sistema fluvial, donde se producen los más agudos choques y controversias de una batalla que -en definitiva- está siendo impuesta por el imperialismo yanqui, como parte de su estrategia tendiente al dominio del Cono Sur del continente. La Cuenca del Plata tiene la particularidad de ser la red fluvial más dinámica y vital para el desarrollo de esta parte de América, por sus inmensas posibilidades hidroeléctricas, de riego y de navegación. Es, por lo tanto, un objetivo apetecible y la llave maestra de toda estrategia hegemónica. Esto explica por qué, siendo naturalmente una unidad, un sistema hidrográfico capaz de enlazar y unir los intereses de los cinco países bañados por sus cursos fluviales, sea utilizado por fuerzas foráneas como vía de penetración y semillero de rencillas y conflictos entre naciones hermanas.”

“La estrategia global norteamericana tendiente a dominar el Cono Sur ya está en marcha. Uno tras otro, ha impuesto gobiernos dictatoriales reaccionarios a Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile. Sólo le resta imponer un gobierno totalmente sumiso en la Argentina; ello explica la aplicación del plan de cerco, combinado con las actividades desestabilizadoras, promovidas particularmente por la CIA. Brasil tiene asignado un lugar especial en este plan.”

“Ante el desconocimiento de nuestros derechos en la Cuenca del Plata por parte de Brasil y sus claras intenciones hegemónicas, habrá que contraponer -sin abandonar la disposición al diálogo- una política basada en hechos concretos, en primer lugar, en la construcción de grandes diques y centrales hidroeléctricas, de electrificación, de riego, de expansión de la navegación, de los ferrocarriles y las carreteras.” (Ojeda, 1977, pág. 7).

Es conveniente recordar que Ojeda (integrante connotado del PC Argentino), escribió su libro durante la dictadura de Videla. Si para él, ésta no era “totalmente sumisa” al imperialismo yanqui, es fácil deducir hacia dónde se inclinaba el sector dominante del “Gobierno del Proceso”.

La incidencia regional y nacional de esta obra, posiblemente sólo encuentre comparaciones en cuanto a aprovechamiento de ríos de llanura con las otras similares realizadas en los ríos Missisipi y Volga, en Estados Unidos y Rusia, respectivamente. Tiene una importancia trascendental por el peso geopolítico, geoestratégico y geoeconómico que tendrá para el país (AyE, l979).

La presencia de Itaipú en el Alto Paraná, es un planteo geopolítico que exige una respuesta geopolítica: la ejecución de Paraná Medio. Su realización equilibrará la poderosa influencia de Itaipú sobre la frontera norte argentina (Dr. Juan C. Aguilar, 1979).

Paraná Medio, eje del continente

El Paraná Medio, ubicado en el centro de la Cuenca del Plata, actúa como nexo y zona de tránsito fluvial, terrestre y aéreo entre la alta cuenca y el área focal del Plata. Constituye la vía tradicional y natural de acceso y desemboque de la mayor parte de la región, con la excepción que representa el río Uruguay.

Establece una conexión entre los océanos Pacífico y Atlántico, facilitando la vinculación entre sí de Brasil y Chile, y concediendo salida marítima a Bolivia y al NOA, a su vez enlazados con el Pacífico (Antofagasta, Arica).

Las obras contribuyen a la afirmación de la zona como base de irradiación, ratificando el eje norte-sur representado por los ríos Paraná -Paraguay como la principal vía del comercio de la cuenca. Permite llevar a cabo una estrategia nacional independiente y autónoma de los condicionamientos internacionales (Gral. Mariano Jaime de Nevares, l974).

La soberanía nacional se defiende explotando los recursos.

Factor geoeconómico: Paraná Medio dotará al país de energía barata y abundante, elevando la actual generación de fluído en un 110%, y poniendo en marcha un recurso renovable ajeno a la implicación del petróleo (Dr. Juan C. Aguilar, l979).

“La soberanía nacional se defiende explotando nuestros recursos naturales.” “Mientras en la Alta Cuenca del Paraná, Brasil aprovecha gota a gota el río, nosotros…lo vemos, insensibles, cómo se escurre por sus cauces naturales camino al mar.” “Paraná Medio debió hacerse muchos años antes, ya que de esta manera, otra sería nuestra postura al sentarnos a la mesa de las discusiones con nuestros vecinos que comparten la Cuenca del Plata.”

“Debe mantenerse el equilibrio ya que la preeminencia de alguna fuerza que provoque la ruptura de aquél, influirá en gran medida sobre el desarrollo del espacio nuclear vital de nuestro país” (Juan C. Aguilar, l980).

5. ¿ES OPORTUNA LA REALIZACION PRIORITARIA DE PARANA MEDIO?

A. Argumentos a favor

Argentina Potencia: desarrollo energético e inversión petroquímica

“El principal beneficio de esta obra será la generación de más de 31 mil millones de kwh anuales, lo que supone duplicar de un solo golpe la actual producción total del país, aprovechando una fuente inagotable de energía hidráulica y ahorrando, en plena crisis del petróleo, un cuantioso volumen de hidrocarburos para dar a éstos un destino más elevado: el de materia prima de la petroquímica. Esto sólo producirá un crecimiento inusitado de las fuerzas productivas y dará la posibilidad de un rápido desarrollo industrial y agropecuario” (Ojeda, 1977, pág. 5-6).

“No puede haber reactivación económica y crecimiento, ni desarrollo independiente y liberación nacional sin encarar cambios estructurales, dentro de los cuales se inscribe el Complejo del Paraná Medio.” “El Complejo del Paraná Medio, al transformar el litoral, transformará el país. Tan trascendentales perspectivas no podían menos que estimular las aspira ciones e inquietudes progresistas y patrióticas de nuestro pueblo, de civiles y militares, que se aglutinan y movilizan por su realización y -por el otro lado-, producir viva inquietud y alarma en los círculos interesados en perpetuar el atraso y la dependencia y que pugnan por impedir o postergar estas grandiosas obras” (Ojeda, 1977, pág. 7).

El desarrollo energético como factor de progreso Paraná Medio es “…pila fundamental para el desarrollo nacional y la elevación del nivel de vida de sus habitantes.” “Desde hace varias décadas existe una antinomia fundamental en nuestro país. Por un lado están los que pretenden mantener una Argentina colonial, sumisa, pastoril y dependiente, y por otro estamos aquellos que pretendemos un país con grandeza, libre, independiente, desarrollado y por sobre todo, justo socialmente para todos los habitantes.”

“Con la primera alternativa han estado y siguen estando las minorías del privilegio al servicio de los intereses antinacionales.” “Nosotros…como la inmensa mayoría del pueblo argentino, defenderemos fervientemente hasta las últimas consecuencias la segunda alternativa.”

“La energía eléctrica es uno de los determinantes del bienestar del pueblo de una nación, teniendo en cuenta el consumo de kilovatios por habitante…pues no es posible ningún desarrollo en las industrias básicas sin este elemento.” (Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio, l984).

“Es una exigencia histórica y prioridad uno para los argentinos, y su ejecución debe anticiparse a cualquier otro proyecto, en particular las obras binacionales proyectadas en la cuenca del Plata.”

“Sería de fundamental importancia desde el punto de vista económico y geopolítico…que el próximo presidente de los argentinos (Gral. Viola) y sus colaboradores le asignen la trascendencia que se merece a la obra del Paraná Medio, por ley, a la vez que se coloque a la misma bajo la dependencia directa de la Presidencia de la Nación” (Dr. Juan C. Aguilar, l98l).

El impacto emotivo

“Frente a la gigantesca obra del Paraná Medio, se achica el corazón y se estremece como nunca el alma y es como si debajo del pecho se sintiera la fuerza palpitante de un segundo corazón”. “Pido a Dios que nos ilumine para encontrar el camino de la concreción de esta obra, que sin lugar a dudas es la obra del siglo” (Farm. Roberto Casís, Gobernador de Santa Fe, l982).

Toda crítica proviene de la competencia.

Las demoras en terminar las obras hidroeléctricas y en comenzar otras, se deben a que “…los intereses termoeléctricos de las importantes empresas internacionales que venden maquinarias térmicas para hacer energía a vapor o con gas, significan la provisión de máquinas, la provisión de repuestos, la provisión de tecnologías y finalmente los intereses de las Empresas Multinacionales, que también sacan petróleo y pretenden hacernos gastar el nuestro mientras ellas ahorran combustible” (Dr. Federico Storani, l982).

“El Paraná Medio significa…junto a Yacyretá…duplicar la potencia instalada en Argentina. Pero cuidado. Significa también pagarla con los ahorros de combustibles fósiles y con el ahorro de las inversiones que tendríamos que realizar si pusiéramos en generación máquinas térmicas. Porque si nosotros no hacemos la obra aceleradamente, y producimos la reactivación del país que queremos, nos va a faltar energía, y estos señores están en este plan. De llevarnos al cuello de botella de que si, a mediano o corto plazo, levantamos la industria nacional a los niveles lógicos, tengamos que seguir dependiendo de sus suministros de máquinas térmicas de generación, de repuestos y de combustibles fósiles. Quieren incorporar nuevamente máquinas térmicas a gas-oil o de gas líquido, que va a significar quemar el gas líquido en un rendimiento del 30% mientras que en las cañerías el mismo gas rinde el 85%”.

Entre Yacyretá y el Cierre Chapetón, ahorrarían 1.290 millones de dólares anuales. “Toda obra hidráulica de este tipo es considerada, económica y financieramente, de una duración de 50 años. Con el solo ahorro de combustible y de lo que significaría la inversión de máquinas térmicas para suplantarlas, nos encontramos que esas obras se pagan en 20 años con los ahorros solamente” (Juan José Taccone, l982).

B. Argumentos en contra

Prioridades subordinadas a un Plan Energético Nacional.

“Un plan energético nacional, integral, debe tener en cuenta las distintas fuentes de energía alternativas, en particular las disponibilidades que ofrecen además del carbón y el uranio las fuentes no agotables como el mar, el sol y el aire. Y sobre todo otros proyectos hidroeléctricos, fundamentalmente en la extensa área cordillerana y serrana que, aunque de menor envergadura, son de fundamental importancia no sólo para la electrificación de esas zonas sino también para el riego y demás necesidades de su desarrollo. También en la zona de influencia del Paraná Medio hay otras obras prioritarias, incluso imprescindibles de realizar antes desde un punto de vista técnico, como la canalización del Bermejo,…el sistema del Iberá, los bajos inundables del norte y centro santafesino, aparte de los emprendimientos de Corpus y Yacyretá y las represas de la alta cuenca del Uruguay.”

“Entendemos que…desde ningún punto de vista es aconsejable, en las actuales circunstancias, proseguir con los planes del Paraná Medio. En este momento es necesario centrar los esfuerzos en concluir las obras ya iniciadas y largamente demoradas por el alfonsinismo (Yacyretá, Piedra del Aguila, Atucha II, etc) y poner en marcha aquellas que, como la canalización del Bermejo, son realizables por medios propios, y apuntan a la solución de viejos problemas regionales. Simultáneamente es necesario poner en marcha un plan energético integral en el espíritu del programa del FREJUPO. Es decir que contemple el uso combinado y eficiente de todas las fuentes energéticas, tanto para electricidad como para otros usos.” “Lo que requiere además de una mayor utilización del carbón, promover el uso de fuentes no convencionales de energía (eólica, solar, mareas) articulado con la ejecución de pequeños emprendimientos multipropósitos (“microturbinas”), atendiendo a las demandas energéticas, de riego y de agua potable de cada zona” (Hoy, 8/11/89).

“Necesitamos energía para satisfacer las necesidades básicas de todos los habitantes de la Argentina y para impulsar el desarrollo armónico e integral de todas sus regiones y no para el despilfarro de la sociedad de consumo ni para la hipertrofiada concentración urbano-industrial de la ciudad de Buenos Aires.” “Obras como el Paraná Medio no pueden analizarse aisladamente, sino que deben contemplarse en el marco de un plan energético nacional” que “deberá ser elaborado por las grandes mayorías nacionales a través de sus organizaciones representativas”, vale decir, el Congreso Nacional. (PSP-Partido Socialista Popular, l983).

Paraná Medio como parte de un complejo de obras Aunque “…se trata de la quinta obra de ese tipo de importancia en el mundo, con una potencia instalada de casi seis millones de kilovatios…”, Paraná Medio no puede funcionar aislado.

“Una política que merezca el nombre de tal para el área, debe apuntalarse en un verdadero arco de complejos hidroeléctricos, cuyo núcleo es precisamente el proyecto del Paraná Medio y cuyos extremos deberán apoyarse en el este en el Proyecto del Bermejo, y en el oeste en el Proyecto del Iberá.” “Con la concreción de este arco alcanzarán su verdadero valor geopolítico para nuestro país las grandes empresas binacionales como Salto Grande…la de Yacyretá-Apipé…y de Corpus…,junto con las tres obras previstas en el río Uruguay, compartidas con el Brasil: Roncador-Panambí, Garabí y San Pedro”

“Existe además la posibilidad de que el complejo se encuentre integrado por una tercera represa, aguas abajo de la línea Santa Fe-Paraná , de acuerdo a lo dictaminado por los técnicos” (Almte. Lambruschini, Segundas Jornadas del Paraná Medio, l979).

Prioridad del Proyecto Bermejo

La obra del Bermejo es más importante que la del Paraná Medio, y cuesta la mitad.  Consta de 2 canales navegables de 31 m de ancho, 4 m de profundidad mínima y 1.650 km de longitud; numerosos canales derivadores de riego; 10 diques generadores de electricidad y riego (2 de ellos con Bolivia); y 106 grupos turbogeneradores de 3.000 a 12.000 KW de potencia. La obra asegura el acceso por agua a Santiago del Estero y la frontera con Bolivia. La capacidad de transporte es 5 veces superior al total del transporte ferroviario del país. Proveería de riego al 25% de la superficie continental de Argentina, facilitando la colonización de 11 millones de hectáreas. Paraná Medio solamente beneficia, en lo inmediato, a los grandes terratenientes y la concentración monopolista de Buenos Aires. El Canal del Bermejo es una obra no solamente prioritaria en relación a Paraná Medio, sino en función de las necesidades del país. Además, puede incorporar casi en su totalidad maquinaria y tecnología nacional, y no requiere ingeniería del exterior. Es una obra eminentemente nacional, que además beneficia al litoral, al Paraná y al Plata. (Nueva Hora, l979).

El Proyecto del Ing. Carlos Santos Rossell, para aprovechamiento de la zona mesopotámica, consideraba un sistema integral de obras para todo el Paraná, el río Uruguay y los Esteros del Iberá, que serían el eje y válvula de seguridad del mismo. El objetivo principal de este lago artificial, era derivar los excedentes de caudal del Paraná en épocas de crecidas. También sería prioritario con respecto a Paraná Medio (Nueva Hora, l979).

Paraná Medio, un proyecto impuesto e inconsulto

Los estudios ambientales iniciados en Paraná Medio, son consecuencia de que la banca internacional pidió un estudio de impacto como condición para otorgar los préstamos. Pero los mismos se hicieron partiendo de la base de que la obra se hacía a cualquier costo, de modo que sus conclusiones están falseadas desde el inicio. El proyecto Paraná Medio y otras grandes obras públicas, son imposiciones sobre la población, que no fue consultada. No hubo información, sino propaganda a favor. Solamente se recogió la opinión de los que estaban a favor, y a todas las objeciones se respondió con la misma frase irresponsable: “Se tomarán medidas para aminorar los efectos adversos” (Barbetti, l984).

Opina la competencia: las usinas térmicas son mejores

Yacyretá y Paraná Medio no son prioritarias. A Yacyretá puede reemplazársela por una cantidad masiva de usinas termoeléctricas “…sobre la base de la explotación del gas que hemos descubierto, y cuyas reservas permiten planificar por un lapso aproximado de 50 años”.

Paraná Medio es un “…proyecto de más largo plazo”. Es conveniente continuar los estudios, pero no es factible realizarlo por unos l5 años (Ing. A. Alsogaray, l982).

Las microturbinas: tecnología manejable y decisión provincial

“En este momento, parece que no hay voluntad oficial de ejecutar este proyecto. La tendencia en la planificación es la de realizar pequeños aprovechamientos múltiples para producir el desarrollo regional. Se está pensando tanto en Entre Ríos como en Santa Fe desarrollar pequeños emprendimientos que sirvan para producir energía, riego, agua potable y otros usos. En las zonas arroceras, por ejemplo, se podría abaratar costos usando el riego con aguas superficiales por bombeo con energía eléctrica producida en el mismo lugar.”

“Es una tecnología más manejable desde el punto de vista local. Son decisiones que pueden tomarse desde el gobierno provincial” (Ing. López Osuna, 1988).

– Objeciones: No obstante, “…debemos tener en cuenta que es necesario cubrir la demanda de energía, lógica por el crecimiento vegetativo o por el desarrollo. Los emprendimientos regionales son para satisfacer pequeñas demandas y para otros fines que no sean solamente de aprovechamiento energético. Para cubrir la gran demanda es necesario un emprendimiento de envergadura que está previsto para fines del siglo en el Plan Nacional de Energía y que puede ser Paraná Medio” (Ing. López Osuna, 1988).

6. PARANA MEDIO, ¿LIBERACION O DEPENDENCIA?

A) Argumentos a favor

Mito y utopía en la visión prosoviética.

“La influencia transformadora del complejo del Paraná Medio alcanzará no sólo al litoral sino a todo el país. Las dos monumentales centrales hidroeléctricas a 500 km en línea recta de la Capital Federal, volcarán 31 mil millones de kWh en el cuerpo económico, a través del Sistema de Interconexión Nacional, sin grandes erogaciones especiales y con un mínimo de pérdida. Este torrente calmará la ‘sed de electricidad’, que entonces será angustiante, e inyectará nueva vitalidad a una economía que estará seguramente en pleno desarrollo. Junto con las nuevas posibilidades de navegación y de riego provocará un crecimiento inusitado de las fuerzas productivas, dando lugar a la creación de potentes polos de desarrollo, al fortalecimiento de industrias fundamentales y al nacimiento de otras nuevas, al empleo de modernas técnicas tanto en las ciudades como en el campo, principalmente en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe. Todos estos cambios estimularán el crecimiento vigoroso de grandes fuerzas progresistas y democráticas y un proceso sostenido de transformaciones estructurales profundas tendientes a romper el asfixiante chaleco del latifundio y la dependencia”.

“Una amplísima zona, a lo largo de ambas márgenes del Paraná recibirá directamente los beneficios y experimentará una maravillosa transformación. Surgirá una inmensa región privilegiada semejante -con el reparo de la diferencia de sistemas- a la que dieran lugar a la construcción del Canal Volga-Don y la sucesión de grandes centrales hidroeléctricas sobre el curso de esos ríos o sobre el San Lorenzo y la Región de los Grandes Lagos. No es necesario un gran esfuerzo imaginativo para avizorar los cambios que experimentará el magnífico litoral, con el cual la naturaleza y la geografía han sido tan generosas. Al conjuro de la energía eléctrica abundante y barata surgirán multitud de grandes centros industriales. Las ciudades ribereñas serán populosos emporios que brindarán fuentes de trabajo, viviendas y bienestar a millones de habitantes. Un amplísimo ‘hinterland’ beneficiado con la electricidad rural y el riego se transformará en una inmensa granja proveedora de abundantes y variados productos que permitirán abastecer a la población de las grandes ciudades y aún exportar los excedentes”.

“El Paraná llevará el mar hasta el corazón del continente, a más de 1.000 km del puerto de Buenos Aires, abriendo una extraordinaria vía de navegación ultramarina hasta Corrientes y Barranqueras y aún más allá, si se piensa en las nuevas posibilidades de los modernos barcos ‘río-mar’ que no requieren un calado mayor de 15 pies. Una sucesión de puertos técnicamente modernos instalados a lo largo de los inmensos embalses, permitirán la carga y descarga rápida de un torrente de mercaderías industriales y agropecuarias que afluirá ininterrumpidamente, atraídas por las ventajas de una vía de transporte rápida, cómoda y barata, que sin necesidad de transbordos, lo llevará a todas partes del mundo. Pensar en los cambios profundos que se operarán en las provincias litoraleñas es pensar en el futuro de grandeza y prosperidad del país. Un futuro que depende de las grandes y profundas coincidencias programáticas de las fuerzas democráticas y patrióticas, civiles y militares, interesadas en la liberación nacional” (Ojeda, 1977, pág. 32-33). Es conveniente recordar que este artículo apareció en plena dictadura de Videla. Por si queda alguna duda, en la página siguiente, Ojeda agrega: “Tales objetivos y tales transformaciones no se pueden lograr sin cambios sustanciales en el orden de la política: formación de un estado democrático consecuente concebido como palanca fundamental para el desarrollo. Tal Estado democrático tiene que fundarse sobre la base de un amplio movimiento cívico-militar a base de un programa progresista elaborado en común”.

No es un proyecto compartido.

Su realización permite utilizar el tramo de 630 km en que el Río Paraná es exclusivamente argentino. Se trata de un proyecto argentino, sin dependencias, “…totalmente argentino” (Ing. Beretta, l979). Los rusos tienen experiencia y tecnología adecuada Los rusos tienen mucha experiencia en obras realizadas en ríos de llanura con escasa pendiente y gran caudal (Complejo Volga-Karna). Su asesoramiento técnico es muy favorable para nuestro país. Una cláusula del convenio establece que la tecnología que se empleará, no nos atará a posteriores suministros soviéticos.

La mano negra de la CIA.

En 1982, el gobierno de Galtieri llamó a licitación internacional para revisar el Proyecto Ejecutivo de Paraná Medio. La Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza, el Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe la CGT filial Santa Fe y también la Juventud Radical, denunciaron la presencia de consultoras privadas internacionales y nacionales en Santa Fe, y el recorte presupuestario del 75% para AyE.

“En la licitación ‘internacional’ estaría implícita la no intervención de la tecnología soviética, por haber participado en la elaboración del proyecto técnico.” “La consultora trabajará con un proyecto con mucha información básica y varias alternativas estudiadas, donde se podrían plantear cambios que, sin mejorar la economía ni la seguridad de las obras, sirvan para justificar, por un lado unas jugosas ganancias por el trabajo (el país vuelve a pagar dos veces la misma cosa, como en otras oportunidades) y por otro desprestigiar la ‘competencia’ en la ejecución de grandes proyectos: por una parte a los soviéticos, que por primera vez incursionan en un mercado que siempre les fue ajeno y por la otra a la proyectista estatal AyE, a la que se le debe dejar el trabajo costoso y riesgoso de las investigaciones de campo o la elaboración de los esquemas preliminares.” “Se tratará de adecuar lo máximo posible los pliegos de condiciones técnicas a la conveniencia de las grandes empresas multinacionales proveedoras de equipos y construcciones vinculadas con los organismos de crédito.”

“Tenemos así las cuatro patas de la mesa del negocio clásico: el GUE (organismo creado ‘adentro’ de AyE para administrar y ejecutar la obra, de acuerdo con lo impuesto por el Banco Interamericano de Desarrollo) y las grandes empresas proveedoras de equipamiento y constructura de obras civiles. No debe quedar duda de que la consultora también tendrá como tarea la revisión y aprobación del cronograma general de inversión y hará lo mismo con los pliegos de licitación nacionales: vale decir que están en todo para decidir cómo se debe hacer, cuándo y qué no se debe hacer, o dicho en buen romance, la dependencia total.”

Agregan que adquirieron el pliego de condiciones “…casi veinte consorcios internacionales asociados con consultoras nacionales (Lamheyer, Oversear Betchel, Estone y Westel, ATEC, SVEDRUP, Electro Consul, TAMS)” (Luz y Fuerza, l982; Juventud Radical, l982 y l982b)

Si no se realiza Paraná Medio, “…se causaría un grave perjuicio a los intereses nacionales. En cambio, respondería a la estrategia estadounidense que, debido a la orientación impresa por el doctor Martínez de Hoz, con su tendencia a subordinar al país a las esferas de influencia de los monopolios yanquis, desechando los ventajosos convenios formados con la Unión Soviética y el resto de los países socialistas, con la postergación del Paraná Medio, restaría a Argentina poder de decisión”.

“Dado el interés norteamericano porque no se realicen las obras del Paraná Medio, no puede caber duda acerca de la fuente de origen de la maliciosa campaña lanzada tangencialmente contra su construcción, ya que carecen de argumentos técnica y científicamente fundamentados”.

“Recurre al antisovietismo y al anticomunismo, y al viejo y gastado argumento de la ‘infiltración soviética a través del comercio y de la participación de sus técnicos’ con la finalidad de perpetuar sus posiciones privilegiadas y la situación de dependencia de nuestro país. Lamentablemente, a veces, desde aquí se levantan voces que inconsciente o desaprensivamente sirven a esa técnica interesada. Así puede juzgarse la insólita declaración del Teniente General (RE) Benjamín Rattenbach (La Opinión, 5 de noviembre de 1975), quien refiriéndose a la lucha contra la subversión manifestó: ‘Porque ¿qué sentido tiene mandar al Ejército a combatir el comunismo a Tucumán, si por otro lado lo dejamos entrar por la Aduana en forma de libros y folletos y hasta lo importamos cuando contratamos a los rusos para que vengan a instalarnos turbinas en Salto Grande, sabiendo que dentro de cada técnico de ellos hay un propagandista?. Y para qué hablar de un célebre contrato de pesca con Polonia. ¿Qué coherencia hay en todo esto?’. En realidad, la incoherencia impregna todo este párrafo. En primer lugar, el Ejército está en Tucumán combatiendo la subversión de elementos aventureros que nada tienen que ver con el comunismo. En segundo lugar, cuando todo el país saluda la construcción de Salto Grande, posibilitada precisamente por las turbinas soviéticas -demorada setenta años por las imposiciones monopolistas- y cuando los pobladores del litoral patagónico celebraban alborozados la posible concreción, largamente soñada, del puerto pesquero, el Tte. Gral. Rattenbach levanta su oposición, emulando nada menos que con el dictador Stroessner, quien se opuso a la propuesta brasileña de comprar turbinas para Itaipú a la Unión Soviética.” (Ojeda, l977, pág. 68-69).

Desarrollismo frigerista: la oposición petrolera.

“Las objeciones expuestas públicamente -por lo que conocemos sólo en la ciudad de Santa Fe -provienen del campo del desarrollismo frigerista, responsable en gran parte del atraso hidro eléctrico nacional, pues, como se sabe, en 1958 encarpetó todos los planes existentes en esta materia en aras de la entrega del petróleo y del sacrificio de YPF. Esta última circunstancia descalifica en gran medida esas objeciones, que por otra parte eluden las cuestiones fundamentales referidas a las características técnicas de las obras y a los inmensos beneficios que proporcionarán. Se limitan a formular interrogantes con la maliciosa intención de desacreditar los proyectos y sembrar dudas y zozobras mediante el método de inventar peligros imaginarios o de conferir proporciones tremendistas y catastróficas a ciertos problemas que lógicamente se presentarán -dada la magnitud de las obras- y que por otra parte, se están estudiando y ya tienen en gran parte solución” (Ojeda, 1977, pág. 70).

B) Argumentos en contra.

Faltan información y estudios.

Es necesario requerir información detallada sobre los efectos que puede tener en la zona el embalse del Paraná Medio. Es necesario conocer con exactitud las consecuencias, antes de encarar la obra. (Ing. Gaudencio Langhi, l983)

La dependencia de la URSS.

El proyecto ejecutivo del Paraná Medio no contempla a la obra como integrada a un plan global, considerando a la Cuenca del Plata (parte argentina) como un sólo sistema, sino como algo desconectado de los restantes emprendimientos, especialmente los del Alto Paraná. La preparación del proyecto ejecutivo, encargado a la URSS, coloca a la Argentina ante el riesgo previsible de depender técnica y financieramente de ésta. Los rusos podrían aspirar al dominio de toda una zona estratégica hegemónica, donde están en juego cinco países (Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Argentina). Los rusos nunca se preocuparon tanto (salvo por Assuán) por construir una obra hidroenergética. Es un arma decisiva de penetración en una zona de vital importancia “geopolítica”.

Su interés en Paraná Medio, y sus objetivos, se hicieron evidentes a partir de 1978, cuando los acuerdos con la Dictadura de Videla. El PC Argentino, principal propagandista de Paraná Medio (al que, entre otros esfuerzos, le dedicó varios libros), lo llamó “el Assuán de América Latina”. Conviene recordar que, en Egipto, la represa de Assuán y las armas fueron decisivas para la penetración imperialista rusa. El condicionamiento tecnológico y la dependencia financiera sufridas como consecuencia de la realización de Assuán fueron tales, que no le alcanzó a Egipto toda la producción algodonera para pagar la obra. Las sucesivas refinanciaciones vinieron acompañadas por imposiciones para la compra de armamentos, y la entrada de centenares de asesores militares. Durante la guerra con Israel, la URSS prácticamente exigió el poder para sus amigos y testaferros a cambio de la renovación de armas, aviones y repuestos. Esto llevó a Sadat a expulsar a los “asesores”, y pactar la paz con Israel en forma unilateral. Finalmente, y como consecuencia de esta situación, fue asesinado.

En Assuán, por otra parte, hay tantos problemas, que los costos neutralizan gran parte de los beneficios que reporta. Hay que limpiar los canales de riego, y el caudal de agua se ve muy disminuido. El programa de desagüe cuesta 30 millones de dólares. La producción energética descendió de 2.000 megavatios a un máximo de 700 megavatios (Nueva Hora, l980)

La construcción y diseño de Paraná Medio por parte de la URSS, implica la entrega de las llaves de la energía argentina al socialimperialismo soviético. En caso de un conflicto internacional que involucre a la URSS, peligraría la provisión de turbinas y repuestos.

Quedaríamos atados en cuanto a tecnología, repuestos y service, que los rusos monopolizan férreamente. Tanto las turbinas termoeléctricas rusas de SEGBA y Bahía Blanca, como las hidroeléctricas de Salto Grande y Yacyretá, podrían quedar fuera de uso, y sin posibilidades técnicas de reparación inmediata. Hacer Paraná Medio en esas condiciones, es directamente un suicidio.

Los objetivos fundamentales de la URSS, serían:

1. Control de una “invalorable situación estratégica” en la Cuenca del Plata.

2. Convertirse en el principal acreedor de la Argentina, consiguiendo de esa manera la llave para integrarla a la “esfera de la división internacional del trabajo”, y complementando así lo obtenido al transformarse en el principal cliente de nuestros productos agropecuarios.

3. Control sobre la energía eléctrica (Paraná Medio duplicaría el total de la energía producida por otros medios en el país) (Nueva Hora, junio y julio de l98O)

Al entregarse la preparación del Proyecto Ejecutivo a los rusos, éstos lo diseñaron en función de su tecnología y sistemas de producción energética. Los técnicos soviéticos encargados de revisar el proyecto, eran empleados del Estado soviético, que también proponía la provisión de sistemas y su financiación. La URSS fijó el precio de sus equipos y, también, en forma indirecta, el precio de los productos agropecuarios con los que deberíamos pagarles, más un 4,5% de interés anual.

Al firmarse los acuerdos de l979, los directores de AyE, Capitán de Navío Mario Chingotto y Comodoro Carlos Rodríguez, conjuntamente con el Ing. Mario Beretta, señalaron que ellos se inclinarían técnicamente por las turbinas soviéti cas. Esto implicaba que ya para entonces, los estudios de la futura obra estaban elaborados en función de la tecnología soviética, en virtud del asesoramiento realizado, desestimando así las objeciones técnicas y geo-económicas que podían hacerse, y desvirtuando los futuros llamados a licitación internacional (Nueva Hora, l979).

Se agudiza la concentración industrial monopolista.

Paraná Medio agudizará la grave concentración industrial monopolista de nuestro país, ya que el potencial hidroeléctrico deberá distribuirse en el sector industrial que corre desde el sur de Santa Fe hasta La Plata. Ante la perspectiva de disponer de energía cerca y barata, ninguna industria importante se va radicar en el interior (Nueva Hora, junio l980).

La energía de Paraná Medio se dirigirá a Capital Federal, Rosario y Córdoba. No se han previsto líneas directas que favorezcan a Entre Ríos.

“Desde el punto de vista del abastecimiento energético, y según declaraciones recogidas en la Jefatura de Estudios y Proyectos de Paraná Medio…Rosario sería el principal centro consumidor de la electricidad generada por el complejo” (La Capital, Rosario, 12/9/79).

Qué tipo de país queremos.

De manera global, está en juego el tipo de desarrollo que se plantea para el país. Básicamente, si se va a tener en cuenta tanto el litoral como el interior, o si se va a hacer eje en el litoral con el interior pobre. Y, para el litoral, específicamente, si se tienen en cuenta otras prioridades, como el Proyecto Iberá, Bajos Submeridionales y Canal del Bermejo, o únicamente el desarrollo industrial del gran Buenos Aires-Rosario, mientras el resto de la Mesopotamia sigue despoblándose aceleradamente y el latifundio sigue enseñoreándose del país. Los ejemplos de El Chocón (que ni siquiera provee de electricidad a Viedma) y Salto Grande, indican que las grandes obras de infraestructura, si no se tiene en cuenta el problema de la producción (es decir, ¿a quién beneficia?), ayudan poco y nada al desarrollo de las zonas de influencia (Nueva Hora, julio de l980).

Las represas, por sí mismas, no generan desarrollo

Los aprovechamientos en operación, hasta el momento, “…no han logrado crear los tan ansiados polos de desarrollo en sus respectivas regiones, particularmente en el caso de los grandes emprendimientos. El Complejo Chocón-Cerros Colorados…fue promocionado como una obra tendiente a desarrollar la Patagonia, utilizándose este argumento para postergar definitivamente el Aprovechamiento Múltiple del Río Bermejo. Sin embargo, actualmente, el 92% de la energía del Chocón se consume en el Gran Buenos Aires, y la zona supuestamente destinataria en gran parte de los beneficios no obtiene ni siquiera el beneficio secundario del riego, ya que las obras previstas no han sido ejecutadas y Viedma…no recibe energía del Chocón. Algo similar ocurre con Salto Grande, observándose que la tendencia a emigrar de la población de Entre Ríos sigue sin variantes en l980, a pesar de esta gran obra. Además no se ha construido el canal de navegación proyectado, las tarifas eléctricas siguen siendo elevadas y la ciudad de Concordia sigue sufriendo los efectos de las inundaciones a la par que la región sigue teniendo una red de infraestructura vial-ferroviaria altamente vulnerable que conspira abiertamente contra cualquier intento de desarrollo regional.” (Asoc. de Ingenieros de Recursos Hídricos, l983).

7. COSTO DE LAS OBRAS.

A) Argumentos a favor.

La obra es financiable

Según cifras dadas a conocer por AyE en 1975, el costo total de las obras ascendería a 4.300 millones de dólares (2.000 millones para el Cierre Sur, y 2.300 para el Cierre Norte).

“El costo de la obra se calculó en l976 en alrededor de 4.000 millones de dólares y en l980 los ajustes practicados elevaban el costo a 8.300 millones de dólares, lo que de ninguna manera debe servir para frenarnos en el empeño de consolidar la obra” (Dr. J.C. Aguilar, 1981a).

La propuesta del consorcio encabezado por la URSS, estimó el costo de Paraná Medio (cierre Sur) en 5.300 millones de dólares. “Este monto no incluye el pago de expropiaciones por afectación de la obra, que puede oscilar en los 200 millones de dólares, ni los intereses durante la construcción. Estos dependerán significativamente de la tasa de interés que se pacte por los préstamos, teniendo en cuenta el largo período de construcción el que, consecuentemente, deberá reducirse lo más que sea posible” (Ing. Soriano, l982).

En 1983, la Secretaría de Energía estimaba el costo directo de Paraná Medio (incluidos intereses intercalares al 10% y excluida la transmisión hacia los centros de consumo) en 5.400 millones de dólares. “Ese monto, que integra las cargas financieras, significa un costo unitario de generación equivalente a la tarifa actual de Salto Grande” (Secretaría de Energía, 1983).

El costo “…es de 10.000 millones de dólares, incluidos los cierres norte y sur y teniendo en cuenta los costos de financiación” (Ing. López Osuna, 1988).

“Siempre hay posibilidades para financiar este tipo de proyectos, sobre todo si tenemos en cuenta, entre otras cosas, que para este año se estima que los argentinos gastaremos en turismo al extranjero alrededor de 2.500.000 dólares, esto es, la mitad del costo del cierre Chapetón.” (Dr. J.C. Aguilar, l98l).

Se hicieron ahorros

Gracias a que lo elaboró Agua y Energía, el costo del proyecto ejecutivo fue un 25% menor en comparación con similares realizados por empresas extranjeras, ahorrando a la Nación más de 50 millones de dólares (Juventud Radical de Santa Fe, l982).

Según el Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe, en 10 años, desde que se inició el Proyecto, se invirtieron casi 60 millones de dólares, “…menos del 50% de lo que le hubiese costado en divisas al país a través de la consultoría privada internacional”. Indicaron también que por el asesoramiento realizado por los rusos, se pagaron casi 5 millones de dólares (Luz y Fuerza, l982b).

“El costo de la dirección de los estudios y el proyecto en su totalidad, de Paraná Medio, es del 1% por parte de AyE y ninguno de los otros proyectos de las consultoras bajan del 6 o 7%, que es el caso de Yacyretá,…Salto Grande y…El Chocón” (Dr. F. Stor, 1982)

Generosidad del Estado Soviético

“En medio de una crisis en desarrollo como la actual, cuando, para postergar numerosos proyectos, se aduce la falta de disponibilidad de recursos financieros o la dificultad para obtener créditos en el mercado internacional, el problema de la financiación de esta colosal obra de ingeniería estaría resuelto. En efecto, la Unión Soviética ha ofrecido un crédito de 4.000 millones de dólares -que sería su costo aproximado- en condiciones sumamente ventajosas para nuestro país, como sólo pueden hacerlo los países socialistas, que se guían por el principio de la ayuda fraternal y la colaboración mutua entre pueblos y naciones.”

“El crédito comenzaría a amortizarse sólo a los diez años de concedido, es decir, cuando el complejo en funcionamiento comience a redituar beneficios. El interés sería de los más bajos conocidos, o sea, del 4 por ciento -que sólo rige en las negociaciones con países socialistas- y tiene una enorme importancia cuando los créditos son de un monto tan elevado y a largo plazo. Pero no se agotan aquí las ventajas de este convenio: a cambio de sus turbinas y maquinarias de alta tecnología, y a los precios más bajos de plaza, la Unión Soviética está dispuesta a recibir de nuestro país productos de exportación, agropecuarios e industriales, algunos de los cuales no tienen mercado importador actualmente, fuera del campo socialista, como ocurre con las carnes, vinos, cueros, lanas, etc.” “Consultado por los periodistas acerca de cómo se explicaba un ofrecimiento tan ventajoso para nuestro país, dijo el embajador Soviético, Sr. Diukarev: ‘Cuando se tiene una economía bien planificada, se puede hacer estas ofertas. Como en la Unión Soviética no hay inflación, puede conceder empréstitos con intereses estables, pues no están expuestos a la fluctuación de la moneda” (Ojeda, 1977, pág. 19).

B) Argumentos en contra.

Las cifras están falseadas

Según el Ing. Boscovich (“Geopolítica y estrategia en la cuenca del Plata”, l979), el costo total podría superar los 15.000 millones de dólares, y se requerirían entre 25.000 y 30.000 millones de dólares para el complejo Paraná Medio-Iberá-Bermejo.

Financiación diferenciada

En todas las obras hidroeléctricas, el costo de las obras civiles (construcción del dique, vertederos, casa de máquinas, etc.,) es muy superior al equipamiento eléctrico (turbinas, generadores), que normalmente equivale al 14 o 15% del presupuesto total. Pero es precisamente este último el que deja más ganancias, y por esa razón las empresas en condiciones de proveerlo se lo disputan intensamente, ofreciendo financiamientos casi totales. La oferta de financiación externa para obras civiles, en cambio, suele ser mínima (Nueva Hora, l979).

No se puede hacer sin financiamiento externo.

“Siempre va a hacer falta el financiamiento externo. La obra tiene un 15% de elementos importados, y, sobre todo, en lo referente a electromecánica. Sea cual fuere el camino elegido, siempre se necesitará la financiación externa” (Ing. López Osuna, 1988)

Paraná Medio es impagable

“Tenemos 40 mil millones de dólares de deuda externa, lo que nos significa 4.500 millones de dólares de intereses por año. Vamos a tener que producir más solamente para pagar los intereses; yo quisiera entonces, que me expliquen cómo vamos a financiar la obra.” “Está bien que sigan los estudios, pero no vamos a poder financiarlo por bastantes años” (Ing. A. Alsogaray, l983)

¿Quiénes apoyan este tipo de obra?

“Muchos de los que apoyan este tipo de obras creen que son buenas para el país. Pero muchos otros las impulsan por otros motivos: en círculos empresarios es bien sabido que la principal razón por la cual se hacen obras “faraónicas” es que algunas personas aumentan su fortuna con ellas.” “Otros (las) apoyan…debido a una fe irracional en que lo que es grande,…moderno…y consume mucho cemento y miles de millones de dólares, debe ser bueno…” (Barbetti, l984).

8. PROPUESTAS DE FINANCIACION.

• Consorcio encabezado por la URSS.

– Se trata de un grupo de 23 empresas, correspondientes a 10 países. Costo calculado: 5.300 millones de dólares. No incluye expropiaciones por afectación, que pueden oscilar en otros 200 millones de dólares, ni intereses durante la construcción. Estos dependen de la tasa de interés que se pacte, y del tiempo de construcción. Entre un 40 y 45% de los costos totales del proyecto, serán suministrados por fuentes argentinas, en forma de subcontratos, materiales y mano de obra. El Estado Nacional, a través de AyE, sólo podrá realizar auditorías o inspecciones periódicas. El trabajo de rutina y permanente relativo a controles técnicos en el sitio de ejecución, verificaciones de calidad y rendimiento, informes de avance de obra, control e informes de costos, servicios de proyectos, planeamientos de los requisitos financieros, cronogramas, los realizará el ente contratista (Ing. Soriano, l982).

– Es un programa para el diseño “llave en mano”, construcción y financiación del cierre Chapetón. Las obras de ingeniería básica las realizaría la firma Technopromexport (rusa) y las demás obras necesarias, cada uno de los consorcios correspondientes. Incluye la presa frontal, presa de contención lateral, grupos turbogeneradores, obras de navegación, embalse y preservación ictícola, compuertas, transformadores, líneas de alta tensión, camino de acceso desde Paraná a las obras, y 3.800 viviendas.

– Se estructurará un programa de financiación mediante fuentes múltiples, para incrementar al máximo la obtención de préstamos, y vincular los prestadores particulares con el Syndicated Mercado Euroloan (consorcio de créditos europeos). Este programa habría sido discutido con el Bank of América, que ofreció sus servicios como entidad financiera. Se podría obtener una financiación del 85% de la obra, siempre que el gobierno declare prioridad nacional al proyecto.

– Las tres empresas que componen el grupo coordinador general que dirigirá, organizará y administrará el proyecto, son: Technopromexport (TPE) de Moscú, URSS; Kontrams Engineering Ltd. de Zurich, Suiza -compañía experta en la organización de proyectos de energía- y The Lummus Company de Bloomfield, Nueva Yersey, USA -contratista internacional de obras de ingeniería, experta en la dirección de proyectos mayores. El grueso de las restantes compañías conforman cuatro consorcios que estarán cada uno bajo la dirección y coordinación de un director designado, siendo cada uno de ellos una empresa de prestigio internacional. Los consor cios y sus directores son: l) Consorcio de turbinas, director Escher Wyss AS de Zurich, Suiza; 2) Consorcio de Equipos Eléctricos, director Brown Boveri Cie (BBC), de Mannheim, Alemania Federal; 3) Consorcio Mecánico, director Voest-Alpine AG, de Linz, Austria; 4) Consorcio de Obras Civiles, director Morrison-Knudsen International, de Boise, Idaho, USA.

– Completan el cuadro: 1) En el consorcio de turbinas: Allis-Chalmers, de York, Pennsylvania, USA; J.M. Voith Gmbh. de Heidenheim, Alemania Federal; G.I.E. de Milano, Italia; Hitachi LTD, de Tokio, Japón. 2) En el consorcio de equipos eléctricos: Asea AB, de Vasteras, Suecia; Elin-Union AG, de Viena, Austria; Siemens AG, de Erlangen, Alemania Federal; G.I.E. de Milano, Italia; e Hitachi LTD, de Tokio, Japón. 3) En el consorcio mecánico: Fried Krupp GMBH, de Duisburg, Alemania Federal; y Allis-Chalmers, de York, Pennsylvania, USA. 4) Obras civiles: Spie-Bating Nolles T.P., de Velizy-Villacoublay, Francia; Impregilio S.P.A., de Milano, Italia; Dragados y Construcciones S.A., de Madrid, España; Great Lakes International, de Oak Brook, Illinois, USA; Ballast Nedam Groet N.V. de Amstelveen, Holanda; Royal Boskalis Westminster N.V., de Sliedrocht, Holanda, y Penta Ocean, de Tokio, Japón.

– Los consorcios prevén la contratación de los servicios del Bank of America para que actúe como asesor financiero. El 60% de los costos representan bienes y servicios extranjeros, y el 40% restante, costos en el país (Juan C. Aguilar, l982).

– Entre las empresas argentinas que participarían, está Techint Construcciones. En Santa Fe estuvo una delegación, constituida por el Ing. Jorge Costa López, en representación del grupo de empresas, y los Dres. Juan Bombicci Pontelli y Eduardo P. Salazar, por Techint (l983).

– Presentado el 18/5/83. Reiterado dos años después, sin respuesta del PE nacional.

• Roberto Casís, gobernador de Santa Fe.

– En l982, propuso considerar el proyecto de los rusos, y planteó tres alternativas para financiar el 15% restante:

.. Que lo financie la Nación.

.. Que lo financien las provincias (incluyendo Córdoba), a través de los bancos provinciales, utilizando la misma cláusula que se empleó para la construcción del túnel subfluvial, ya que el lecho del río pertenece a los estados provinciales.

.. Que lo financie el Consejo Federal de Inversiones (CFI) (Casís, l982c)

• Consorcio franco-alemán: presentado en l983. Sin datos.

• Dr. Celestino Angel Marini, Senador Nacional por Santa Fe (PJ).

– En julio de 1986, presentó un Proyecto de Ley para creación del ente promotor de la Sociedad Paraná Medio Hidroeléctrica S.A. “…cuyo objeto será la construcción y explotación de obras hidráulicas y eléctricas en la zona del Paraná Medio y sus adyacencias”.

.. Fondo especial de afectaciones a formar con un sobreprecio del 1% “…a cobrarse por la energía eléctrica vendida en el país, sobreprecio que variará según la capacidad contributiva y de consumo de cada región, de modo tal que se igualen los sacrificios de los contribuyentes”.

.. Fondo especial acordado con las provincias interesadas, para solventar los gastos de la obra.

.. Otorgamiento de exenciones impositivas.

.. Aplicación de tarifas de peaje por el uso de la vía navegable que habilite la obra, y contribuciones de mejoras a los particulares que se beneficien con la misma.

– “El problema a resolver consiste en que el Estado carece del capital necesario para iniciar el emprendimiento y, a su vez, los bancos y entidades financieras internacionales no han demostrado hasta ahora tener confianza en la capacidad financiera del Estado, para brindarle el capital que posibilite la realización de la obra. Lo que se busca es el ahorro público y privado que se canaliza por intermedio de las bolsas nacionales e internacionales o mercados de valores, donde se pueden cotizar y colocar las acciones de una futura sociedad anónima que, dentro de los marcos establecidos por la ley y por el llamado a licitación, asuma el riesgo del emprendimiento, debiendo el Estado argentino asegurarle la devolución oportuna de su capital y el pago de sus intereses.

Así se contempla en el proyecto, afectando los recursos provenientes de la propia obra (plus en las tarifas eléctricas, peaje y contribución de mejoras).”

– “Por los pliegos licitatorios que deberá aprobar el Estado, tendrá la conducción de su propia empresa, con el control estatal mediante un síndico fiscalizador. Este funcionario, a los efectos de resguardar el poder de decisión nacional, podrá vetar cualquier resolución de la asamblea de accionistas o del directorio, que atente contra los intereses y necesidades de la Nación.”

– “La entidad gremial más representativa de la rama tendrá representación en los proyectos y condiciones de la licitación de la obra y luego en la conducción de la empresa, asegurando la participación de los trabajadores en la toma de decisiones, como una forma de posibilitar la racionalización de los posibles conflictos, de asegurarles la permanencia de la fuente de trabajo y la creación de oportunidades y ocupación para los trabajadores argentinos” (Marini, 1986).

• Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe.

– Creación de un bono productivo interno, para captar recursos que circulan en el mercado financiero (2.000 millones de dólares a 9 años de plazo). Aportes del Fondo Nacional para Grandes Obras Hidroeléctricas, que actualmente financia en parte la construcción de Yacyretá (1.300 millones de dólares). Venta de energía a partir del funcionamiento de las primeras turbinas (3.750 millones de dólares).

• Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF).

– Presentado en l986. Creación de un fondo especial a base de un centavo de austral por kilovatio hora consumido. “El consumo de 1985 que es el último dato disponible, fue de 33.000 millones de kilovatios hora. Por ese impuesto se podría recaudar 330.000 millones de australes por año. La obra podría comenzarse con esta financiación, más la de contratistas y proveedores. Una vivienda común consume ente 200 y 300 kilovatios hora bimestrales, lo que implicaría una recaudación individual de 2 o 3 australes por bimestre” (Ing. López Osuna, 1988).

• Chec-China Harbours Engineering Co.

– Presentado el 1/3/90. Proyecto para la construcción del muro lateral del Cierre Chapetón, únicamente. Como pago, solicitaban se les permita cultivar arroz para exportar a China, otorgándoles el 20% de las tierras bajas recuperables, y durante el tiempo que dure la construcción de la obra.

• Grupos japoneses: presentado el 22/11/88. Sin datos.

• Entidades intermedias de la Provincia de Santa Fe.

– Presentada el 10/5/90. Financiación total, pagadera con el producto del emprendimiento.

Presentado al Pte. Carlos Menem por Alberto D. Mántaras (Vice Pte. Soc. Rural) y Daniel Roberto Aimaretti (Pte. Bolsa de comercio). En los considerandos, se indica:

• La habilitación de la Hidrovía Paraguay-Paraná, permitiría a 5 países de la cuenca del Plata sacar su producción por vía fluvial. Los puertos de salida más probables, son Nueva Palmira (R.O. del Uruguay), u otro a construir en el Paraná de las Palmas, con soberanía paraguaya.

• Construyendo los dos cierres de Paraná Medio, se obligaría a transferir todas las cargas provenientes de Puerto Cáceres (Paraguay), a barcazas fluviomarítimas, utilizando puertos argentinos. Esto implica que en los puertos del litoral, quedarían 300 millones de dólares anuales, en concepto de fletes, derechos, etc.

• En la propuesta, se habla de obtener la “FINANCIACION EXTERNA TOTAL DE LAS OBRAS de tal manera que el Tesoro Nacional no distraiga un solo austral y mediante el tecnicismo de CONCESION DE OBRAS; (que) el PAGO TOTAL DE LAS MISMAS se efectivice con la PRODUCCION del emprendimiento…”. Finalmente, agregan: “Peticionamos la concreción del mismo en LICITACION INTERNACIONAL…”

9. TECNOLOGIA.

A) Argumentos a favor

La tecnología rusa es la más apropiada “Cumpliendo los compromisos contraídos, una delegación de la entidad de comercio exterior Tecnopromexport, presidida por el Ingeniero Alexander Maklakov, estudió en el terreno los detalles de la cooperación soviética. A su regreso informó que la organización Hidroproyect estaba dispuesta a participar en la elaboración del proyecto en fraternal colaboración con los ingenieros argentinos. Sin embargo, por disposiciones emanadas de altas esferas no se da a las eficientes y experimentadas organizaciones técnicas soviéticas ninguna participación, con lo que se desaprovecha una contribución que podría ayudar a recuperar el tiempo perdido. En cambio se habla de contratar los costosos servicios de asesoría de la empresa alemana occidental Lahmeyer-Harza para el estudio de factibilidad y de la conveniencia de buscar la ayuda norteamericana para la construcción. El plan del imperialismo yanqui está a la vista: postergar al máximo y, cuando sea imposible retardar por más tiempo su ejecución, mantener la dependencia por la vía financiera y tecnológica” (Ojeda, 1977, pág. 12).

El Proyecto Paraná Medio “…ha merecido la justa valorización de los ingenieros y técnicos soviéticos -cuya experiencia y capacidad en este tipo de obras son mundialmente reconocidas, tanto por los beneficios que reportará a nuestro país como por su fundamentación y elaboración científica. Ello ha decidido a la Unión Soviética a ofrecer su fraternal y desinteresada ayuda, tanto económica y financiera como de asesoramiento y tecnológica, como acostumbran a hacerlo los países socialistas. Esta amistosa colaboración ya se está prestando. A pedido de los propios profesionales argentinos viajó el ingeniero Nicolai Malishev, segundo jefe en la construcción de la represa de Assuan, quien compartió sus conocimientos y experiencias con nuestros compatriotas sin ninguna clase de reservas, dejando una excelente impresión, a diferencia de los ingenieros de Alemania Occidental, que tomaron conocimiento de los proyectos argentinos y se las ingeniaron para esconder celosamente sus experiencias.”

“Esta colaboración es valiosísima, dado que la Unión Soviética posee la más elevada tecnología en obras hidráulicas y sus ingenieros y técnicos, una enorme experiencia en la construcción de las represas mayores del mundo, como Krasnoiarsk, con 6 millones de kW de capacidad instalada, Bratsk, Kuíbishev, etc., y principalmente porque ningún país capitalista está dispuesto a prestar este tipo de ayuda a un país en desarrollo como el nuestro ni se halla en condiciones de hacerlo” ((Ojeda, 1977, pág. 18).

B) Argumentos en contra

Los proyectos “llave en mano” aumentan la dependencia. Los proyectos “llave en mano”, como el propuesto en su momento por la URSS, traen aparejada una absoluta dependencia tecnológica. “Y si en general esta dependencia no es buena respecto de ningún imperialismo, en el caso de la URSS se agrava por la distancia y el posible aislamiento respecto de ella en que nos colocaría cualquier conflicto con los imperialismos occidentales. Lo que ya hemos podido apreciar con las fallas en las turbinas y generadores de Salto Grande e incluso con las turbinas termoeléctricas de Central Costanera y de Bahía Blanca” (Hoy, 8/11/89).

Las turbinas rusas tienen fallas.

En 1980, se incendió la segunda turbina de Salto Grande, antes de cumplir 4.000 horas de funcionamiento, y la quinta tuvo problemas de funcionamiento durante el período de prueba, por lo que tuvo que ser reparada por los soviéticos (Nueva Hora, 1980). Según La Prensa del 4/7/80, la Unión Soviética “…maneja su extorsión…(con)…el negocio de las turbinas”. “La Unión Soviética ganó la licitación internacional para la provisión de las turbinas con una oferta tan baja que era realmente de película.” Según el diario Convicción del 25/6/80, un funcionario del Ente Binacional Yacyretá afirmó que si hubieran sabido con antelación de las fallas técnicas de las turbinas rusas en Salto Grande, se hubiera tenido que excluir de la preclasificación a la empresa rusa Energomachiexport, que es la transnacional rusa proveedora de las turbinas y generadores en el consorcio integrado por la GIE de Italia y la Siemens de Alemania. Existen dos tipos fundamentales de turbinas: para presas con grandes caídas de agua, y para presas con bajas caídas de agua (como Paraná Medio). Tanto Rusia como EEUU, e incluso Argentina (Pescarmona) tienen tecnología como para fabricar cualquiera de los tipos de turbina. Las turbinas se hacen a pedido: se diseñan en función de las características de la obra. No existen turbinas comerciales, en serie, sino que se ajustan a condiciones muy específicas de trabajo. Cada turbina debe ser diseñada, en todos sus aspectos, para cada dique en particular. El problema fundamental de las turbinas reside en que son piezas de gran tamaño, que trabajan con grandes precisiones. A veces, el secreto de la turbina no reside tanto en la fabricación en sí, como en el montaje. Es lo que parece que ocurrió con las turbinas rusas de Salto Grande. Hubo problemas de diseño, y se excedieron en los límites de tolerancia. Las turbinas marcharon un tiempo y luego se rompieron (fuente de información reservada).

10. NAVEGACION.

A) Argumentos a favor

Menores costos.

El transporte por agua, es más barato que el terrestre. Su alarmante declinación en Argentina, puede explicarse “…a partir de una serie de factores negativos, tales como la frondosidad de reglamentaciones que desalientan a los armadores, y que a la postre encarecen artificialmente el sistema.” Un camión, en el trayecto de Chaco a Buenos Aires, resulta competitivo porque hace todo con una sola carta de porte, mientras que el transporte fluvial debe someterse a una serie de papeleos. Además, el mayor manipuleo de la mercadería, con sus consiguientes riesgos de averías, encarece el servicio y lo torna poco confiable. Otros problemas son:

• La cantidad de personal que se utiliza. En Argentina, para manejar un remolcador de 2.500 HP, se emplean 23 hombres, y en EEUU se utilizan 11 para un remolcador de 6.000 HP.

• Los exámenes para habilitación de baqueanos y capitanes de río: se les exigen conocimientos que no tienen nada que ver con la función que cumplen.

• El alto costo del practicaje para los buques de ultramar. Los costos de practicaje y remolque, son los más caros del mundo, a pesar de que los presta una empresa estatal (Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos, Director Nac. de Planeamiento de la Secretaría de Estado de Intereses Marítimos, l979).

Permitiría la navegación de ultramarinos

En períodos de creciente, los barcos de 21 pies de calado remontan el Paraná hasta Santa Fe. A Corrientes solamente llegan embarcaciones de 10 pies. En la zona de Apipé el calado está limitado en estiaje a 4 pies, pero entre Posadas y Puerto Iguazú se navega todo el año sin restricciones con 18 pies. Paraná Medio permitirá la navegación de ultramarinos y trenes de barcazas de hasta 21 pies de calado hacia el norte, hasta Corrientes. La esclusa de navegación del Cierre Sur o Chapetón, se dispondrá entre la isla Chapetón y la costa entrerriana, sobre el Riacho Zapata. Con el Proyecto Paraná Medio, mejorarán sustancialmente las condiciones de navegación aguas abajo de la presa. Al modificarse el régimen de sedimentación, Santa Fe tendrá permanentemente 20 pies al cero, “…lo que con el sistema de aguas medidas, asegurará profundidades efectivas de 27 y 28 pies” (Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos, l979).

“Los embalses en el Paraná Medio permitirán disponer un calado útil de 21 pies superior al doble del actual (10 pies) lo que directamente provocará un aumento enorme de la capacidad de transporte de los buques, reduciendo por lo tanto el costo de los fletes. Si bien el hecho de tener que esclusar los buques implica una demora, ésta se compensa prácticamente con las rectificaciones de la ruta de navegación en los embalses que tiene una reducción aproximada de 17 kms” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

B) Argumentos en contra

Efecto del oleaje.

Se puede esperar que el sistema actual que utiliza barcazas y remolcador de empuje con sistema de amarre convencional “… se vea afectado aproximadamente durante 2.000 horas en el año (22% del tiempo) como promedio; período que incluye el tiempo en que se generan olas de más de un (1) metro de altura en los dos embalses (Chapetón y Patí) y el tiempo de demora adicional que tiene el buque desde que sale de su ruta de navegación y es avisado con anticipación del temporal, hasta que retoma la misma, luego de refugiarse en las obras de resguardo que se construirán especialmente a tal fin. Si se tiene en cuenta que en la distancia de un viaje ‘redondo’ entre Barranqueras y Buenos Aires la zona de los embalses representa aproximadamente la mitad del recorrido, se puede esperar una demora adicional de tiempo de navegación respecto de la situación actual del 10%; que significaría, un costo adicional menor del 10% con ese sistema de navegación. Este sobrecosto no implica desechar el sistema con barcazas, el que deberá, eso sí, competir con otros a los que no afectará el oleaje en los embalses (buques autopropulsados y barcazas fluviomarítimas). Los propios transportistas fluviales determinarán la conveniencia de utilizar uno u otro sistema sabiendo con una anticipación de 10 años las modificaciones que se presentarán en la vía fluvial y teniendo en cuenta que el sistema menos rentable se puede utilizar a partir de ese lapso en tramos donde no haya problema de oleaje” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984)

“Las obras del Paraná Medio formarán dos lagos de un ancho promedio de 20 km y un largo total de alrededor de 600 km. En su superficie se formarán olas, por efecto de los vientos, que no permitirán la navegación segura de los trenes de barcazas que actualmente circulan por la zona…”

(Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos, l98l)

• Solución propuesta: cambiar los modelos de barco de toda la flota fluvial.

Oscilaciones de la central.

Las oscilaciones de la propia central, provocarán variaciones en el nivel del río, aguas abajo del cierre Chapetón, con incidencia particularmente en la navegación (Ing. Nicolai Malischev, asesor soviético, l979).

Ancho de las esclusas.

La reducción del ancho de las esclusas a 27 m, limita el acceso de ultramarinos a los que tengan un máximo de 24 m de manga. Tampoco podrán circular las grandes barcazas, que tienen más de 30 m de manga.

Soluciones propuestas:

• Hacer más anchas las esclusas.

• Aumentar el ancho de las esclusas a 33 m, similar al de las esclusas del Canal de Panamá, permitiendo así el paso de buques de hasta 30 m de manga. (Comisión Interprovincial de Apoyo a la Obra del Paraná Medio, l980)

• El Ing. Carmelo Soriano, refiriéndose a las relaciones entre la Hidrovía Paraná -Paraguay y la Represa del Paraná Medio, señaló especialmente “… que las esclusas deben tener como mínimo 36 metros de ancho”, y la necesidad de “… mantener en el río Paraná, entre Buenos Aires y Santa Fe, un calado mínimo hasta nuestro puerto y que sea compatible con el determinante del canal Mitre … ya que éste determina la carga máxima con que pueden salir los buques de ultramar”. (Ing. Carmelo Soriano, 1990).

– Objeción: aumenta el costo de las esclusas, y es antieconómico y peligroso.

.. Aumentar el ancho de las esclusas a 33 m, implica un aumento del costo de cada una del orden de los 100 millones de dólares. Además, los buques de 30 m de manga y eslora de 204 m, tienen 60.000 ton de porte bruto siempre que el calado sea de 13,70 m. Navegando con 6,40 m de calado máximo y el necesario apopamiento para mantener la o las hélices adecuadamente sumergidas, reducen su capacidad de carga a nada más que 20.000 toneladas.

.. “Su reducido calado y su elevado puntal y asiento harían sumamente peligrosa la maniobra de entrar y salir de las esclusas por su reducida maniobra a baja velocidad, y la acción del viento sobre su superestructura. Es bien conocido el hecho que el tráfico aguas abajo del río Paraná es de mayor volumen que el de aguas arriba.” “El puerto de Santa Fe, que no tiene limitaciones en cuanto a la manga de los buques, muestra su escaso movimiento debido a las limitaciones del calado…lo cual hace antieconómica la operación. La navegación hasta Barranqueras… por buques de alrededor de 60.000 toneladas de porte bruto a plena carga, con calados limitados a 6,40 m es de todo punto de vista antieconómica por su costo y su bajo rendimiento…y peligrosa por las dificultades de mantener un buen gobierno durante el pasaje de las esclusas” (Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos, l980 y l98l)

.. No todos los interesados en Paraná Medio estaban de acuerdo en cuanto a los costos. La Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio (1981), se preguntaba:

.. Construir las esclusas de 33 m, no exige una erogación adicional de 100 millones de dólares por cada una, sino solamente 10 millones. En una obra de 10.000 millones de costo, es irrisorio. Si se acepta la posibilidad de construir una segunda esclusa en el futuro, ¿porqué no se la construye ahora, que es mucho más barato y menos dificultoso?

b) Cambiar los modelos de barco de la flota fluvial.

• “Desde el punto de vista de la navegación, la gran importancia de las obras se deriva del hecho de que la cola del remanso del embalse Patí mantendrá en Corrientes y Barranqueras profundidades de 23 pies (7,0l5 m), lo cual hará posible el acceso de buques de hasta 21 pies…”. “Las reglas de la hidrodinámica aplicada determinan que para que los buques tengan el mínimo de resistencia al avance, en el seno del agua, compatible con su máxima velocidad y capacidad de carga (que es la que produce los ingresos de la empresa naviera), sus dimensiones deben tener relaciones que no pueden salir de un cierto campo de variación.”

“Fijada una dimensión, las demás quedan virtualmente fijadas, dentro de dicho campo.”

• “En el caso del Paraná Medio, el calado fijado… determina dos posibilidades: el uso de graneleros de ultramar normales o el de un nuevo diseño, el de barcazas fluviomarítimas, diseño generado por las necesidades de aumentar la capacidad de carga con calados reducidos”. “En el primer caso, el granelero de ultramar normal, tendrá en promedio las siguientes dimensiones: Eslora en flotación 117 m. Manga: 16,4 m. Calado: 6,40 m. Porte bruto: 6.000 ton. Velocidad: 14 nudos. En el segundo caso, llevando la relación eslora-manga a un valor máximo de 3,80 m para no sobrepasar los requerimientos de seguridad en la navegación en el mar, y asegurar sus condiciones marineras las barcazas fluvio-marítimas de máximo porte, con 6,40 m de calado tendrán las siguientes dimensiones aproximadas: Eslora en flotación 185 m. Manga: 24,50 m. Calado: 6,40 m. Porte Bruto: 20.000 ton. Velocidad: 14 nudos”. Este tipo de buque es el de máximo rendimiento, ya que reduce al mínimo el costo de la tonelada/ kilómetro transportada. Además, no impiden el tránsito por las esclusas de todo tipo de buques, siempre que tengan un calado máximo de 6,40 m y condiciones marineras para navegar los lagos de las presas.”

• “Los buques y barcazas fluviomarítimas…podrán utilizar el puerto de Barranqueras como puerto concentrador de cargas producidas en el NOA, NEA, Paraguay, Bolivia y el Mato Grosso, independizando toda su zona de influencia del uso del puerto de Buenos Aires para el transporte de las cargas al extranjero.” “Cuando el destino de tales cargas sea el Lejano Oriente, será económicamente rentable efectuar la transferencia de dichas cargas a buques de 100.000 toneladas de porte bruto, en el futuro puerto de Punta Médanos”. “Si en el futuro mediato hubiera necesidad de aumentar la capacidad de las esclusas, el proyecto…ha reservado el lugar para la construcción de una segunda esclusa, paralela a la incluída en el proyecto original.” (Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos, l980 y 1981)

• En caso de que solamente se construyera el cierre sur (Chapetón), estas barcazas remontarían el río hasta Corrientes o La Paz, para recoger las mercaderías, y conducirlas hasta el puerto de aguas profundas, a construir en el Atlántico.

– Objeciones: es más caro, y limita el transporte a un sólo tipo de barco.

.. Es más conveniente que el ultramarino remonte el río en busca de la carga, a que la carga baje en demanda de la nave. Además, se impide que armadores, exportadores y productores puedan elegir libremente el medio de transporte (barcaza o ultramarino) que estimen más conveniente. Se convalida con exclusividad el transporte barcacero (Comisión Coordinadora Interprovincial del Paraná Medio, l980)

.. En el país no existen las barcazas fluviomarítimas. Hay que construirlas expresamente, lo que no resulta ni práctico ni económico. En la práctica, significará otorgarles oficialmente el monopolio del transporte a partir del cierre sur, “…y no hace falta mucha suspicacia para prever los problemas que originará esta clase de monopolio”. Para cuando esté construido Paraná Medio, no habrá barcos que puedan entrar por esas esclusas (Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio, l98l).

Paraná Medio limita las posibilidades de la Hidrovía.

El Proyecto de la Hidrovía Paraguay-Paraná, no requiere de la construcción de Paraná Medio. Utiliza embarcaciones similares a las empleadas en la actualidad (trenes de barcazas). Por el contrario, la construcción de Paraná Medio con esclusas de 27 m de ancho, limita sus posibilidades. La concreción de la hidrovía solamente requiere “… mejorar numerosas instalaciones portuarias, dragar el Paraná con el fin de permitir el acceso de buques de gran porte sin inconvenientes hasta Santa Fe, y establecer nuevos sistemas rápidos de carga …”

“Japón y la Comunidad Económica Europea (CEE) anunciaron su interés en colocar entre 600 y 1.000 millones de dólares para financiarla…teniendo en cuenta la existencia de un cálculo de reintegro interno de entre un 23 a un 26,22%, según sea la forma en que se realice”.

También estarían interesados la República Popular China, los EEUU, y “…empresarios dedicados a la navegación fluvial y productores, especialmente agrícolas, que ven en el transporte naviero una forma económica de trasladar sus cosechas con destino a Europa y Asia…” (El Litoral, 23/7/90).

11. COMUNICACIONES TERRESTRES.

A) Argumentos a favor

Paraná Medio será un nudo carretero y ferroviario.

La Mesopotamia completará sus comunicaciones con el resto del país, mediante carreteras y vías férreas bitrocha que pasarán por el coronamiento de ambas presas, y por carreteras en las presas laterales. El Ferrocarril Urquiza llegará hasta el Puerto de Santa Fe. El sistema permitirá unir en forma directa a Brasil, Argentina, Bolivia y Chile.

B) Argumentos en contra

La unión ferrovial no está presupuestada.

“La obra no incluye la colocación de rieles ni el ‘enganche’ con la redes santafesina y entrerriana” (Ing. Ramoneda, l984).

12. RELOCALIZACION DE POBLACIONES.

A) Argumentos a favor: no se encontraron.

B) Argumentos en contra.

Inundación de la ciudad de La Paz.

Domingo Lamboglia, Intendente Municipal de la ciudad de La Paz (1984), refiriéndose al tema de las relocalizaciones, manifestó que “…lo único que hay en el Municipio es un plano que brinda un panorama, acerca de la zona de la ciudad que quedaría bajo el agua.” “Quedaría dividida en tres zonas, como consecuencia del desplazamiento de las aguas sobre un gran sector céntrico. Se nota…que la zona del puerto desaparecería totalmente, junto a un sector de edificaciones delimitadas por calle French y España, abarcando hacia el norte las edificaciones ubicadas sobre las calles Berutti, Larrea y San Loren zo, Brown, Belgrano. Se cubriría totalmente la zona de acceso al centro de la ciudad, con un espejo de agua que iría desde Brown, cubriendo toda la zona del Cabayú Cuatiá, la plazoleta de Barrio Estación; la calle continuación de Sáenz Peña, salida de la ciudad.” “Se deduce asimismo que se produciría la desaparición en forma prácticamente total del Barrio Estación. De esta forma la parte céntrica de la ciudad quedaría completamente aislada de la ruta provincial N° 1 y del Barrio Feria. Continuando el recorrido hacia la zona sur de la ciudad, el agua llegaría hasta la intersección de Brown y Berón de Astrada, cubriendo desde la calle Brown hacia el oeste, una superficie de hasta cinco manzanas completas” (Lamboglia, 1984).

• Soluciones propuestas: mudar parte de la ciudad, o construir defensas.

– Las inundaciones que provocará la obra, podrían determinar el traslado de la población de la parte baja de la ciudad entrerriana de La Paz a la parte alta de la misma. También se estudia como alternativa, la erección de alguna defensa mural (Ing. Aníbal Blanco, Presidente de AyE, l980).

Eliminación de la población isleña y costera.

Al desaparecer las selvas ribereñas, desaparecerán también los isleños. “Desaparecería una opción de vida” (Barbetti, l984).

¿Están contemplados dentro de los planes los aspectos legales, “…principalmente los relacionados con los montos indemnizatorios, reubicaciones de isleros, tenencia de propiedades en forma precaria y cesaciones temporarias de actividades productivas”? (Comisión Pro Mejoras de San Javier ante la Obra del Paraná Medio, l982)

“Hasta el presente no se tiene conocimiento si se ha contemplado la nueva radicación de todos los pobladores y/o habitantes que afectaría la obra de llevarse a cabo de acuerdo con lo previsto y que por cierto somos varios miles, ya que se incluye a los costeros y a toda la gente que vive en islas y que hasta el día de hoy más del 90% desconoce esta situación futura.” (Edgardo A. Brandemann, 1984).

• Solución propuesta: reubicación.

– Con respecto a los pobladores de las islas: “Especial sensibilidad debe ponerse en resolver los problemas de la reubicación de esos pobladores, recomendándose las siguientes medidas: proveerlos de viviendas adecuadas, posibilidad de continuar con sus ocupaciones habituales, de darles trabajo en la construcción de las obras o dedicarse a otras. Esto se conseguirá cediéndoles lotes de tierra, indemnizándolos por los perjuicios ocasionados; estableciendo cooperativas de pescadores y concediéndoles créditos liberales para compra de embarcaciones, aparejos de pesca y para la construcción de cámaras frigoríficas que les permita la conservación y defensa de su producción. También habrá que contemplar los aspectos educacionales y sanitarios, etc”.

– “Estos problemas…no pueden esgrimirse demagógicamente para desacreditar las obras. Los problemas sociales que se originarán deben ser resueltos por las autoridades, pero se puede afirmar que son de reducida magnitud y relativamente fáciles de resolver, dada la escasa población de las islas y zonas inundables. Tenemos la experiencia de cómo se están resolviendo en Salto Grande, donde tienen mayor magnitud, pues la obra obliga a trasladar a los habitantes de dos poblaciones como Federación y Santa Ana, que se están reconstruyendo planificadamente en otro lugar. Se esgrime con tan mala fe esta cuestión, que se oculta la constante zozobra e inestabilidad a que están sometidos esos pobladores a causa de las periódicas crecientes que inundan las islas y costas bajas, obligándolos a trasladarse y a sufrir toda clase de trastornos, además de los daños que experimentan su ganado, sembrados, viviendas, etc. Las grandes represas a construir terminarán precisamente con esas vicisitudes y crearán fuentes de trabajo abundantes en el campo, en las ciudades y el mismo río y contribuirán a transformar las condiciones de vida y trabajo de esos sufridos pobladores” (Ojeda, 1977, pág. 74). (Sobre las obras en Federación y Santa Ana, los resultados están a la vista, y no eran tan sencillos y brillantes como pensaba Ojeda).

– En 1982, la Comisión Pro Mejoras de San Javier ante la Obra del Paraná Medio, solicitaba que se den a conocer los lugares de los nuevos asientos poblacionales, “…para…que sean las propias comunidades las que participen activamente en la formación de las distintas infraestructuras y recuperen en parte con estos beneficios las pérdidas que deberán soportar en otros aspectos”, y solicitaba que “…se contemple la posibilidad de dotar a San Javier de instalaciones portuarias aptas para barcos de gran calado…”

13. ENFERMEDADES.

A) Argumentos a favor

Esquistosomiasis: peligro relativo.

“El peligro de aparición de la esquistosomiasis no está relacionado directamente con la creación del embalse en el río Paraná Medio, ya que una vez formado el embalse el área de la biocenosis, a través de la cual pueden penetrar tanto el parásito como los moluscos hospedadores, disminuirá considerablemente”.

“La aparición potencial…está relacionada con el problema de la penetración del parásito a la Argentina y con el complejo de medidas destinadas a la prevención de dicho fenómeno” (Dr. Nicolai Smirnov, miembro de la Acad. de Cs. de la URSS. En AyE, l984).

El caracol huésped de la esquistosomiasis existe en las provincias del Litoral, pero no está infestado (Dr. Wladimir Lobato Paraense, Director del Dpto. de Malacología del Inst. Oswaldo Cruz de R. de Janeiro (En AyE, l984).

El Dr. Edgardo Borda (Dir. Centro Nacional de Parasitología de la Univ. Nac. del Nordeste) intentó experimentalmente infectar caracoles del área del Paraná Medio con el parásito existente en la misma especie en Brasil, con resultados negativos (AyE, l984).

B) Argumentos en contra

Esquistosomiasis: peligro latente.

Es “…un grupo de enfermedades producidas por tres especies muy relacionadas de trematodos digenéticos (un tipo de parásitos). Estos habitan en el aparato circulatorio del hombre y animales que viven en zonas tropicales y subtropicales. Los órganos y tejidos más frecuentemente afectados son el colon, vejiga urinaria, hígado, pulmones y sistema nervioso central. Los síntomas más graves se presentan de 30 a 70 días después de la exposición, cuando ya las larvas se han transformado en machos y hembras adultos y han puesto huevos.

Ellos son: fiebre alta, escalofríos, tos, urticaria, dolor abdominal, diarrea, y en ocasiones, melena (hemorragia digestiva). Es quizás la más importante de las enfermedades producidas por helmintos (gusanos) debido a su distribución mundial y a las grandes alteraciones patológicas que produce el parásito. Se cree que unos 150 millones de personas están afectadas por la enfermedad en tanto que las medidas de control han sido relativamente infructuosas”.

“Su persistencia depende de la distribución del excremento humano en agua dulce, la presencia de caracoles huéspedes y la exposición de personas al agua infestada. La enfermedad es contraída por las personas al lavar la ropa, bañarse, vadear o trabajar con agua contaminada. El mejor ataque contra la enfermedad es la prevención.” (Harrison, “Medicina Interna”. Extractado por El Litoral, 7/8/83).

En Brasil, en zonas vecinas a nuestro país, las especies de caracol están infectadas por el Schistosoma mansoni, transmisor de la esquistosomiasis (AyE, l984), que afecta a millones de personas. En nuestro país, es una amenaza potencial. En Yacyretá ya fue detectada en algunos obreros del lago paraguayo. Sobre este tema se guarda un gran silencio (Jorge Cappato, l983b).

Esquistosomiasis: inevitablemente ligada a las operaciones diarias de embalse-desembalse, y al represamiento.

“Las represas se hacen con finalidades de riego, de obtención de electricidad o para atenuar las crecientes. Lo que sucede, es que es imposible cumplir todas esas finali dades y al mismo tiempo mantener el ritmo natural. Entonces es inevitable impedir que alrededor de toda represa, río arriba o río abajo, quede una franja muerta, porque las subidas y bajadas de nivel van a ser arbitrarias, no están coordinadas con las estaciones. Los organismos no pueden advertir cuándo va a venir la creciente o la bajante. Se empiezan entonces a morir primero las plantas mayores, los árboles, los arbustos y finalmente queda una extensión de barro, llena de materia orgánica en putrefacción y lo único que puede vivir son seres de ciclo muy corto y que aguantan las fluctuaciones de temperatura, porque generalmente son de poca profundidad y de día con el sol el agua se calienta y de noche se enfría. ¿Y cuáles son esos organismos?: algas microscópicas, algunos gusanos, algunos insectos y algunos caracoles. Los caracoles se comen las algas y se reproducen en cantidad porque tienen toda la comida que quieren al no tener controles (los peces o los pájaros) y esa reproducción se hace en forma explosiva. De allí surge el problema de la enfermedad llamada esquistosomiasis”.

“Se dice que se tomarán todas las precauciones necesarias, pero me temo que matar a todos los caracoles o una cantidad razonable e impedir que la gente tire aguas servidas a los ríos son dos cosas casi imposibles de lograr.”

“Con relación a Paraná Medio, con su construcción desaparecerán para siempre una serie de islas, y las orillas, y entonces queda una especie de capa de agua rodeada de cemento y toda la vida que allí había, toda la historia, todo eso se termina y no se puede recuperar más” (Barbetti, l983b).

Soluciones propuestas:

a) Tratarla con medicamentos.

• Existen medicamentos de amplia difusión en Brasil, con muy buenos resultados para el tratamiento de la enfermedad. (AyE, l984)

b) Utilizar enemigos naturales del huésped.

• El vector de la esquistosomiasis es la Bionphalaria sp., un caracol. Se está haciendo el estudio de otro planorbídeo, la Marisa sp., que ataca a la Bionphalaria. “De modo que para controlarlo no intentamos matar a todos los caracoles -lo cual produciría alteraciones en la cadena biológica- sino a través de una vía específica y natural. Existen caracoles en la zona.

El esquistosoma está. Pero, justamente, la cría de la Marisa podría constituir un eficaz control biológico de la Bionphalaria. En consecuencia, lejos de ser una palabra prohibida la esquistosomiasis es una de las enfermedades que se encuentran en estudio en el Proyecto Paraná Medio, tanto como el paludismo y otras más” (Prof. Irma Palavecino, l983b).

c) Prevención.

• Establecer un “Programa de vigilancia epidemiológica y de control de la esquistosomiasis” (AyE, 1984).

d) Métodos combinados.

• “La Comisión de Estudio del Museo Argentino de Ciencias Naturales…recomienda las siguientes medidas: controlar el camalotal que es el ‘hábitat’ del caracol vector, lo cual puede hacerse con medios mecánicos o medios biológicos (herbicidas) aplicados principalmente en los lugares de generación del camalote. Promover el estudio de la lucha biológica o química contra los caracoles vectores. En Brasil han hallado caracoles que comen los desoves de los caracoles vectores del Schistosoma mansoni, agente productor de la enfermedad, y en Africa y otras regiones se utilizan molusquicidas con buenos resultados. Además se recomienda adoptar otras medidas sanitarias e higiénicas de carácter preventivo” (Ojeda, 1977, pág. 72).

Otras enfermedades.

Entre las enfermedades que pueden propagarse, además de la esquistosomiasis, están el Chagas, malaria y fiebre amarilla.

“Las represas amenazan a numerosas especies, mientras que ayudan a otras a reproducirse, como a los mosquitos. Se culpa a estos proyectos hidráulicos del aumento de la incidencia de la esquistosomiasis y del paludismo” (Capatto, l985).

14. PROTECCION CONTRA LAS CRECIENTES.

A) Argumentos a favor.

Paraná Medio detiene las crecientes.

“Preservará la explotación plena de Las Lechiguanas y del Delta, defendiéndolas de las inundaciones” (Ojeda, 1977, pág. 9)

La presa lateral de margen derecha, protegerá la costa santafesina de las crecientes extraordinarias.

Paraná Medio, con sus dos cierres, no solamente puede servir de protección contra las crecientes, sino también contra las bajantes extraordinarias, por los volúmenes de agua acumulados. También sirve de protección contra cualquier accidente (casual o intencional) que pueda ocurrir en la Alta Cuenca (Dra. Laura de Segado e Ing. Carmelo Soriano, 1989)

No lo afectan otras represas.

Paraná Medio no requiere compatibilización con Yacyretá o Corpus, porque está muy alejado. Además, a partir de la confluencia con el Paraguay, el Paraná acentúa sus características de río de llanura, con un enorme cauce que en época inundable adquiere un ancho de 20 km. Por ello, las variaciones horarias o diarias que las centrales futuras produzcan en el norte, incidirán en mínima proporción (Ing. Mario Beretta, l979).

B) Argumentos en contra.

Las represas no generan ni detienen crecientes extraordinarias. Refiriéndose al régimen de crecidas del Paraná, expresó la Asociación de Ingenieros de Recursos Hídricos de Santa Fe (l983):

• Para Corrientes, existen 80 años de registro diario de niveles del río. Se observan crecidas todos los años, con picos entre 16.000 y 45.000 m3/s.

• Las dos terceras partes de esos picos de crecida, (53 años) superaron los 25.000 m3/s, descarga a partir de la cual se estima que comienzan las inundaciones que producen daños significativas.

• Los registros de Puerto Iguazú (69 años), Posadas (78 años), Goya (82 años), Paraná (82 años), Santa Fe (78 años) y Rosario (94 años) muestran que las crecidas extraordinarias se produjeron regionalmente en 1905, 1912, 1929, 1961, l966, etc. Estos registros son suficientemente representativos del comportamiento del Sistema del Paraná, indicando que crecidas similares o superiores a la de 1905 se presentarán durante la vida útil de las obras que se proyecten.

“Hasta ahora las crecidas han tenido un origen principalmente natural…”, pero el hombre a través de su manipulación del ambiente, puede crear condiciones que incrementen las situaciones hidrológicas naturalmente extremas. Por ejemplo, mediante la tala indiscriminada de bosques, que se realiza en todos los países de la Cuenca del Plata. Pueden generarse ondas de crecida por la rotura de presas, “…evento que tiene una probabilidad ínfima de ocurrencia por los coeficientes de seguridad…” y por las operaciones de los niveles de embalse. No obstante, existen estudios que permiten seleccionar esquemas de obras de cierre y normas de operaciones de embalse, “…capaces de minimizar los daños de las inundaciones incrementando, por lo tanto, la factibilidad socio-económica de los proyectos”.

“La existencia de presas sobre los diferentes afluentes y sobre el curso principal del Río Paraná aumenta en alguna medida la posibilidad de llegada simultánea de crecidas originadas en las distintas subcuencas del río…” y por otro lado “…provocan cierta disminución en los picos”.(Asociación de Ingenieros de Recursos Hídricos de Santa Fe, l983)

“En general los embalses provocan alteraciones en el régimen de escurrimiento natural de los ríos; sin embargo es erróneo considerar que los mismos son capaces de generar o atenuar por sí solos una crecida de la magnitud de la registrada en 1905 o la actual.”

“De todos modos, en el caso específico de las presas construidas en territorio brasileño es lógico pensar que su existencia aumenta en alguna medida la posibilidad de llegada simultánea de crecidas originadas en las distintas subcuencas del río, aunque por otro lado, también incrementa la capacidad de almacenamiento en tránsito y por lo tanto provoca cierta disminución en los picos. En síntesis, la existencia de las presas brasileñas no constituye en sí mismo un factor determinante de los daños que están causando estas inundaciones” (Ing. Mario Barletta, l983b)

“Los ingenieros especialistas dicen que las grandes crecientes no pueden ser controladas técnica, ni económicamente y los estiajes pueden ser regulados en no más de un 5 por ciento.”

Además, conviene preguntarse por “…la inconveniencia económica de ese control, en el caso que pudiese ser realizado”, es decir, “…analizar hasta dónde puede convenir empeñarse en realizarlo para el caso de las grandes inundaciones, pues éstas se producen como una necesidad de la tierra difícilmente compensable por el uso de abonos u otros compensadores” (Ing. José L. Milia, l979)

En lo que hace a la regulación del Paraná, todas las represas proyectadas (Corpus, Yacyretá, Paraná Medio) no pueden regularlo. Sólo hipotéticamente se hubiera podido realizar una relativa regulación mediante un proyecto de Corpus sobreelevado a una cota mucho más alta que la que tiene (Ing. Roberto Gioria, l983b)

Soluciones propuestas:

a) Hacer otro cierre en el delta.

• Proyecto Paraná Medio Inferior, con un tercer cierre frente a la ciudad de San Lorenzo. Según la Comisión Santafesina de Apoyo al Paraná Medio (1987) esta obra “…eliminaría totalmente el desastre que causan las crecidas extraordinarias del Paraná .”

b) Represar el sistema del Iberá.

• El Secretario de Recursos Hídricos, Ismael Mata, anunció que a la brevedad se ejecutará el estudio de factibilidad técnico-económico-financiero y el proyecto final del Sistema del Iberá. Estos estudios permitirán evaluar la incidencia económica de la transferencia de caudales excedentes hacia el Iberá, en relación con las obras del Paraná Medio (Cierre sur).

En caso de ser adoptado Iberá Embalse como solución, su mayor relevancia estaría en el redimensionamiento de los vertederos y sistemas de defensa previstos para las márgenes del Paraná, “…como consecuencia de la garantía de escurrimiento de caudales controlados, e inferiores a los naturales de inundación” (Ismael Mata, 1989)

– Objeciones: las inundaciones integran el comportamiento del ecosistema.

• “Yo desearía que continuaran las inundaciones porque es la manera de conservar todo el sistema dentro de sus características” (Dr. Ramón Margalef, l98l).

Inundación por daño en las defensas.

Durante las grandes tormentas, se formarán oleajes muy intensos, que pueden llegar a dañar las defensas laterales y quizás a los diques frontales.

• Solución propuesta: reforzar el murallón lateral.

– Presa lateral de margen derecha. En marzo de l980, se llamó a licitación para la construcción mediante refulado de un terraplén de pruebas en la zona de islas, para obtener información detallada sobre el comportamiento del suelo de fundación e investigar los métodos constructivos.

– Se construyó en las inmediaciones de Cayastá, en un brazo paralelo al San Javier. Tenía 563 m de largo, 299 m de ancho y 17 m de altura en el coronamiento. Se lo dividió en dos zonas de distintas secciones transversales desarrollándose para cada una, un método constructivo diferente: refulado libre en la primera, y refulado contenido (el sistema elegido para construir la presa lateral) en la segunda.

– Objeción: el terraplén de prueba, no prueba nada.

.. Refiriéndose al terraplén de prueba, dijo el Ing. Manuel Vasallo, consultor privado del MOP correntino: Estos terraplenes “…no prueban nada.” “Fueron hechos paralelamente a la correntada del agua…y además…como no constituyen un recinto, nunca fueron cargados con veinte metros de altura de agua.” “Por lo tanto es una fantasía hablar de prueba. Lo que se hizo es un ensayo de un terraplén vial sobre un lecho” (Vittori, l982).

15. RECUPERACION DE TIERRAS BAJAS.

A) Argumentos a favor

Recuperación del “Bajo del Saladillo”.

En la Provincia de Santa Fe, drenando las aguas de lluvia hacia canales colectores, es posible recuperar las tierras bajas situadas en la zona de los Saladillos, entre la Ruta Provincial N° 1 y la Ruta Nacional N° 11. Son entre 300.000 y 500.000 ha (AyE, diversos documentos), que con un sistema integrado con control de inundaciones y riego, pueden volcarse para la producción de alimentos. Sin embargo, no hay acuerdo en las cifras, que fueron muy exageradas. En 1982, el Gobernador de Santa Fe, Farm. Roberto Casís, dijo que eran 700.000 ha, y lo mismo indicó en 1990 el Presidente del Movimiento de Empresarios Justicialistas, Ing. Edgardo Hernández, al término de una entrevista con el Presidente Menem.

“El área de influencia del futuro embalse del Cierre Sur Chapetón presenta como característica sobresaliente la presencia de una ribera deprimida sobre la margen derecha que va acompañada por extensas zonas continentales en idéntica situación. Es exactamente esta zona, denominada cuenca de los arroyos Saladillos (que incluye el denominado albardón costero y los extensos bajos aledaños a ellos), la que sufre periódicamente el efecto desvastador de las inundaciones, producto de los desbordes del río Paraná. Esta extensa cuenca, que posee una superficie superior al millón de hectáreas, tiene una producción netamente ganadera (95% de su superficie) de utilización extensiva.”

“La orientación actual no es producto del capricho de los productores, sino motivada por el condicionante generado por los anegamientos, inundaciones, suelos con restricciones para la producción agrícola de secano, niveles freáticos altos, condicionantes climáticas, restricciones difíciles de vencer de no existir una intervención planificada que contemple soluciones integrales. La construcción del Proyecto Paraná Medio Chapetón permitirá, sin más que la implantación de sus obras, eliminar ciertos condicionantes y favorecer la realización de obras secundarias necesarias para potenciar esos efectos, y el canal de pie de presa evitará la irrupción sobre tierra santafesina de ingentes masas líquidas provenientes del río Paraná, que generan pérdidas en la producción y en el patrimonio de los productores; a su vez, aislarán la zona del albardón litoral del efecto nocivo del ascenso freático producido por las fluctuaciones del nivel de base (río Paraná). La rectificación y acondicionamiento del curso del arroyo Saladillo Dulce permitirán la descarga de obras de drenaje superficial y profundo necesarias para lograr una potenciación de los recursos en beneficio de la población, obras éstas imposibles de realizar en la actualidad, de no existir la citada rectificación.” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984)

B) Argumentos en contra.

Paraná Medio inunda tierras en producción. La presa creará un embalse de cota 29, es decir, unos 15 metros más que el nivel normal del río Paraná en esa zona.

“Tal como está concebido en estos momentos el cierre sur Chapetón, desaparecerán bajo las aguas unas 400.000 hectáreas de islas, con su diversidad de lagunas, bañados y riachos, pertenecientes en gran proporción a la provincia de Santa Fe, que serían previamente desmontadas, desapareciendo de este modo y para siempre un ecosistema único en el mundo.” (Cappato, l984)

“Inicialmente, con el Cierre Chapetón, la obra afectará una superficie de 760.000 hectáreas -una extensión de más de 260 kilómetros, con un ancho promedio de unos 25 km-, en el tramo del río Paraná ubicado entre las ciudades de Reconquista y Santa Fe, más precisamente desde los 29 grados 20 minutos hasta los 31 grados 30 minutos.”

“El proyecto definitivo se complementa con el Cierre Norte (Patí) y el Cierre Sur, lo cual lleva su extensión a más de 600 kilómetros, entre los 27 grados 40 minutos y 33 grados de latitud sur, dejando sumergida la parte ecológica y biológicamente más rica y productiva de la cuenca” (Cappato, l985).

“Esos campos que muchas veces surgen, de pastoreo, tienen una productividad de forraje mayor que cualquier otro en el planeta. Los valles inundables de los ríos y los estuarios son las áreas del planeta con mayor productividad por unidad de vegetal y de animal” (Barbetti, l983b).

“Algunos dicen que…las islas y costas son inundables, valen poco. No tienen en cuenta que las inundaciones son temporarias y renuevan la productividad de los suelos.” “Las napas subterráneas y el drenaje de los suelos serían trastornados, creándose pantanos y salitrales en importantes áreas de cultivo, ganaderas, y en áreas de importancia para la conservación de la naturaleza. La pérdida de tierras…supera al área supuestamente “ganable” mediante el riego” (Barbetti, l984).

La presa lateral del Cierre Chapetón, nace en la isla del mismo nombre, “…y por espacio de 234 km se acerca a la localidad de Romang (arroyo El Gusano) todo en nuestra provincia de Santa Fe. El terraplén del primer tramo de esta presa corre por zonas de islas hasta pasar Helvecia (paraje El Laurel) siendo el de mayor altitud con un promedio aproximado de 18,50 m y el de mayor base y riesgo, continuando luego por el albardón costero unos 195 km hasta El Gusano, con alturas promedio de 9,50 y 3,00 m en su tramo final. Este segundo tramo en El Laurel sube a tierra firme y se va abriendo paulatinamente sobre terrenos altos hasta tener la mayor anchura en Colonia Teresa esto es a 90 km aproximadamente al norte de El Laurel y continúa con esas características hasta el final del embalse en El Gusano. A través de estos 195 km aproximados van quedando ‘adentro’ del embalse, a excepción de las plantas urbanas de San Javier y Alejandra para lo cual el terraplén hace fuertes entradas a zonas de islas, casi todas las mejores tierras con que se dispone en el albardón costero, con todos los establecimientos arroceros con sus costosísimas instalaciones, con la mayoría de la infraestructura de los asentamientos ganaderos, con todas las explotaciones algodoneras, todas las escuelas rurales, destacamentos policiales, teléfonos públicos, electrificación rural, toda la ruta provincial N° 1 de El Laurel a El Gusano que tiene recientemente pavimentado el tramo de San Javier a Alejandra y en ejecución el tramo Alejandra-Romang y toda otra propiedad menor que existe a la vera de la ruta y que en conjunto conforman mucho o poco (de acuerdo con el ojo con que se lo mire) de lo que se tiene en la extensa zona formada a fuerza de grandes sacrificios de sus pobladores, de un lugar que poco o ningún interés recibió del Estado en su historia para su desarrollo”.

“Para mejor ilustración, merece citarse que el albardón de referencia afectado es una franja ‘paralela’ al río San Javier y zonas bajas de islas donde éste se retira, que tiene un ancho promedio de aproximadamente 1.500 a 2.000 m por un largo de unos 180 km con las mejores tierras de toda el área de influencia del proyecto en la provincia y con unos 130 km de extensión que jamás fue alcanzado por creciente alguna…dada su excepcional altura”.

“Fue y es común escuchar apreciaciones en especial de algunos técnicos de la empresa, como argumento, de que la presa lateral lleva este trazado por razones de seguridad y economía, lo que es falso ya que el primer tramo es el más alto y riesgoso y va curiosamente por islas sin afectar tierras o instalaciones. Tampoco vale afirmar que se lo ‘abre’ para obtener mayor volumen de agua a embalsar ya que el simple cálculo indica que sería un ínfimo porcentaje que se le restaría al volumen total de la presa, cuando sus aguas se encuentren a máximo nivel, que no incidiría en absoluto en el rendimiento hidroeléctrico de ella”.

El Proyecto Paraná Medio no es garantía contra las inundaciones aguas abajo de la presa frontal. Para la ciudad de Santa Fe, la situación será prácticamente la misma, “…ya que una crecida se vería disminuida en tiempo y atenuada mientras no lleve el nivel represado al máximo, y no obligue a liberar los excesos, que si la crecida es prolongada justamente como las que terminan de acontecer, una vez llena la presa causarían idénticos efectos devastadores” (Edgardo A. Brandemann, 1984).

Soluciones propuestas:

a) Cambiar la traza.

• No es necesario llevar el terraplén de la presa totalmente a zona de islas. Una posibilidad más fácil y económica sería “…correrlo hacia las costas (hacia el este) sin necesidad de trazarlo totalmente en islas, lugar donde aparecería como costoso. Con un trazado en este lugar casi no afectaría en demasía a sus habitantes ni a sus estructuras y/o posesiones” (Edgardo A. Brandemann, 1984)

• En diciembre de 1984, el Centro de Protección a la Natura leza de Santa Fe, elevó a la Gerencia Proyecto Paraná Medio un documento proponiendo un cambio en la traza.

Concretamente, planteaban:

– “Estudiar la modificación de la ubicación de la presa lateral, que actualmente sale de la isla Chapetón en un ángulo de unos 45 grados respecto del eje del río, hasta alcanzar la costa santafesina y de allí hacia el norte casi paralela a la ruta provincial N° 1”. “Si esta traza se mantuviera ajustada a una línea paralela al cauce principal, de unos 30 kilómetros de ancho, sólo quedarían sumergidas algunas islas en el interior del cauce, dejando libre de inundación una faja de entre 10 y 25 km de ancho, que es la zona de islas propiamente dicha o de desbordes.”

– ” Esto es técnicamente factible ya que la traza actual, a nivel de Proyecto Ejecutivo tiene un recorrido de aproximadamente 65 km por islas, desde la presa frontal hasta El Laurel; restarían efectuar los estudios geotécnicos complementarios para la fundación de la nueva traza.”

– “En condiciones naturales y cuando el caudal del río Paraná está en su promedio histórico de 16.000 metros cúbicos por segundo, esta zona de islas transporta alrededor del 5 por ciento de dicho caudal, el cual debería ser asegurado para mantener en funcionamiento al río San Javier y demás ríos, riachos y arroyos.”

– “Esta disminución de agua en los ejes de turbinas significará una pérdida de energía, pero ésta sería menor a un 5 por ciento.”

– “De este modo, el agua que normalmente pasaba por las islas será derivada en gran parte por el embalse y verdaderamente se recuperarían las islas que hoy son inundables.”

Las ventajas, serían:

1. Preservación de una importante porción del medio ambiente en sus condiciones actuales.

2. Disminución de la longitud de la presa lateral en unos 20 km en la zona cercana al cierre frontal.

3. Explotación de las islas para pasturas, tal como se lo efectúa actualmente.

4. Aprovechamiento de las reservas faunísticas e ictícolas en forma racional.

5. Recuperación de más de 300.000 hectáreas de islas, que quedarían protegidas de las inundaciones.

6. Disminución del oleaje y posibilidad de navegación por barcos de menor tamaño e inclusive trenes de barcazas.

7. Aumento de velocidad del agua en el embalse, con lo que disminuiría la colmatación y se incrementaría la vida útil de la obra.

8. Disminución de costos al no tener que desmontar la zona de islas.

9. Disminución de efectos nocivos aguas abajo al no producirse variaciones diarias importantes.

10. Se elimina la necesidad de construir el canal lateral para captación de las aguas de lluvia de la cuenca oeste del río San Javier y las aguas de filtración de la presa lateral y con ello también el riesgo que significarían no poder captar con el canal todas las aguas de filtración produciendo una elevación en el nivel freático hacia el oeste de la Ruta Provincial N° 1.

11. Disminución de procesos de descomposición anaeróbica de materia orgánica, vegetal fundamentalmente, al quedar la mayor parte de la misma fuera del embalse.” (Cappato, l984).

– Objeciones: disminuye la producción de energía y aumentan algunos costos.

.. Las desventajas del proyecto de cambio de traza propuesto por el Centro de Protección de la Naturaleza (según lo planteado por dicha institución), serían:

.. 1) Disminución de energía en menos de un 5%.

.. 2) Al disminuir el volumen de embalse, disminución de la atenuación de crecidas.

.. 3) La disminución del volumen de agua a embalsar disminuye la capacidad de producir picos diarios de energía.

.. 4) Aumento del nivel de las curvas de remanso, incrementándose algunas afectaciones.

.. 5) Se deberán construir obras para derivar y controlar el flujo desde el embalse hacia el río

San Javier y zonas de islas.

.. 6) Mayor movimiento de suelos, para lograr la cota de coronamiento de zonas de islas” (Cappato, l984).

.. El Centro de Protección de la Naturaleza consideraba poco significativas las desventajas en relación a los beneficios. La modificación propuesta fue aceptada por Agua y Energía con posterioridad a la presentación del Proyecto Ejecutivo (1984), y se trabajaba en ella en momentos en que se resolvió suspender la obra.

b) Indemnizar.

• Elaborar un convenio con el gobierno nacional y las provincias afectadas en torno de los daños emergentes y lucros cesantes que ocasionará la obra (Consejo de Gobierno de la Comisión Coordinadora Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio, l982).

– Objeción: no hay acuerdo en los montos ni superficies.

.. Refiriéndose a lo tratado en la V Reunión del Comité Coordinador Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio (Corrientes, febrero de l982), escribió el enviado especial del diario El Litoral, de Santa Fe: “Otro punto clave en el que la delegación santafesina no estuvo feliz fue el concerniente a las recomendaciones que se leyeron al comité de gobierno interprovincial con el objeto de ser incorporadas al convenio que las provincias tramitarán con el gobierno nacional. Prevén aspectos de orden jurídico y económico y fueron vivamente apoyadas por Corrientes y Entre Ríos, que efectuaron lúcidas exposiciones sobre el particular. En ellas sostuvieron la necesidad de salvaguardar los derechos de las provincias por daños derivados de la construcción de Paraná Medio. En tal sentido se propuso que la Nación retribuya ‘los daños emergentes y lucros cesantes, públicos y privados originados por la afectación directa e indirecta del embalse en sus territorios y que se determinarán en cada caso por acuerdo de las partes en la medida que avancen los estudios del proyecto’. El borrador del anteproyecto contempla de igual modo la retribución que la Nación debería hacer a las provincias por el lucro cesante provocado por la privación del poder impositivo en el área a expropiarse por la obra. Esta proposición fue rechazada por Santa Fe y el Chaco, en tanto que con relación a la anterior, ambas provincias limitaron la solicitud de los resarcimientos al daño provocado en las tierras privadas. El gobernador Casís puso énfasis en que la entrega de las tierras públicas sin retribución alguna es el gran aporte que las provincias deben realizar al proyecto. Y en cuanto a las tierras privadas señaló que los estudios de Agua y Energía ya tienen previstas las indemnizaciones. Los delegados correntinos le explicaron que las previsiones del ente nacional no se corresponden con estudios llevados a cabo a nivel provincial. Pusieron como ejemplo las estimaciones sobre la superficie que va a inundarse en Corrientes. De acuerdo con Agua y Energía estarían en el orden de las 163.140 hectáreas en tanto que los organismos técnicos provinciales prevén que el número puede extenderse hasta las 500.000 hectáreas.”

“El Sr. Casís entiende y así lo expresó, que debe plantearse como prioridad la defensa de la obra y que estas ‘cuestiones secundarias’ deben considerarse después, cuando la obra está en marcha.” (Vittori, l982)

.. Sobre el tema de las indemnizaciones, dijo en l984 el entonces Subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación: “De ninguna manera el Paraná Medio significa que se vayan a hacer cosas inconsultas y lógicamente, el proyecto tendrá que contar con la conformidad de las provincias en cuyos territorios se asentaría la obra.” Pero, con respecto a las regalías, están definidas por ley y en consecuencia ese punto no es negociable (Ciruzzi, 1984).

Promueve la especulación inmobiliaria.

Al poco tiempo de conocerse las tratativas para la realización del Paraná Medio, se hicieron presentes los testaferros interesados en comprar tierras para la especulación. En Entre Ríos, por ejemplo, se notó la actividad de Golinsky (profilácticos “Camaleón”), vinculado al aparato financiero del PC, que compró 2.100 ha en una sola operación, en las proximidades del área de la represa (Nueva Hora, l979).

• Solución propuesta: declarar de interés público y expropiar.

– “Habría que declarar de interés público, sujeta a expropiación…para evitar la especulación de tierras, una franja de 100 km de ancho de cada lado, a lo largo de ambas márgenes del Paraná. Estas tierras a disposición del Estado constituirían la primera parte del fondo mencionado y deberían destinarse a crear granjas cooperativas, especie de inmensas ‘fábricas de alimentos’, para la producción avícola, hortícola, frutícola, de leguminosas, etc., dotadas de electrificación y mecanización, de riego, fertilizantes, etc”.

– “Se comenzará así a resolver los problemas de la ubicación de los campesinos sin tierra y del incremento de la producción y se evitará que se repita la desenfrenada especulación con las tierras que tiene lugar en la zona en la que se construye Itaipú, donde importantes empresas brasileñas y extranjeras compran grandes extensiones de tierra en Brasil y Paraguay con fines especulativos. Así avanza la ‘invasión silenciosa’ en Paraguay, donde acompañando a los grandes propietarios brasileños penetra el idioma portugués y el cruzeiro” (Ojeda, 1977, pág. 50).

La amenaza del cambio de cota.

En octubre de l980, para ganar un 10% en la producción de energía, se decidió cambiar la cota de inundación del proyecto, subiéndola de 28 a 29 metros, y condenando varios miles de hectáreas en Santa Fe, norte de Entre Ríos y la zona de Esquina, Corrientes, a ser inundadas. Para tener idea de la magnitud del cambio de cota, hay que tener en cuenta que la creciente más grave (1905), prácticamente repetida en 1966, solamente alcanzó la cota 28 m. ¿Existen garantías de que, en el futuro, por razones operativas no se eleve la cota a los 30 o 31 m, considerados como margen de seguridad en el proyecto?.

El “Bajo del Saladillo” no podrá recuperarse.

Al oeste del albardón paralelo al Río San Javier “…están los terrenos anegadizos dominados por los Saladillos con tierras totalmente inaptas para cualquier tipo de cultivos o agricultura común, con espartillares, juncales, totorales, etc. donde si bien quizás sea posible alguna recuperación de suelos no se cree que lo fuera antes de uno o dos siglos o cuando la población de nuestro país sea tan voluminosa que obligue a recurrir forzosamente a todo lo que se disponga porque el altísimo costo que demandaría realizar lavados de suelos, acondicionamientos tendientes a lograr alguna fertilidad rentable y de cuestionable posibilidad por contar el suelo con capas arcillosas profundas y semiprofundas que no permiten drenaje alguno; no está al alcance por ahora ni por mucho tiempo de empresa agrícola alguna por eficiente que fuera, ni aún por parte del Estado y para esto bien vale traer a la memoria lo que ocurrió en El Impenetrable.” “Esta es el área que asegura Agua y Energía se recuperará.” “Cuando sabemos fehacientemente que mientras la obra se encuentre en ejecución (varios años) y hasta que el embalse no funcione no se podrá obtener agua para ninguna arrocera u otro uso y desde Colonia Teresa al norte los niveles de éste no podrán suministrar el líquido por gravedad ni tampoco obtenerlo del canal drenador mediante bombeo ya que el caudal será despreciable y discontinuo condenando a la mejor zona arrocera de la provincia y una de las mejores del país a desaparecer o por lo menos postrarse hasta que se le suministrara el elemento (agua) de un proyecto aún no determinado en factibilidad de riego por gravedad proveniente del cierre norte Patí.” (Edgardo A. Brandemann, 1984)

La recuperación de tierras no está presupuestada.

Los “propósitos múltiples” que tengan “…un interés puramente provincial o regional no están contemplados en el costo de la obra. Concretamente: el proyecto de recuperación de 400.000 hectáreas anegadizas situadas entre la ruta provincial N° 1 y la ruta nacional N° 11 -con el que nos han llenado los oídos- no está comprendido en el costo calculado. Al presente sólo existe como subproyecto a nivel de prefactibilidad.” “En caso de decidirse, deberá ser encarado por la provincia.” “Por otra parte, y dicho en el lenguaje de AyE, ‘las obras auxiliares a nivel de anteproyecto sólo tienen como finalidad mantener las mismas condiciones naturales existentes, anteriores al embalse, o limitar las zonas de inundación’. Esa es la filosofía del proyecto. Dicho en buen romance, no se prevén mejoramientos, antes bien, tratarán de evitarse empeoramientos” (Vittori, l982).

16. RIEGO PLANIFICADO.

A) Argumentos a favor

Promueve el progreso del agro.

El gran volumen de agua almacenado, podría constituirse en fuente de abastecimiento de agua potable para poblaciones cercanas e inclusive transportada para alimentar redes provinciales y nacionales de grandes acueductos (Cnel. Manuel Dorrego, Ministro de Obras Públicas de la Pcia. de Santa Fe, l979). Los espejos de agua actuarán como reservorios para el riego de compensación, facilitando el desarrollo de nuevas tecnologías del agro. La aplicación de modernas técnicas de riego planificado, podrá suministrar agua, en la cantidad y momentos requeridos, aumentando el área cultivada y el rendimiento de la tierra.

La superficie regable por gravedad y bombeo, alcanza las 200.000 ha (AyE, l979).

El embalse podrá ser utilizado para el riego gravitacional, “…necesario para cubrir los déficit hídricos existentes para la producción agrícola y disminuir los abultados costos de bombeo de las explotaciones arroceras (mayores al 30% de los costos de producción). Partiendo de los beneficios creados por la construcción de la obra hidroeléctrica puede pensarse, a través de un proyecto de desarrollo agropecuario, en potenciar los recursos de las áreas beneficiadas de tal manera de lograr un incremento del valor de la producción, incrementar saldos exportables, mejorar el nivel de vida de la población, etc.”

“Mediante la realización de obras de drenaje, riego y habilitación de tierras, acompañadas por la aplicación de tecnología y aporte de capitales, podrían ponerse bajo producción intensiva más de 200.00 Has. con riego y 330.000 Has. con técnicas de secano, con lo que se lograría un incremento en el valor de la producción de la región que fluctuaría entre un 400 y 500% (según zonas). Asimismo es dable esperar un importante impacto sobre la mano de obra ocupada (por cambio de la orientación de la producción), la industria y el sector terciario. Si se analiza el P.B.A. de los departamentos de la provincia de Santa Fe, surge claramente que los de menor Producto Bruto son los departamentos Garay y San Javier, que serán aquellos beneficiados por un proyecto de desarrollo agropecuario realizado a partir del Proyecto Paraná Medio Chapetón, contemplado como factor de desarrollo” (Gerencia Proyecto Paraná Medio, 1984).

B) Argumentos en contra.

Los proyectos de riego son caros.

“Es cierto que las represas han incrementado el rendimiento agrícola gracias al riego, pero el costo de tales proyectos es tan alto que sólo son viables para cultivos de exportación.” (Cappato, l985).

• Solución propuesta: tarifas preferenciales para productores.

– Establecer tarifas preferenciales por suministro de energía hidroeléctrica y de agua para regadío a las empresas industriales y agropecuarias de la zona, y también a toda aquella que se radique en el futuro (Comisión Pro Mejoras de San Javier ante la Obra del Paraná Medio, l982)

Los proyectos de riego no están presupuestados.

En 1982, la Comisión Pro Mejoras de San Javier ante la Obra del Paraná Medio, se preguntaba si “…se ha previsto, y de qué manera, la obtención de agua para riego de las explotaciones arroceras…ya que otros cultivos obtienen el agua del subsuelo; si se ha previsto también qué destino se dará al equipamiento específico para el cultivo del arroz y la mano de obra que quedará vacante durante el tiempo que dure la construcción de la presa lateral y si habrá posibilidad de impedir el cese lógico de actividad de ese sector”. Se planteaban, en el caso que las soluciones fueran imposibles, “…lograr, al menos, que se reduzcan al mínimo los daños emergentes”.

• Solución propuesta: convenio con la Pcia. de Santa Fe para las tomas y desagües.

– Se preparó un convenio entre AyE y la provincia de Santa Fe, para asegurar un sistema de tomas de riego para arroceros y horticultores, y sus correspondientes desagües: Los Corralitos (caudal máximo 5,6 m3 por segundo), Colonia Teresa (7,9 m3), Colonia San José (10,7 m3), Colonia California (13,4 m3), San Javier (11,2 m3), Colonia Mascías (11,3 m3) y Saladero Cabal (17,2 m3). “Con estos caudales quedan aseguradas las posibilidades de riego no sólo de sus actuales ocupantes sino también de los predios potencialmente aptos para las actividades agropecuarias”.

17. CAMBIO DE LAS CONDICIONES CLIMATICAS.

A. Argumentos a favor

La evapotranspiración desde represas, es casi equivalente a la de las áreas con vegetación natural y cultivos.

“En zonas tropicales y subtropicales húmedas, como la cuenca del río Alto Paraná, la evaporación desde superficies libres de agua (embalses, lagos, ríos, etc.) y la evapotranspiración de las áreas con vegetación natural o con agricultura son prácticamente equivalentes, de tal modo que cuando se construye una presa, el volumen evaporado desde el embalse resultante no es mucho mayor al que se hubiera evapotranspirado desde la cubierta vegetal preexistente.”

“La evaporación de un lago en zonas tropicales húmedas varía entre 1.500 y 3.000 milímetros por año” (Asociación de Ingenieros en Recursos Hídricos de Santa Fe, l983).

B) Argumentos en contra.

Paraná Medio modificará el clima.

La gran masa de agua posibilitará una evaporación masiva, cambiando las condiciones de humedad, temperatura y régimen de lluvias.

“De por sí, la zona tiene un promedio de humedad anual muy elevado y épocas del año en que los días oscilan entre 80% y 100% de humedad. Al tener el lago un espejo de agua de aproximadamente 832.000 ha, la evaporación se ve favorecida.” “No solamente el agua de la presa influye, sino que también se deben tener en cuenta los ríos menores y arroyos…que al aumentar la cota del río por la represa…tendrán que desembocar en canales adicionales…para desaguar río abajo”. Si se los hiciera desembocar directamente en ésta, “…rebotarán y deberán aumentar su propia cota”, saliendo de madre y produciendo inundaciones en las zonas aledañas (Roque H. Caviglia Arce, l983).

Un embalse de las características del Paraná Medio, lógicamente provocará alteraciones climáticas, aunque no significativas (Ing. Malischev. Asesor soviético, participó en la construcción de las represas de Assuán y el Volga, l979).

“La frondosidad de los bosques y la hojarasca retienen, en las zonas tropicales, casi un 80% del agua caída, sin los inconvenientes de rápido escurrimiento que ofrecen los campos cultivados ante el agua llovida y que son en consecuencia, ocasionales causas de anegamiento.”

“El agua contenida en los lagos y en los suelos sembrados, de rápidoe scurrimiento … (provoca)…precipitaciones en las áreas ayer boscosas, y, consecuentemente…se sobrecargan los ríos mesopotámicos produciendo las inundaciones.”

“La alta y permanente evaporación de esas áreas, acrecentadas por la evapotranspiración de las malezas acuáticas, son causales de las grandes y continuas lluvias. Valga para confirmar este aserto, lo expresado por el Dr. Dale W. Jenkins, director interino, en l977, del Centro Panamericano de Ecología Humana, que, tomando como ejemplo cuatro de los más grandes lagos de embalse en zonas cálidas: Assuán en Egipto; Owen Falls en Uganda; Akosompa en Volta y Kariba en Zambia, fija un promedio de evaporación de 2.000 millones de metros cúbicos anuales por kilómetro cuadrado”.

“Vale también indicar que en los países africanos que se mencionan, el régimen de lluvias en las zonas de embalse promediaba casi 450 milímetros de lluvia por año antes de la construcción de las represas. Hoy ese promedio se ha triplicado: alcanza 1.300 milímetros anuales” (Rogiano, l983).

18. MANEJO DE FAUNA Y FLORA.

A) Argumentos a favor

Las represas casi no alteran el medio ambiente.

“Las centrales hidroeléctricas son las que menos alteraciones producen en el medio ambiente. Se considera que es la energía más limpia producida” (Ing. López Osuna, 1988)

Lo alteran, pero todo está bajo control.

“Toda obra ejecutada por el hombre produce una modificación del medio ambiente en que se realiza. Esto es de importancia en el Proyecto Paraná Medio por su extensión geográfica y volumen de obras. Desde el comienzo de los estudios, durante su desarrollo y hasta la finalización del proyecto fueron tenidos en cuenta no sólo los aspectos técnico-económicos de la obra sino también todos sus efectos colaterales sobre la región. Las premisas fundamentales en la concepción del proyecto fueron la seguridad de las estructuras y encontrar soluciones que ocasionen la menor perturbación en el medio ambiente”.

“Hay distintos temas en este proyecto que merecieron especial atención durante su estudio, considerándose entre ellos las causas que pueden afectar la vida útil de la obra, el desarrollo económico de la región y la conservación de distintas especies animales y vegetales al producirse el llenado del embalse”.

“Estos temas,…dadas sus características, pueden ser tergiversados y dárseles falsas interpretaciones, que sin un fundado análisis técnico-científico pueden confundir y desorientar a la población de la zona de influencia del Proyecto Paraná Medio” (AyE, l984).

En los embalses, que tendrán una superficie estimada en 1.000.000 de ha, se fomentará la pesca turística e industrial, controlada. Incluso, podrán recuperarse variedades casi extinguidas.

“Los embalses proyectados en el río Paraná Medio, tendrán una elevada tasa de renovación de agua y reaireación, desarrollándose flujos de aporte y flujos provocados por la marea eólica. Estos flujos, interaccionando de una forma compleja entre sí y con el fondo del cuerpo de agua, generan una estructura multidireccional de flujos, que aplicados en mesoescala a los aspectos ecológicos, pueden ser clasificados de la siguiente forma:

1) Circulaciones centrífugas y centrípetas de grandes masas. En estas zonas, las velocidades de flujo son bastante menores que en las vecinas (0,2 m/s de promedio, y 0,7 m/s de velocidad máxima). Se producen acumulaciones de fito y zooplancton, huevos y larvas pelágicas de insectos, larvas y juveniles de peces que derivan con la corriente, atrayendo a los grandes peces hervíboros y predadores. En estas zonas, la densidad de la ictiofauna será el 80% de la del embalse. En el embalse sur Chapetón, existirán 2l grandes zonas de circulación centrífuga y centrípeta, abarcando 150.000 ha. Siete (14.000 ha) en la parte inferior del embalse; diez (87.000 ha) en la parte media; y cuatro (49.000 ha) en la parte superior. “Las zonas de acumulación de biomasa ocuparán una extensión cercana al 18% del espejo de agua del embalse, comprendiendo principalmente zonas del valle de inundación con profundidades de 6-10 m a 30 m y de diversos modos, quedarán encerradas dentro de dichas zonas, las estructuras geomorfológicas actuales, los cuerpos de agua temporales, los espejos de agua de lagunas, ríos y arroyos y las principales áreas de diferentes tipos de vegetación”

2) Zonas de convergencia y divergencia de flujos. Las zonas de confluencia de flujos de distintas direcciones, y las zonas de divergencia de flujos, se caracterizan por la reducción de la corriente, pudiéndose formar pequeños torbellinos. “Estos biotopos presentan condiciones de vida inestables para los peces, pero los migradores pueden obtener aquí parte de su alimento, durante su tránsito”.

3) Zonas de flujo en tránsito. Las zonas de confluencia de flujos de igual dirección, se distinguen por la aceleración del movimiento del agua. A continuación se ubican las zonas de flujo en tránsito. “Conforman tramos con velocidades de flujo máximas, ya sea en embalses como en cuerpos con renovación retardada, constituyendo áreas de gran importancia para la fauna de migradores. Aquí se mantendrán las condiciones para la reproducción de peces que necesitan de las corrientes para la diseminación de sus larvas y juveniles, y para la supervivencia de sus huevos y larvas durante las primeras etapas del desarrollo”.

4) Zonas de ascenso y descenso de agua (AyE, l984).

“Por acción de los vientos, a lo largo de toda la extensión de la presa lateral, surgirán fuertes flujos longitudinales y espiraliformes turbulentos, lo que generará una intensa reaireación de la masa de agua”. Se descarta totalmente la idea errónea de que los embalses van a constituir enormes charcos estancados.” “Los flujos longitudinales a lo largo del Litoral son de gran importancia para la supervivencia de juveniles, protegiéndolos contra la acción mecánica del oleaje y transportándolos juntamente con el fito y el zooplancton desde una zona costera hacia la otra” (AyE, l984).

Los cálculos preliminares sobre las probables reservas pesqueras indican para el embalse Chapetón, una ictiomasa total (con juveniles) de 270 a 405.000 toneladas, con alrededor de 135.000 toneladas (170 kg/ha) de individuos maduros correspondientes a todas las especies.

“Dentro de la zona de acumulación de biomasa se alcanzará en ciertos lugares una densidad de población del orden de 1.400-2.100 kg/ha, pudiéndose establecer canchas de pesca con una captura comercial del orden de 500 kg/ha. La reserva de todos los peces de valor comercial, incluyendo el sábalo, será de 45.000 toneladas, y de esta reserva, los peces de mayor valor tales como el surubí, patí, mandubé, dorado, boga, etc., representarán 15.000 toneladas”.

“Continuando con el tema ‘Calidad del agua en el embalse’ se ha efectuado la prognosis sobre el nivel nutricional del mismo, llegándose a la conclusión de que se mejorará el nivel nutricional actual, alcanzando el denominado mesotrófico o sea de bioproductividad media” (AyE, l984).

“La vegetación enraizada estará limitada a las áreas de escasa profundidad. La vegetación flotante se desarrollará moderadamente limitada por la acción destructiva del oleaje. Este tipo de vegetación podría desarrollarse solamente en las bahías y su distribución estar condicionada directamente por las corrientes y por los vientos. Comparando la biomasa vegetal flotante actual con la del futuro embalse, se prevé que esta última resultará marcadamente inferior.” (AyE, l984).

Además, los peligros que plantea la vegetación flotante “…son reales en zonas tropicales pero lo son menos en zonas subtropicales o atemperadas. En efecto, el camalote es una planta cuyo crecimiento óptimo se da en aguas donde la temperatura varía entre 25 grados y 30 grados C. Debajo de 10 grados C su crecimiento es prácticamente nulo y la planta se destruye cuando el agua tiene temperaturas de congelamiento” (S. de Parcevaux, l980)

“El desafío no consiste a nuestro entender en conservar la naturaleza tal cual está, sino provocar transformaciones que beneficien a las comunidades sin alterar negativamente la estructura y funcionamiento del sistema, previendo con suficiente aproximación las consecuencias de dicho cambio en la etapa de estudio y proyecto y efectuando un seguimiento una vez ejecutadas las modificaciones para verificar por un lado las previsiones adoptadas y por el otro corregir los efectos no deseados. Nosotros no queremos poner a la tecnología como un enemigo de la naturaleza” (Barletta, l983).

B) Argumentos en contra

Las modificaciones serán profundas.

La represa provocará variaciones ecológicas; variaciones que serán en un aspecto negativas, y en otro positivas. En razón de que el objetivo principal es lograr una alta generación de electricidad, los proyectistas deberán considerar la forma de reducir al mínimo posible las incidencias negativas. Se registrarán modificaciones en la microvida existente en los límites del embalse. Al alterarse la microvida, se modifica a la vez el sistema de alimentación de los peces y de otras especies existentes en el río. Además, se provocará un cambio respecto de especies de la fauna autóctona, pues gran parte de ella emigrará hacia otras zonas (Ing. Malischev, l979).

“Las obras gigantescas, causan desastres. Porque son máquinas en realidad (represas, por ejemplo) y no porque se las haga mal, aunque se las haga bien provocan desastres, porque desde el comienzo, desde su esencia misma, su funcionamiento es contrario a la naturaleza que tiene tres millones de años y fue la que permitió el nacimiento del ser humano sobre la Tierra” (Barbetti, l983).

“Con la construcción de estas obras, el gigantesco río Paraná en esta zona va a desaparecer y quedar un cuerpo de aguas estancadas, un enorme espejo de agua que modificará seguramente las condiciones actuales, y consecuentemente, el desarrollo de la vida animal y vegetal de una amplia región” (Dr. Raúl Ringuelet, l981).

Corta las migraciones de los peces.

“Si bien se ha dicho que las represas no son un cuco, sus efectos son bien conocidos: por ejemplo, corta la migración que los peces necesitan hacer para reproducirse; según me informaron…las mejores escalas para peces del mundo dejan pasar el 3% de los que pasaban cuando el río estaba entero. Ello significa que el 3% sube a poner huevos y de esos que nacen el 3% baja. Así que las más caras y más perfectas escalas de peces permiten que un 3% del 3% de la fauna de peces migratorios siga existiendo. En tal sentido serían afectados entre otros: el dorado, el surubí y el sábalo” (Barbetti, 1983b).

“El Proyecto Paraná Medio afecta a una zona que es, de hecho, una enorme reserva natural, ya que no ha sido ocupada por el hombre más que en pequeña escala, siendo explotada sólo parcialmente (caza, pesca y algo de ganadería). Hidrológicamente, el sistema es de una gran complejidad, lo que unido a su latitud, le confiere una elevadísima capacidad de producción biológica, configurando un ecosistema de gran diversidad genética, sostén de cientos de especies entre las que se cuentan mamíferos, aves, peces, invertebrados, reptiles, batracios, insectos y una rica flora, tanto terrestre como acuática.”

“Numerosas especies tienen allí sus áreas de reproducción, que desaparecerán para siempre bajo las aguas de llevarse adelante el proyecto tal como está planteado, condenando a muchas especies a una irreversible regresión numérica debido a la pérdida de su hábitat y/o sus áreas de recría.”

“Se producirá así la interrupción física del ecosistema tanto hídrico como terrestre, especialmente en lo que a fauna se refiere, con gravísimas consecuencias para la migración sur-norte, imprescindible para la supervivencia de muchas especies, incluyendo algunas provenientes del mar” (Cappato, l985).

Soluciones propuestas:

a) Modificar la traza.

• El Centro de Protección de la Naturaleza, propone “…reducir la superficie del embalse a poco más de la ocupada por el cauce principal y natural del Río Paraná, permitiendo la migración natural de los peces por el curso del río San Javier, y reduciendo además el impacto ambiental” (Cappato, l985).

b) Escala para peces.

• El diseño de la presa prevé una escala para peces, aunque no podrá garantizar una migración de un ciento por ciento, que podrá verse compensada con la producción de plantas incubadoras. La riqueza íctica del embalse podrá mantenerse y aún aumentarse, mediante la siembra y repoblación, explotando especies que se presten para ello, tanto por factores genéticos como ecológicos (Ing. Malischev, l979).

c) Siembra de peces en el embalse.

• “Se ha previsto la cría de peces de valor comercial y de aquellos que puedan resultar necesarios por razones de equilibrio ecológico en un sistema de estaciones de piscicultura que aseguren la conservación de la fauna actual y aún su mejora” (AyE, l984).

Altera el ritmo de crecientes.

“Otro efecto grave es que alteran el ritmo de crecientes y bajantes. Ese ritmo es muy importante, tiene un efecto acelerador del crecimiento y de la productividad. Está coordinado con las estaciones porque coincide con las épocas de lluvias, de deshielo y entonces la fauna y la flora y los pobladores en general están adaptados a eso (aquí parece que no tanto) cultural o genéticamente. Cuando hay creciente y empieza a subir el río todos los animales y las plantas están preparados. Las plantas que se desarrollan en estado de bajante entran en estado de reposo, en cambio empiezan a crecer las que lo hacen en estado de creciente y los animales lo mismo. Los que viven en lugares secos se van o entran en estado de reposo” (Barbetti, l983b).

Los cambios bruscos, diarios, en el nivel de la presa, alterarán los ciclos vitales de los vegetales, y con ellos los de la fauna. “La fauna y la flora necesitan el ciclo natural de crecientes, los cambios bruscos y arbitrarios creados por la tecnología matan la vegetación. Y sin vegetación no hay fauna, ni ganadería, ni cultivos. Por eso todos los embalses están rodeados por una zona sin vida” (Barbetti, l984).

Frena la velocidad de la corriente.

El Paraná es un río caudaloso, caracterizado por una gran correntada. Concluidas las obras, ésta se verá disminuida. La fauna íctica está habituada y adaptada a este régimen. Las adaptaciones se lograron a lo largo de miles de años, mediante cambios selectivos graduales, y no pueden modificarse en forma abrupta. Algunas especies lucharán por subsistir, aunque el número de individuos se verá muy reducido; algunas emigrarán buscando una región más favorable; otras, indefensas, serán devoradas; y las más adaptadas al medio, serán exterminadas. Otras especies, por el contrario, con mayor capacidad de adaptación, pueden crecer en forma desmedida en corto tiempo, transformándose en plagas. “Esto es algo similar a una cadena, y con sólo romper un eslabón en ella, podemos desatar un desastre en el equilibrio ecológico en una zona determinada” (Roque H. Caviglia Arce, l983).

Mortandades de peces.

“Sobre el peligro de mortandad de peces. Se consideran dos cuestiones. El obstáculo que representarán los diques a las migraciones de los peces, al sur en busca de alimentos y al norte en la época de la reproducción, y el peligro de descomposición de la vegetación de las islas que puede originar el consumo del oxígeno del agua, y, por otro lado, que el azufre de los compuestos orgánicos al combinarse con hidrógeno pueda dar lugar a la formación de ácido sulfúrico en proporciones tales que represente un peligro para la fauna ictícola” (Ojeda, 1977, pág. 72).

Mortandad de la fauna terrestre.

• Solución propuesta: creación de reservas.

– Captura de los animales terrestres, y su traslado hacia otras zonas.

– Objeciones: La operación es siempre costosa y limitada.

.. La captura de animales, deberá ser realizada por personal especializado, y que conozca muy bien sus costumbres, para que no sufran inconvenientes al ser atrapados. Debe cuidarse que las condiciones de su cautiverio, hasta el momento de su traslado definitivo, sean adecuadas. De cualquier forma, el porcentaje de animales evacuados será siempre muy pequeño en comparación a los existentes en la zona. “La mayoría de los animales recuperados serán los que habitan sobre el suelo, especialmente mamíferos, reptiles y aves, ya que los que lo hacen en el interior de la tierra son más problemáticos para su rescate, por el medio en que viven y por la gran extensión del territorio.” Habrá que tener en cuenta en qué época del año se produce la inundación: en invierno, muchos animales se encuentran en estado de letargo, con su capacidad de escape de las aguas disminuida. Por el contrario, es la época más apropiada para atraparlos -especialmente los venenosos- manipularlos y transportarlos sin peligro hasta su nuevo hábitat.

.. Se deben estudiar muy bien las zonas para el traslado, ya que deberán ser similares a las que se abandona; “…de no ser así, los animales deben cambiar su régimen de vida y adaptarse al nuevo, lo que lleva algunos años y produce muchas muertes hasta lograrlo.” Si los animales transportados son pocos, probablemente se extingan en esta nueva zona, tornando totalmente inútil la operación de captura y traslado. Además, debe tenerse cuidado que no se produzcan sobrepoblamientos del área al sumarse las especies trasladadas y los ejemplares de las mismas ya existentes allí. De lo contrario, se producirán fenómenos de competencia: en primer término, por el dominio del territorio; en segundo término, por el alimento; y finalmente, por el espacio para aparearse y criar los hijos” (Roque H. Caviglia Arce, l983).

Problemas eutróficos.

Durante el período de retención inicial de las aguas, pueden producirse “…problemas de eutroficación, es decir, de un crecimiento de nutrientes que origina un elevado desarrollo de algas y la degradación del sistema, comunes en las primeras etapas de vida de los cursos de agua regulados” (Fac. de Ing. Química de Santa Fe, 1985). Si no se hacen previamente los trabajos de saneamiento de las islas y zonas bajas, estableciendo una limpieza mínima de los espejos de agua, éstos serán una muestra de contaminación.

Solución propuesta:

a) Modelo de simulación y seguimiento.

• Se desarrolló un modelo matemático o de simulación referido a calidad del agua, para ser aplicado en los estudios ecoingenieriles de llenado y operación de embalse. Es necesaria la limpieza sanitaria del vaso o contenedor del embalse, “…para mantener el fino equilibrio entre la rugosidad necesaria en el fondo para asegurar la diversidad de las especies bióticas y una mayor productividad de la fauna íctica, y la indeseable contaminación por excesos de nutrientes liberados por los materiales inundados” (Fac. de Ingeniería Química de Santa Fe, l985).

• El “Pronóstico de Calidad de Aguas” fue presentado en diciembre de 1988. “Por la magnitud de la obra debieron realizarse estudios geomorfologicos y ambientales de la zona de influencia del embalse, de caracterización fisicoquímica de las aguas y sedimentos, estudios de velocidad de degradación de vegetales y de la materia orgánica que permitieron el desarrollo de un modelo matemático de calidad de aguas que se ha utilizado para simular las condiciones de llenado y funcionamiento de las presas, predecir la variación en la composición química del agua, de enorme importancia por sus efectos sobre el ecosistema y su acción sobre los materiales de construcción de la presa y de la central hidroeléctrica” (Fac. de Ing. Química de Santa Fe, 1988).

b) Empleo de ozonificadores.

• Para reducir las consecuencias de la descomposición de materia orgánica, deben colocarse ozonificadores, que “…producirán movimientos de las aguas por rotación de una hélice en la parte inferior e incorporación de aire en la superficie, mediante un tubo, produciendo un burbujeo constante en gran escala, que permite la remoción de las aguas” (Roque H. Caviglia Arce, l983).

c) Desmontar las islas.

• “En cuanto al peligro de mortandad, habrá que desmontar las islas antes de su inundación para evitar la putrefacción y además para utilizar la riqueza en maderas, leña y materia prima para celulosa que pueda representar e impedir que los troncos provoquen dificultades en la navegación” (Ojeda, 1977, pág. 73).

Cambio del pH.

Al afectar la inundación grandes zonas terrestres, muchos animales van a quedar atrapados, ahogándose y quedando depositados en las playas del embalse. La descomposición de la materia orgánica, aparte de traer malos olores, va a provocar el endurecimiento del agua. Esto provocará graves trastornos, al cambiar el pH en el cual el animal estaba acostumbrado a vivir, y con ello todo el funcionamiento orgánico. Al encontrarse debilitadas las defensas naturales, aparecerán diversos tipos de enfermedades (putrefacciones de colas, hemorragias en las aletas y cuerpo, distintos tipos de fungosis) que pueden llegar a la muerte del individuo, y se contagian muy fácilmente por el medio (agua) en que viven. También cabe mencionar las consecuencias que sufrirán los alevinos, que se refugian en zonas playas para no ser devorados por los peces mayores (Roque H. Caviglia Arce, l983).

Crecimiento explosivo del camalote.

El camalote (especialmente gén. _Eichornia_) es la principal planta flotante que vive en el río Paraná. Se caracteriza por su gran abundancia, y forma grandes comunidades en las orillas, especialmente en el Alto Paraná y el Paraguay. “Al crecer o descender el nivel de las aguas, y con los vientos, las plantas se desprenden y comienzan a recorrer el Paraná, solas o formando grandes agrupaciones, acompañadas también de troncos, ramas, restos de animales muertos, residuos y todo tipo de materiales; de esta manera se forman grandes embalsados”. Una vez que estos embalsados y los camalotes sueltos lleguen a la zona de la presa, van a cubrir una gran superficie del lago provocando serios inconvenientes para los peces. Además, ejercerán una fuerza muy importante sobre el muro de contención. Al quedar retenidos, su crecimiento en profundidad aumentará notablemente, y en forma proporcional aumentará la presión que ejercen sobre las paredes de la presa (Roque H. Caviglia Arce, l983).

El camalote es originario de América tropical, pero fue diseminado por el hombre y se ha desarrollado en todas las zonas intertropicales. “Esas plantas pueden…bloquear instalaciones de bombeo y canales de irrigación, acrecentar la evaporación de napas de aguas por la transpiración, obstruir la navegación en los cursos de agua, acrecentar los riesgos de transmisión de ciertas enfermedades, oponerse al libre escurrimiento de las aguas y ser causa de inundaciones” (S. de Parcevaux, l980).

Soluciones propuestas:

a) Recolección y utilización del camalote.

• La productividad del camalote “…es una de las más fuertes del reino vegetal. Bajo condiciones de temperatura y de nutrición ideales, ella puede producir hasta 873 kg por hectárea y por día de materia seca, y el volumen de la planta se duplica cada 10 días aproximadamente. Según algunos cálculos más optimistas su producción anual podría llegar a 150 toneladas por hectárea. Esta planta flotante puede hacer raíces o no en el suelo subyacente respecto a la superficie del agua. Ella absorbe los contenidos nutritivos contenidos en el agua. Para facilitar su recolección es necesario mantener su flotabilidad. Posee cualidades absorbentes muy interesantes y puede ser utilizada para el tratamiento de aguas servidas de origen urbano, industrial o agrícola. En buenas condiciones una hectárea de camalote puede depurar las aguas servidas de una población de 800 personas”.

“Puede también absorber metales peligrosos tales como el plomo, el cadmium, el níquel o el mercurio”. También puede recolectarse, y utilizarlo de diversas maneras. “Si no está contaminado por substancias tóxicas…es susceptible de ser consumido por animales herbívoros como así también por el hombre. El tenor de proteínas en las hojas es importante y representa el 31% de la materia seca (para la soja dicho valor alcanza al 44%).” “Su principal defecto es su muy fuerte contenido de agua, por lo cual una deshidratación parcial es mínimamente indispensable.” “Se presta a la producción de metano. A 36 grados C se han obtenido de 350 a 411 litros de biogás por kilogramo de materia seca, conteniendo aproximadamente 60% de metano. Basándose en una productividad anual de 154 toneladas por hectárea, que es un nivel máximo, una hectárea de camalote puede producir aproximadamente 35.000 m3 de metano. En presencia de cadmium y de níquel el contenido de metano del biogás crece y puede pasar al 90%” (S. de Parcevaux, 1980).

• Estudios de laboratorio efectuados por el Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos del CONICET (1982), permitieron calcular que la cosecha de camalotes acumulada en la represa de Paraná Medio, producirá entre mil millones y un máximo de cuatro mil millones de metros cúbicos de gas por año (entre el 14 y el 55% del consumo nacional actual).

• Existen formas más o menos eficaces para recolectarlo, pero es necesario investigar más. No se ha hecho ningún estudio sistemático, hasta ahora, para su utilización como forraje.

Con respecto a su utilización para la producción de biogás, los resultados están todavía en etapa de investigación, y es difícil establecer un balance económico de su explotación. El pasaje al estado de explotación industrial necesita numerosos estudios complementarios (S. de Parcevaux, 1980).

– Objeciones: el tratamiento del camalote es muy costoso.

.. La industrialización del camalote es muy costosa, debido a la gran cantidad de plantas que deben eliminarse por jornada. Es muy poco lo que se puede aprovechar de cada ejemplar, y en breve tiempo se tendrían que recorrer grandes distancias, para obtener las plantas necesarias (Barbetti, 1984).

b) Eliminación con herbicidas.

• La forma de eliminación del camalote que resulta menos costosa, es el uso de herbicidas.

– Objeción: es peligroso.

.. El uso de herbicidas para eliminar los camalotes, es peligroso para la vida humana, la pesca, la agricultura y la fauna. Sacarlas con máquinas, es costosísima. Además, ningún método está presupuestado (Barbetti, l984).

Las alteraciones son irreversibles.

Según el Centro de Protección de la Naturaleza de Santa Fe, “…en todo ecosistema existen fenómenos complejos e interrelacionados, que exceden los límites físicos, de manera que la reducción de esta diversidad a modelos experimentales difícilmente arroje conclusiones válidas, es por ello que se recurre a estudios parciales y teorizaciones ecológicas para predecir la situación ambiental futura.”

“Lo trágico del caso es que, de producirse daños impensados o no previstos sobre la región litoral, no podrá volverse atrás y restablecer el medio ambiente en sus condiciones actuales.”

“Desgraciadamente la experiencia muestra que luego de efectuar modificaciones del medio ambiente en gran escala aparecen desequilibrios que no habían sido previstos, o que no hubieran sido posibles de pronosticar” (Capatto, l984).

19. PROBLEMAS HIDROLOGICOS E HIDRAULICOS.

A. Argumentos a favor

No se producirán efectos negativos.

“En la margen izquierda hay dos ambientes: hasta La Paz con riberas altas y al norte de La Paz con riberas bajas. En el primer tramo el acuífero vinculado directamente al río se encuentra, según el relieve topográfico, entre 10 y 50 metros por debajo del suelo. La baja salinidad de las aguas y la profundidad a que quedarán los niveles piezométricos luego del llenado del embalse descarta todo posible efecto negativo sobre el mismo” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984)

B) Argumentos en contra.

Problemas de drenaje en Santa Fe.

La presa lateral es permeable, y provocará problemas de drenaje. La extrema permeabilidad de los sedimentos de la costa santafesina, queda evidenciada “…con la inundación de los sótanos de numerosas construcciones de nuestra ciudad en cuanto la altura de las aguas supera los seis metros del cero de la escala del puerto. ¿Hasta dónde llegarán las aguas en los campos aledaños a las presas con una presión hidrostática superior a los 20 metros?” (Nícoli, l984).

Elevación del pelo de agua en crecientes extraordinarias.

Tanto en el Anteproyecto publicado en 1973, como en el Proyecto Ejecutivo de 1983, AyE considera que las aguas del Paraná, una vez represado, mantendrán una perfecta horizontalidad en los casi 300 km de longitud de cada cierre. “Consideramos imposible tal circunstancia, pues para que ello ocurriera tendría que producirse una bajante extraordinaria y simultánea de los ríos Paraná y Paraguay, de larga duración, lo que debe descartarse en absoluto para el Paraná pues la presa brasileña Itaipú mantendrá un apreciable caudal por el funcionamiento de las turbinas, y lo mismo ocurrirá con Yacyretá. Cualquiera sea el comportamiento del río en períodos más o menos largos, para toda obra a construir, fuere en el cauce o en las riberas de Paraná (Alto, Medio o Inferior), será forzoso desde ahora en adelante basarse en las alternativas de las crecientes registradas en los años 1981, 1982 y 1983. Al alcanzar cotas máximas en ese lapso, a la altura de Helvecia las aguas salidas de su cauce abarcaron desde la costa entrerriana hasta la ruta N° 1, ancho que en esa parte varía de 18 a 20 kilómetros. Por consiguiente si la presa Chapetón con la lateral reducirá el ancho a sólo 8,5 kilómetros, no escapará al menos avisado la considerable sobreelevación que producirá ese estrangulamiento.” Se puede calcular la pendiente máxima de las aguas alcanzada por la creciente de 1905: “…para Corrientes se consigna la de 49,54 metros y 18,20 metros para Curtiembre (puerto muy cercano a la presa Chapetón); como la distancia entre ambos puertos es de 553 kilómetros y la diferencia entre cotas nos da 3l,34 m, la pendiente resulta de 0,056 m por kilómetro”. “Para quien esté alejado de estos problemas, vale la pena recordar que sin haber llegado aún el pico de la creciente máxima, se constató que el nivel del agua en Guadalupe superaba en 72 (setenta y dos) centímetros el registro del dique 2.”

“Siendo la distancia aproximada entre ambos puntos de 7 kilómetros, se deduce que la pendiente de las aguas era de 0,10 m por km, con la consiguiente velocidad de las aguas, que con verdadero asombro fue dable apreciar con el desplazamiento de los camalotes” (Nícoli, 1984).

Trasvasamiento de cuencas en Entre Ríos.

“La Formación Ituzaingó debe concitar una particular atención en los estudios que se vinculan con la obra Paraná Medio ya que la cota que se adjudica a las obras de embalse hará que las aguas de la presa se apoyen directamente sobre las arenas de…esta formación. Esta circunstancia traerá aparejados dos problemas: a) por inconsistencia, deslizamientos y b) mayor infiltración lateral por su gran permeabilidad.” El segundo punto “…deberá llamar la atención en cuanto la presa habrá de modificar el sentido del flujo subterráneo en Entre Ríos, con posibles trasvasamientos de cuencas (hacia la del Gualeguay, p.e.)” (Aceñolaza y Sayago, s.f.).

“Se prevén problemas en las zonas deprimidas al sur y sureste de la ciudad de Esquina, en la provincia de Corrientes, y en la margen izquierda del río Guayquiraró en la provincia de Entre Ríos” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

• Solución propuesta: red de canales interceptores con terraplenes de defensa.

– En las zonas deprimidas de Esquina y en la margen izquierda del Guayquiraró, “…se construirá una red de canales interceptores perimetrales con terraplenes de defensa.” “Este tipo de obras…actúa interceptando el flujo desde el lago e impidiendo que el aumento del nivel del embalse tenga influencia más allá de la zona del canal. Estos canales captan el caudal de infiltración desde el embalse, el de filtración natural de las zonas protegidas y el de escurrimiento superficial. Este proyecto prevé la construcción de 188 km de canales y terraplenes de igual longitud y tres estaciones de bombeo” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

Alteración del drenaje subterráneo en Santa Fe.

”En la margen derecha, el valle de Los Saladillos, entre las rutas 11 y 1 es, desde el punto de vista hidrogeológico, un área de descarga regional de aguas subterráneas subsuperficiales y profundas, estas últimas de composición clorurada sódica con hasta 50 g/l de sales totales. El futuro embalse no afectará el drenaje subterráneo desde El Laurel, paraje situado al norte de la localidad de Helvecia hacia el sur.”

“El problema de drenaje subsuperficial desde El Laurel hacia el norte que ocasionará la construcción del Cierre Sur Chapetón es el derivado de la modificación de las condiciones de escurrimiento provocada por la sobreelevación del pelo de agua del río Paraná. En efecto, actualmente el Paraná actúa como drenaje de las aguas subterráneas, pero una vez creado el embalse, el nivel de sus aguas estaría por encima del de las tierras aledañas. Esta situación invertirá el sentido del flujo, de modo tal que el embalse actuaría como recarga de la napa freática. De todas maneras, los caudales de infiltración no serán de importancia debido a que las cargas hidráulicas alcanzarán poca altura” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984)

Soluciones propuestas:

a) Compatibilizar el Proyecto Paraná Medio con el de los Bajos Submeridionales.

• Es necesaria una amplia reestructuración de las obras proyectadas para la provincia de Santa Fe a mediano y largo plazo, y una correcta adecuación del funcionamiento de las ya existentes a las del proyecto Paraná Medio, y viceversa. Hay que compatibilizar las obras del proyecto de los Bajos Submeridionales, ya que las obras de desagüe que se hagan al norte del plan matriz, deberán necesariamente compatibilizarse con el aprovechamiento norte (Patí) de Paraná Medio (Cnel. Manuel Dorrego, Ministro de Obras Públicas de la Pcia. de Santa Fe, l979).

b) Construir el canal de drenaje lateral, o “canal cantera”.

• Para solucionar los problemas de denaje y escurrimiento que se producirán desde El Laurel al sur, “…se ha proyectado un canal de drenaje cuya traza corre paralela a la ‘presa lateral’ y que cumple con los siguientes objetivos: interceptar y evacuar las aguas de filtración a través y por debajo de la presa y controlar los niveles freáticos de su zona de influencia. En efecto, la profundidad de la solera es tal, que los niveles de agua dentro del mismo no superan a la máxima profundidad registrada de la freática en ese mismo punto. Con esto se conseguirá que el nivel de base de los escurrimientos subsuperficiales no cambie una vez construido el embalse. O sea, desde el punto de vista del drenaje subterráneo, el canal de pie de presa cumplirá la misma función que actualmente desempeña el río Paraná y sus tributarios. Por lo tanto se puede asegurar que no se modificarán sensiblemente los niveles freáticos por efecto de las obras.”

• “Con respecto al canal de drenaje de pie de presa, se puede decir que es de 179 km de longitud, se extiende paralelo a la presa de ‘cierre lateral’ del río Paraná desde el arroyo El Gusano hasta desembocar en el río San Javier al norte de Helvecia, en coincidencia con el punto en el cual la ‘presa lateral’ se desvía para pasar a desarrollarse sobre las islas.”

• “Este canal deberá no sólo controlar los niveles freáticos sino también captar y evacuar las aguas de escurrimiento superficial de su propia cuenca. Con tal motivo y a los efectos de preservar el canal antes citado, el proyecto prevé la construcción de zanjas o cunetas de guardia transversales que permitirán el ingreso de estas aguas por puntos predeterminados” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

c) Profundizar y rectificar los Saladillos.

• “Por otra parte, el proyecto de profundización y rectificación de los arroyos Saladillo Dulce y Saladillo, aumentará potencialmente la capacidad de drenaje por disminución de los niveles de agua en sus cauces, por lo que la zona comprendida entre su margen izquierda y el canal de drenaje de pie de presa lateral verá mejorada su situación desde el punto de vista de los niveles freáticos” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

20. PRESENCIA DE FALLAS GEOLOGICAS. SISMICIDAD INDUCIDA.

A. Argumentos a favor

No existen condiciones para la sismicidad inducida.

“Las investigaciones realizadas en el mundo sobre sismicidad inducida han demostrado que tales fenómenos pueden ser posibles en embalses que superan los 100 m de altura y están ubicados en regiones de intensa o mediana actividad sísmica.”

“En ninguna de estas situaciones se encuentran las obras del Proyecto Paraná Medio, con una altura de embalse de aproximadamente 15 m, que produce una sobrepresión en la roca basáltica ubicada a 450 m de profundidad, menor del 2%” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

La falla del Paraná no pudo ser localizada.

“En lo referente a la supuesta falla en el río Paraná, a pesar de mencionársela desde muy antiguo en la literatura especializada, los estudios estratigráficos y geofísicos realizados no muestran ninguna discontinuidad”.

“No obstante, e independientemente de que la falla o fallas existan o no, debe tenerse en cuenta que muchas presas en el mundo se encuentran ubicadas en zonas donde la estructura geológica tiene incidencia sobre las obras pero no afecta la seguridad de las mismas pues son diseñadas y construidas teniendo en cuenta las fallas geológicas (ejemplo: Valle Grande, río Atuel, Mendoza).”

“En el caso de las presas del proyecto Paraná Medio fundadas sobre una columna de sedimentos y basaltos superior a los 5 km de altura por encima de las rocas del basamento cristalino, en zona de baja actividad tectónica no hay condiciones para producir sismicidad inducida que pueda activar una posible falla a detectar en la zona” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

B) Argumentos en contra

El Paraná Medio corre por una falla geológica.

El río Paraná, corre por una falla geológica, una zona de debilidad e inestabilidad de la corteza terrestre. Las fricciones por reacomodamiento en los estratos profundos, “…producen vibraciones que se propagan hasta la superficie…amortiguados por el grueso manto aluvional dando causa a ruidos broncos o tronidos que se suele escuchar en tiempos cualesquiera y sin periodicidad regular y cuyo nombre genérico es el de “brontidos”. Este fenómeno se ha observado…sin relación con otros hechos telúricos o atmosféricos…que pudieran señalarse como coincidentes. Estos ruidos broncos o tronidos lejanos cuya repercusión produce sensación de retumbos repetidos, se escuchan en lugares alejados de la ciudad (de La Paz).”

Según el Prof. Raúl C. Borrualt, estos ruidos subterráneos se escucharon en Diamante, Paraná, La Paz e incluso hasta Goya, y se producirían por reacomodamientos de los estratos profundos de la corteza terrestre, que influirían sobre las barrancas de la costa correntina y entrerriana. Este autor atribuía a la misma causa el temblor que se sintió en toda la costa izquierda del Paraná, desde Diamante hasta más arriba de Goya en agosto de l948, y el similar producido en 1979, que se sintió con cierta intensidad en poblaciones del Chaco (Córdoba, l984).

Por una falla geológica, una parte de la ciudad de La Paz está alta, y otra más baja (Ing. Aníbal Blanco, Presidente de AyE, l979).

El peso de la masa de agua puede producir sismicidad inducida.

El peso de la masa de agua depositada en la represa, presiona sobre la corteza terrestre, alterando su equilibrio. Se conocen numerosos casos de sismos ocasionados por esta causa, que rompieron los diques causando inundaciones rápidas de efectos trágicos (Barbetti, l984).

• Soluciones propuestas: control geotécnico y construcción antisísmica.

– “Agua y Energía ha realizado convenios con el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (IMPRES) mediante los cuales se han instalado 5 estaciones sismológicas con el fin de estudiar las características geotécnicas de la región y seguir su control durante la ejecución de las obras y durante el período de explotación” (Gerencia Proyecto Paraná Medio de AyE, 1984).

– De acuerdo a las recomendaciones de los expertos que trabajaron en el proyecto, y del Instituto Nacional de Prevención Sísmica, “…se verificó la estabilidad y resistencia de las obras sometidas a un efecto sísmico de grado 7 en la Escala Mercalli modificada” (Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza, 1982b).

21. SEDIMENTACION.

A) Argumentos a favor

No se producirán inconvenientes durante la vida útil del embalse.

“En todo curso de agua cuyo lecho esté constituido por material factible de ser transportado por la corriente…existe entre las partículas que en un momento dado pertenecen a la formación del lecho y las que en ese instante son transportadas, un intercambio irregular de posiciones que dan origen a cambios morfológicos del cauce a través del tiempo”.

“Al construirse algún tipo de obra, como por ejemplo una presa, que altera las características hidráulicas del curso (velocidad, profundidad, etc.), origina depositaciones de sedimentos debido a una pérdida de capacidad de transporte de la corriente en el vaso del embalse; o lo contrario, es decir, la erosión del lecho por recuperar el río su capacidad de transporte aguas abajo de las descargas de la presa” (AyE, l984).

“Los estudios fluviales del Paraná Medio fueron realizados diferenciando el comportamiento de los sedimentos de acuerdo con el tamaño de las partículas:

1) Fracciones más gruesas: arenas y parte de limos (material formador del lecho del Paraná). Los embalses retendrán en su vaso casi la totalidad que el río acarrea.

2) Fracción más fina: principalmente arcillas.” “Una gran parte pasa por las descargas de central hidroeléctrica, vertederos y esclusa, y continúa con su recorrido aguas abajo sin depositarse en los embalses. Aún si se retuviera el total de los sedimentos, los cálculos demuestran que no aparece inconveniente alguno desde el punto de vista de la vida útil de los embalses”. Ejemplo: suponiendo que no se haga el Cierre Norte, el Cierre Sur (Chapetón) solamente disminuirá el 15% del volumen total de embalse en el transcurso de 100 años (AyE, l984).

B) Argumentos en contra

Los cálculos no tienen en cuenta la verdadera capacidad de transporte del río.

Los técnicos alemanes que estudiaron las socavaciones producidas en el asiento del Túnel Subfluvial Hernandarias en 1983, declararon que los estudios practicados al proyectarlo, referidos al régimen del Paraná en el lapso de 60 años, no permitieron prevenir una creciente con las características de la ocurrida en ese año.

“Es un antecedente que induce a considerar muy atinada la revisión del proyecto del Paraná Medio, siendo primordial asegurarse de su estabilidad, ya que el lecho del Paraná se asienta sobre arenas con espesor de 40 y más metros, constatado con perforaciones realizadas en 1940 en nuestra zona para estudiar la construcción de un puente entre nuestra ciudad y la de Paraná.”

“Por ello nos parece oportuno recordar lo acontecido al construirse el puente entre el Chaco y Corrientes, cuyo proyecto previó la hinca de pilotes de 35 a 40 metros de largo, pero las constataciones practicadas al ejecutar la obra, exigieron aumentar esas dimensiones a un promedio de 50 metros y a duplicar su número.”

“En tales casos la dificultad técnica es fácilmente superada, pero no ocurre lo mismo para la financiación del mayor costo, que demandando sumas siderales, obliga a recurrir a créditos del exterior.”

“Los técnicos de AyE no atribuyen mayor importancia a la sedimentación que se producirá en el Paraná Medio, y consideran que el volumen total del embalse solamente disminuirá un 15% en el término de 100 años, suponiendo que no se construya el cierre norte.”

“A nuestro parecer se ha llegado a esa conclusión con estudios realizados en épocas de régimen normal del río, y estimamos necesario tener en cuenta las experiencias resultantes de la gran creciente 1982/83 y además el hecho de que las presas proyectadas cubrirán  completamente las islas, cuya mayoría tiene alturas que varían desde 3,50 m a 5,00 m.” “Una vez sumergidas, se ablandará la capa de tierra vegetal que las cubre que será arrastrada por las aguas hasta el paramento interior de las presas frontales donde se formarán depósitos de cieno, que contribuirán a captar y consolidar las sucesivas erosiones que continuarán sufriendo las islas.” “En cambio, “…es exacto…que las aguas turbias por las arcillas coloidales no decantarán ese material y pasarán sin consecuencias por las turbinas.” (Nícoli, 1984).

El peso de la obra puede compactar los suelos.

Los técnicos rusos destacaron la similitud del Paraná con el Dniéper y el Volga, especialmente el Volga, al que calificaron de Paraná en miniatura (es dos veces menor). Tienen el mismo régimen de crecidas, y el mismo tipo de suelo arenoso. Habrá que tomar muchos recaudos, porque los suelos arenosos y arcillosos pueden producir asentamientos y compactarse por el peso de la obra (Ing. Malischev, l979).

El río Bermejo taponará los canales navegables.

La construcción del Paraná Medio sin las obras previas del Bermejo, ocasionará el taponamiento de los canales navegables por sedimentación de material sólido. El Bermejo es el quinto río en el mundo en aporte sedimentario, y vuelca anualmente al Paraná 95 millones de toneladas de material sólido (el 75% del arrastre de sólidos que el Paraná vuelca anualmente en el Río de la Plata).

En la provincia china de Sichuán, se construyó en el año 168 a.C. la gran obra hidráulica de Tu-Kiang-Yan, una de las más importantes de la antigüedad, que regaba 3.000.000 de mu de tierra. Sus constructores resolvieron con gran habilidad el problema de la sedimentación de la arena y piedras que arrastra el río en ese lugar. Con las ampliaciones realizadas en l958-70, riega 8.000.000 de mu, y produce energía eléctrica. En l958-61, los rusos construyeron otra obra aguas arriba, sin atender la opinión de los expertos chinos. Al poco tiempo comenzaron a taparse los canales de riego, y hubo que volar la represa construida por los rusos. Existen situaciones similares con represas construidas por la URSS en el río Amarillo (China), en Corea del Norte y la India (Nueva Hora, l979).

En Assuán, la sedimentación de productos sólidos en suspensión en el embalse, provocó la aridización del delta del Nilo, ubicado aguas abajo.

22. EROSION.

A) Argumentos a favor

El delta no será erosionado.

El delta del Paraná no será erosionado. La fracción gruesa (sedimentos del lecho) de la carga sólida, no variará con respecto a los valores actuales. Las fracciones finas se reducirán, ya que lo que el río pierde en el embalse no es recuperable aguas abajo (el lecho del Paraná carece de este tipo de material). En consecuencia, disminuirá la velocidad de crecimiento del delta, pero no será erosionado “… puesto que las características hidráulicas del río en esa zona hacen que predomine el fenómeno de sedimentación” (AyE, l984).

B) Argumentos en contra.

Erosión lateral aguas arriba de la represa.

Las alteraciones diarias del nivel de las aguas, provocan la muerte de toda la vegetación en las orillas de la represa. Esta franja desnuda facilita la erosión de las orillas, y el sedimento se deposita en el embalse (Barbetti, l984).

Incremento de la remoción en masa.

“La extensión e intensidad de los procesos erosivos constituye una grave limitación en la productividad de las tierras destinadas a la actividad agropecuaria. Por otra parte, el efecto de la remoción en masa en los procesos de degradación de las tierras, particularmente las cercanas a ríos y arroyos, se verá notablemente multiplicada con la concreción de las importantes obras hidroeléctricas proyectadas” (Aceñolaza y Sayago s.f.).

Los cálculos no tuvieron en cuenta las crecientes extraordinarias.

La empresa soviética Technopromexport, entregó la revisión del Proyecto Ejecutivo del Paraná Medio el 14/9/79. Por lo tanto, tal como ocurrió con el proyecto del túnel subfluvial, se basaron en “…información anterior a las crecientes extraordinarias pero atípicas de los años 1981 a 1983, inclusive. Comparativamente, las alturas máximas alcanzadas en julio de 1983 con las de junio de 1905 no difieren mucho, pues tenemos respectivamente y en metros: Iguazú 39,65 y 40,25; Corrientes 9,04 y 8,47; Santa Fe: 7,35 y 7,83…”, pero la diferencia está en la persistencia de cotas tan elevadas durante la creciente de 1983. Los efectos destructores se debieron “…a la erosión producida por la velocidad adquirida por las aguas” en ese período (Nícoli, 1984).

Peligra el Túnel Subfluvial.

Tomamos de un artículo del Agrim. José Alberto Piriz, de la Dirección Nacional de Construcciones Portuaria y Vías Navegables, algunas experiencias personales y opiniones referidas al comportamiento del lecho del Río Paraná, y su relación con la protección del Túnel Subfluvial Hernandarias. “Las máximas hidrométricas en Santa Fe (de 6,95; 7,03; 7,11; 7,35 y 7,20 metros, registradas como picos desde el 27 de diciembre de 1982 al 29 de julio de 1983) son demostrativas del comportamiento histórico del Paraná en nuestra zona, sin comparación alguna dentro de los registros oficiales que se poseen. Durante este lapso, los técnicos observaron el aumento de tamaño de las tradicionales dunas que normalmente se producen en el lecho del río, favorecido por la granulometría de la arena y por la intensidad del empuje hidrodinámico. La formación de estas dunas es una extraña modalidad de sedimentación de una corriente de aire o agua que actúa sobre materiales relativamente finos”.

“Los controles batimétricos permanentes determinaron la existencia de dunas de 10 metros de altura aproximadamente y con una longitud cercana a los 150 metros, que avanzaban aguas abajo, a razón de 20 metros por día”. El día 30 de junio de 1983, cuando el hidrómetro de Paraná marcaba 6,79 metros, la ecosonda registró rebotes que se producían sobre la parte superior de los tubos, que se encontraban totalmente descubiertos. Ante una situación tan crítica, que hacia temer por la estabilidad estructural del túnel, “…se procedió al alteo de la carpeta asfáltica sobre una de las manos…con un espesor de 25 centímetros y agregado de agua debajo…todo lo cual significó agregar un lastre adicional de 1.500 toneladas a cada uno de los conductos…”.

“Con el propósito de atenuar los efectos de las dunas se arrojó sobre ellas material de la misma constitución geológica”, mediante dragas que “…arrojaron en total 5.808.000 metros cúbicos, constituyendo el operativo de refulado más importante realizado en el país en los últimos años”.

“Después, lentamente, el río volvió a suavizar sus aguas y aquietar su lecho. Hoy todo es normal, pero no debemos olvidar jamás lo vivido y menos de lo que es capaz la naturaleza” (Agrim. José A. Piriz, 1989).

Para dar una idea de hasta qué punto son contradictorias las opiniones que se vierten en relación a los problemas hidráulicos e hidrológicos del río Paraná Medio, transcribimos también opiniones del Cont. José Marcos Martín Du Pont, que fuera Director de la Comisión Administrativa Interprovincial del Túnel Hernandarias. Al criticar el llamado a licitación para las obras de defensa del túnel, dijo: “Considero que el túnel subfluvial es invulnerable y que el gasto que se va a hacer es innecesario”. “El interrogante…es por qué no se consultó directamente a las empresas Hochtief AG -alemana- , Vianini -italiana- , y Sailav -argentina- , que formaron parte del consorcio constructor,…sobre todo a la firma alemana, cuya capacidad ingenieril es reconocida en todo el mundo”. “El lugar del emplazamiento del túnel no fue elegido al azar ni por casualidad. Hay estudios que las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, incluso con intervención de la Universidad Nacional de Córdoba, hicieron durante 60 años antes de la construcción de la obra. En esos estudios se llegó a la conclusión de que en ese lugar, el río no produce socavaciones, sino que llega a depositar sedimentos”.

“¿Cómo dudar de la capacidad de los constructores de esta obra…cuando la UNESCO encomendó a la Hochtief el levantamiento de 64 metros del templo de piedra de Abú Simbel con motivo de la construcción de la represa egipcia de Assuán?” (Cont. José Du Pont, 1989).

Erosión generalizada hasta Diamante.

Al recuperar el río su capacidad de transporte aguas abajo de la represa, producirá un fenómeno de erosión generalizada. Esta actividad será muy intensa en los primeros años de vida en los tramos cercanos a la presa, y luego disminuirá progresivamente, extendiéndose aguas abajo hasta las proximidades de Diamante (AyE, l984).

El delta será erosionado.

El delta del Paraná será erosionado. Más aún si se concreta la realización del denominado Proyecto Paraná Medio Inferior, cuyo cierre se ubicaría aproximadamente frente a la ciudad de San Lorenzo.

• Solución propuesta: monitorear y realizar obras complementarias.

– Refiriéndose a los fenómenos de erosión aguas abajo, dicen los técnicos de AyE (l984): “…la baja velocidad del proceso, permite una visualización y ajuste de la simulación, pudiéndose prever la ejecución de obras complementarias para controlar las modificaciones no deseables del lecho, como se hace en tantos grandes ríos de llanura del mundo, que tienen obras hidroeléctricas funcionando desde hace treinta o cuarenta años”.

FUENTES DOCUMENTALES.

ACEÑOLAZA, Florencio G. y José M. Sayago -s.f.- “Geología y Geomorfología de la Hoja ‘Villa Urquiza’, Provincia de Entre Ríos. Análisis preliminar sobre conceptos estratigráficos, morfo-dinámicos y morfogenéticos”. Fac. de Cs. Naturales de la Univ. Nacional de Tucumán. Trabajo presentado a la Dirección Provincial de Minas de Entre Ríos.

AGRUPACION NACIONAL DE TRABAJADORES DE LUZ Y FUERZA; SINDICATO DE LUZ Y FUERZA (SANTA FE); CGT SANTA FE -1982a- “Paraná Medio: denunciaron la injerencia de multinacionales.” En: El Litoral 26/3/82.

AGRUPACION NACIONAL DE TRABAJADORES DE LUZ Y FUERZA y CGT DELEGACION REGIONAL SANTA FE -1982b- Folleto “Proyecto Paraná Medio: Realidad y Entrega”.

AGUA Y ENERGIA ELECTRICA, SOCIEDAD DEL ESTADO -1979a- “Aprovechamiento integral Paraná Medio”. Folleto de propaganda.

AGUA Y ENERGIA ELECTRICA -1979b- “Despertando al gigante…”. En: Revista Informativa de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de Paraná. Año II, N° 9.

AGUA Y ENERGIA -1984- “El verdadero Paraná Medio-I.” En: El Litoral, 7/5/84.

AGUILAR Juan Carlos -1979- “Trascendencia de Paraná Medio”. En: El Litoral, 26/8/79.

AGUILAR Juan Carlos -1980- “El papel del Paraná Medio explicó el Dr. Juan C. Aguilar”. En: El Litoral 6/7/80.

AGUILAR Juan Carlos -1981a- “Para el Gral. Viola, Paraná Medio deberá ser una obra prioritaria”. En: El Litoral 22/2/81.

AGUILAR Juan Carlos -1981b- “La importancia del Paraná Medio como área pivote de la Argentina”. En: El Litoral 19/11/81

AGUILAR Juan Carlos -1982- “Hacer Paraná Medio: propuesta”. En: El Litoral 3/12/82.

ALSOGARAY Alvaro -1982- “Ni Paraná Medio ni Yacyretá son prioritarios, afirmó Alsogaray”. En: El Litoral 2/10/82.

ALSOGARAY Alvaro -1983- “No se necesitará el Paraná Medio durante los próximos 25 años”. En: El Litoral 1/7/83.

APUAYE -1987a- “Pidió APUAYE la continuidad de la Gerencia Paraná Medio”. En: El Litoral 29/4/87.

APUAYE -l987b- “Ha denunciado APUAYE la virtual acefalía de una gerencia de A. y Energía”. En: El Litoral 19/11/90.

ASOCIACION DE INGENIEROS DE RECURSOS HIDRICOS DE SANTA FE -1983a-

“Problemática hídrica regional”. En: Jornadas de la Ingeniería para el Desarrollo Regional (Santa Fe, 8/6/83).

ASOCIACION DE INGENIEROS EN RECURSOS HIDRICOS -1983b- “Las crecidas del río Paraná”. En: El Litoral 21/7/83

BARBETTI, Ricardo -1983a- “El agua como un catalizador de la conciencia”. En: El Litoral,

7/8/83.

BARBETTI, Ricardo -1983b- “Planificación global del recurso hídrico”. En: El Litoral, 7/8/83

BARBETTI Ricardo -1984- “El otro Paraná Medio”. En: El Litoral, 26/3/84).

BARLETTA, Mario -1983a “El agua como un catalizador de la conciencia”. En: El Litoral,

7/8/83.

BARLETTA, Mario -1983b- “Planificación global del recurso hídrico”. En: El Litoral, 7/8/83

BERETTA Mario -1979- “El proyecto Paraná Medio: los técnicos soviéticos evaluaron el aprovechamiento hidroenergético”. En: El Litoral 11/6/79.

BERETTA Mario -1982- “Frenar el Paraná Medio no significa paralizarlo, expresó el Ing. Beretta”. En: El Litoral 23/3/82.

BLANCO Aníbal -1979- “La obra hidroeléctrica del Paraná Medio”. En: El Litoral, 23/1/80.

BRANDEMANN, Edgardo A. -1984- “Inquietudes de un productor frente al proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral, 31/5/84.

BUSTI Jorge Pedro -1988- “Busti manifestó interés por el proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral, 26/10/88.

CASIS Roberto -1982- “Preside Casís el Comité Coordinador para el Desarrollo del Paraná Medio”. En: El Litoral 27/2/82.

CASIS Roberto -1982a- “La importancia de Paraná Medio destacó el Sr. Casís”. En: El Litoral, 25/2/82.

CASIS Roberto -1982b- “Dijo Casís que la obra del Paraná Medio no tiene un rédito político inmediato”. En: El Litoral 26/3/82.

CASIS Roberto -1982c- “Insistirán las provincias en el Proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral 2/9/82.

CAPPATO, Jorge -1984- “Proyecto Paraná Medio: una advertencia y una propuesta”. En: El Litoral, 19/12/84. CAPPATO, Jorge -1985- “Paraná Medio: sin respuesta a una propuesta crucial”. En: El Litoral, 4/10/85.

CAVIGLIA ARCE Roque -1983- “El Paraná Medio y sus futuros problemas”. En: El Litoral, l6/2/83. Tomado de “Guardacostas”, N° 48, año XVIII.

CENTRO DE ESTUDIOS FOTOSINTETICOS Y BIOQUIMICOS -1982- “El aprovechamiento de los camalotes”. En: El litoral 21/2/82.

CIRUZZI Ricardo -1984- “Paraná Medio debe contar con la conformidad de las provincias”. En: El Litoral 16/10/84.

COLOMBO Walter -1981- “Se contratará a una consultora para la evaluación del proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral 31/12/81.

COMISION COORDINADORA INTERPROVINCIAL DEL PARANA MEDIO -1980- “Esclusas del Paraná Medio: tema que no debe darse por concluido”. En: El Litoral 2/11/80.

COMISION PRO MEJORAS DE SAN JAVIER ANTE LA OBRA DEL PARANA MEDIO -1982- “San Javier: definida posición ante el Paraná Medio”. En: El Litoral 6/1/82.

COMISION SANTAFESINA DE APOYO A LAS OBRAS DEL PARANA MEDIO -1981- “Medulosa posición ante una nota sobre esclusas del Paraná Medio”. En: El Litoral, 13/3/81.

COMISION SANTAFESINA DE APOYO A LAS OBRAS DEL PARANA MEDIO -1984- “El único Paraná Medio”. En: El Litoral, 16/4/84.

COMISION SANTAFESINA DE APOYO AL PARANA MEDIO -1987- “Paraná Medio y Bermejo: sobre esos proyectos pídense definiciones”. En: El Litoral 15/7/87.

CONSEJO DE GOBIERNO de la COMISION COORDINADORA INTERPROVINCIAL PARA

EL DESARROLLO DEL PARANA MEDIO -1982- “Proyecto Paraná Medio: Casís solicitó la decisión nacional para encarar obras” En: El Litoral 26/2/82.

CORDOBA Estanislao Néstor -1984- “Paraná Medio: perspectiva de su aprovechamiento integral. Aspectos técnicos y otras referencias”. En: “Renovación”, La Paz, Año I, N° 2, 16/10/84.

DE NEVARES Mariano Jaime -1978- “El Paraná Medio es una fuente dormida de inagotable riqueza para el futuro del país”. En: El Litoral,…/78.

DEVOTO, Alberto Enrique -1986- “La deuda externa de Agua y Energía la asumiría el Estado y Paraná Medio no se haría este siglo”. En: La Nación, Bs. As., 3/6/86

DORREGO Manuel -1979- “Apoyo de las provincias al Proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral 6/10/79.

DU PONT, Martín -1989- “Cuestionan la protección del túnel subfluvial”. En: El Litoral, 20/10/89.

FACULTAD DE INGENIERIA QUIMICA DE SANTA FE -1985- “Modelo matemático de calidad del agua en el Proyecto Paraná Medio”. En: El Litoral 20/6/85.

FACULTAD DE INGENIERIA QUIMICA DE SANTA FE -1988- “Paraná Medio: fue elaborado un informe sobre pronóstico de calidad de aguas.” En: El Litoral 18/12/88.

GERENCIA PROYECTO PARANA MEDIO -1984- “El verdadero Paraná Medio” (II). En: El Litoral, 14/5/84.

GIORIA, Roberto -1983- “Planificación global del recurso hídrico”. En: El Litoral, 7/8/83

GOMEZ Inés -1984- “Entrevista: La Nación y el Paraná Medio”. En: El Diario, Paraná, 23/11/84.

HERNANDEZ, Edgardo -1990- “Empresarios justicialistas y el Paraná Medio”. En: El Litoral, 23/7/90

JUVENTUD RADICAL DE SANTA FE -1982a- “Exigimos la ejecución del Paraná Medio bajo la órbita de Agua y Energía” En: El Litoral 3/3/82.

JUVENTUD RADICAL -1982b- “La Juventud Radical se refiere al Paraná Medio”. En: El Litoral 28/3/82.

LAMBOGLIA, Domingo -1984- “El Paraná Medio en La Paz”. En: El Paceño, La Paz, 27/6/84.

LAMBRUSCHINI Armando -1979- “Disertó el Almte. Lambruschini en las II Jornadas del Paraná Medio”. En: El Litoral 8/10/79.

LANGHI, Gaudencio -1983- “Preocupación del MID ante el problema de las inundaciones”. En: El Litoral 19/7/83.

LOPEZ OSUNA Rodolfo -1979- “Una reunión de apoyo al Paraná Medio”. En: El Litoral, 16/9/79.

LOPEZ OSUNA, Rodolfo -1988- “Para construir Paraná Medio siempre se necesitará financiación externa”. En: El Diario, 20/11/88.

MALISHEV Nicolai -1979- “La preocupación ecológica en relación con la factibilidad del proyecto del Paraná Medio”. En: El Litoral, 9/9/79.

MARGALEF Ramón -1981- “Apreciaciones de un ecólogo”. En: El Litoral, 18/2/81.

MARINI Celestino -l986- “Para construir el Paraná Medio fue proyectado un ente promotor”. En: El Litoral 20/6/86.

MATA, Ismael -1989- “Proyecto sobre el Sistema del Iberá e inundaciones”. En: Clarín, 24/12/89.

MILIA, José L. -1979- “Enseñanzas que deja la creciente extraordinaria del río Paraguay”. En:

El Litoral, 17/6/79

NICOLI, Víctor F. -1984- “Explosiones solares, lluvias torrenciales en la Cuenca del Plata y sus efectos en el régimen del Río Paraná “. En: El Litoral, 21/6/84.

OJEDA, Hugo Edgardo -1977- “El Complejo Hidroeléctrico del Paraná Medio y la Cuenca del Plata”. Ed. Nueva Senda, Bs.As.

PALAVECINO, Irma -1983- “Planificación global del recurso hídrico”. En: El Litoral, 7/8/83

PARCEVAUX S. de -1980- “¿Qué hacer con el camalote?”. En: El Litoral 27/6/80

PARTIDO SOCIALISTA POPULAR (PSP) -1983- “Posición del PSP sobre la obra Paraná Medio”. En: El Litoral 5/9/83.

PEREZ, Juan C. -1989a “El viaje de Kohan a Moscú reactivó las negociaciones del Paraná Medio”. En: El Informador Público, Bs. As., Año 4, N° 168.

PEREZ, Juan C. -1989b- “Fuertes presiones soviéticas sobre un emprendimiento estratégico en la Cuenca del Plata”. En: El Informador Público, Bs. As., Año 4, N° 169

PEREZ, Juan C. -l990- “El Paraná Medio es una obra de carácter ‘altamente experimental'” En: El Informador Público, Bs.As., Año 4, N° 171 y 174.

PERTOVT, Héctor -1983- “Planificación global del recurso hídrico”. En: El Litoral, 7/8/83

PIRIZ, José Alberto -1989- “Las peripecias sufridas por el túnel justifican su protección”. En: El litoral, 19/10/89

RAMONEDA Jorge -1984- “Fueron señaladas algunas consecuencias y objetivos de la obra Paraná Medio”. En: El Diario, Paraná, 28/8/84.

RASPINI, Mario -1990- “…el candente tema de Paraná Medio”. En: El Diario, Paraná, 16/5/90.

RINGUELET Raúl -1981- “Paraná Medio: la influencia de la presa en el sistema ecológico

regional”. En: El Litoral 17/7/81.

ROGIANO, Francisco Manuel -1983- “Itaipú, las lluvias y las inundaciones”. En: El Litoral, 11/7/83

SECRETARIA DE ENERGIA -1983- “Paraná Medio: cuesta U$S 5.400 millones”. En: Clarín, 8/7/83

SINDICATO DE LUZ Y FUERZA -1982- Solicitada: “El Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe a la opinión pública en general. Siguiendo el camino de las Malvinas salvemos al Paraná

Medio de las Multinacionales”. En: El Litoral 11/4/82.

SINDICATO DE LUZ Y FUERZA DE SANTA FE -1983- “Reiteró Luz y Fuerza una denuncia sobre el Proyecto Paraná Medio”. En: El Litoral 29/8/83.

SINDICATO DE LUZ Y FUERZA DE SANTA FE -1985- “Definiciones sobre Paraná Medio

pidió públicamente Luz y Fuerza”. En: El Litoral 25/3/85.

SMILES Enrique -1978- “Paraná Medio: energía, recuperación de tierras y comunicaciones”. En: El Litoral, 30/12/78.

SORIANO Carmelo -1982- “Pro y contra de una propuesta para las obras de Paraná Medio”. En: El Litoral 10/8/82.

SORIANO Carmelo -1987- “Paraná Medio y usinas nucleares”. En: La Nueva Santa Fe, agosto de

1987.

SORIANO, Carmelo -1990- “Importancia geopolítica del proyecto hidrovía”. En: El Litoral, 28/5/90.

STORANI Conrado -1985- “Paraná Medio se hará porque es imprescindible”. En: El Litoral 5/3/85.

STORANI, Federico -1982- “Palabras del Dr. Federico Storani”. En: Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza, Boletín Informativo N° 28.

TACCONE, Juan José -1982- “Conferencia de Juan José Taccone”. En: Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza, Boletín Informativo N° 28.

VILLALOBOS, Tristán de -1979- “El retorno de cargas al río en la clara visión de un planificador”. En: El Litoral, 8/10/79.

VILLALOBOS Tristán de -1981- “Sobre las esclusas del proyecto Paraná Medio”. En: El Litoral, 27/1/81.

VITTORI Gustavo José -l982- “Proyecto Paraná Medio: la decisión de impulsarlo avanza sobre dudas e interrogantes aún sin respuesta”. En: El Litoral 1/3/82.

ZAMAYA, Osvaldo -1990- “Gestiones de la Comisión de Apoyo”. En: El Diario, Paraná, 28/3/90

Nota: los párrafos sin indicación de autor, fueron extractados de artículos periodísticos sin firma, publicados por el diario “El Litoral” de la ciudad de Santa Fe.

 

ANEXO 1. PERSONAS E INSTITUCIONES QUE PUBLICAMENTE APOYARON LA OBRA.

El listado de los ANEXOS 1 y 2 solamente incluye a quienes hicieron declaraciones públicas escritas (u orales, cuando las mismas fueron recogidas por la prensa). No abarcan a quienes simplemente hayan participado de actos, reuniones o encuentros en los que, en forma central o tangencial, se haya tocado el tema del Paraná Medio. La fecha entre paréntesis, indica el año de la primera declaración localizada.

A) Personal de Agua y Energía Eléctrica (Gerencia Proyecto Paraná Medio).

• Geól. Hermes Jaquenod (1978).

• Ing. Mario A. Beretta- Gerente Proyecto Paraná Medio.

• Ing. Jorge Font -Conferencista (l979).

• Ing. Daniel Weber -Conferencista (l979).

• Ing. Carlos Inglese Brest -Conferencista (l979).

• Luis María Gancedo- Jefe de Modelos Hidráulicos- Conferencista (1980).

• Ing. Guillermo Acuña -Jefe Subproyecto Drenaje (1981).

• Ing. Eduardo Nucifora -Inspección obra terraplén de prueba- y Abel Mercapide -Jefe del

equipo técnico (1981).

• Ricardo José Santana -Jefe de Relaciones Públicas (1981).

• Lic. Laura Roldán -A cargo Area Social del Sector Ecología, Salud y Desarrollo (1981).

• Ing. Jorge Ramoneda -Jefe Obras Civiles- Director del Dpto. de Hidrología General y

Aplicada de la UNL (1981).

• Ing. Guillermo Olivera -Jefe de Arquitectura y Urbanismo (1981).

• Lic. Tomás Gutiérrez -Jefe Sección Ecología, Salud y Desarrollo -Secretario Académico del

Dpto. de Hidrología General y Aplicada de la UNL (1981).

• Personal del Subproyecto Recuperación de Tierras. Responsable: Lic. Jorge Camusso.

Estudios Especiales: Ing. Agr. Mariano Folatelli. Economía Agraria: Ing. Agr. Adolfo Saigo.

Riego: Lic. Alcides Fabro. Edafología: Lic. Héctor Massera (1981). _

• Ing. E. Wisten (1983).

• Ing. Ulises Best -Conferencista (1983).

• Prof. Irma Palavecino -Sector Ecología, Salud y Desarrollo (1983)

• Lic. Eduardo Ceirano -Presidente de APUAYE (1987).

• Ing. José A. Rossa -Secretario de APUAYE (1987).

• Fernando Fernández y Raúl Rossi (?) -Conferencistas (1987).

• Ing. Augusto Peyrano -Conferencista (1987)

• Ing. Carlos Baccola -Gerente del Proyecto Litoral de AyE (1988).

B) Otros funcionarios y Comisiones Oficiales.

• General de División (R) Mariano Jaime de Nevares- Presidente de la Comisión Nacional de la Cuenca del Plata (l978).

• Ing. Daniel Brunell -Secretario de Estado de Energía de la Nación (l978).

• Dr. Jorge Douglas Maldonado -Rector de la UNL (l978).

• Gral. (R) Luis Carlos Gómez Centurión -Gobernador de Corrientes (l979).

• “II Jornadas del Paraná Medio”. Organizadas por la UNL (Santa Fe, l979). Hablaron el Comandante en Jefe de la Armada, Alte. Armando Lambruschini (palabras de apertura); el Jefe de Estudios y Proyecto Paraná Medio de AyE, Ing. Mario Beretta (Concepción General del Proyecto); Secretario de Estado de Transportes y Obras Públicas de la Nación, Ing. Federico Camba (Aspectos Ferro-viales); Subsecretario de Energía Hidroeléctrica y Térmica, Ing. Bernardo Bronstein (Aspecto Hidroeléctrico del Paraná Medio en el Plan

Energético Nacional); Director de Planeamiento de la Secretaría de Estado de Intereses Marítimos, Cap. de Navío Ing. Tristán de Villalobos (Navegación Fluvial y Marítima); titular del CIMOP y Ministro de Obras Públicas de Santa Fe, Coronel Manuel Dorrego (El Paraná Medio y la Obra Pública); Subsecretario de Desarrollo Industrial, Dr. Horacio Tedín (Radicación de Industrias a través del Sistema Promocional), Ing. Heriberto Mercapide (AyE) (Presas de material suelto, carreteras y vías férreas).

• Comisión Coordinadora Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio. Creada en l980. Inaugurada con la presencia de los gobernadores de las cuatro provincias afectadas. El fin específico del organismo era “…actuar como elemento coordinador de las opiniones y requerimientos provinciales entre sí y ante la Nación, que afectan los intereses provinciales, en especial lo atinente a navegación, energía, conservación de los recursos naturales y la ecología en general; ordenamiento ambiental; calidad de las aguas; aprovechamiento

turístico; recursos pesqueros; desarrollo urbano y reemplazo de la infraestructura afectada; riego y mejoramiento agrícola, etc.” En oportunidad de la primera reunión, dijo el Gobernador de Corrientes, Gral (R.) Luis Carlos Gómez Centurión: “…no debemos ser un simple convidado de piedra para ver un proyecto cuando éste está terminado, sino que debemos tener alguna participación en la ejecución del mismo, aunque no fuera más que para señalar en qué medida ese proyecto nos puede producir algún tipo de inconvenientes”. El acta constitutiva de la Comisión, fue ratificada por Ley N° 8508. El PE de Santa Fe, por Decreto N° 0529, designó como representantes titulares a los Ing. Luis María Arriola, Alejandro Vega y Carmelo Soriano, y como representantes alternos al Sr. Oscar Sarsotti y los Ing. Manuel Ullan y Carlos A. Palmare. En abril de l980, fue designado Presidente del Comité Ejecutivo de la Comisión, el Prof. Luis Antonio Torchia, Subsecretario de Planeamiento y Desarrollo de Entre Ríos.

• En octubre de 1981, se realizó la I Reunión de Intendentes y Presidentes Comunales, referida al aprovechamiento integral del Paraná Medio y su influencia en la Pcia. de Santa Fe. Fue organizada por la Secretaría de Acción Comunal de la Pcia. de Santa Fe, cuyo Secretario era el Cap. de Navío Juan A. Pesado. Como Coordinador fue designado el Intendente de Santa Fe, Farm. Roberto E. Casís. Posteriormente, este ente pasó a denominarse Comisión Para Medir la Influencia de la Obra del Paraná Medio en la

Provincia de Santa Fe. Creada por Decreto Prov. N° 2101. Ejerció la Secretaría Técnica el Ing. Eduardo Pérez Ruiz, y la Dir. de Relaciones e Información Pública el Sr. Daniel Amigo.

En enero de 1982 se modificó el Decreto de creación, quedando como Coordinador el Secretario de Planeamiento de la Provincia, Ing. Juan José Ronco.

• Duilio O. Pignata, Presidente de la Comuna de Helvecia (1981).

• Gral. (R) Juan Pita, Gobernador de Corrientes (l982).

• En febrero de 1982, se reunió el Comité Coordinador Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio, con la presencia de los gobernadores de Corrientes, Gral. (R) Juan Pita; de Santa Fe, Farm. Roberto Enrique Casís; de Entre Ríos, Dr. Jorge W. Ferreira y del Chaco, Cnel (R) José D. Ruiz Palacios. A instancias del Farm. Casís, quizás el mayor impulsor oficial del Paraná Medio en el litoral, se resolvió solicitar al Gobierno Nacional que adopte la decisión política de ejecutar las obras, firmar un convenio para aprovechamiento múltiple; y organizar una Secretaría Permanente del Comité, con sede en Corrientes. Las autoridades designadas en representación de los cuatro gobernadores fueron: Presidente, Ing. Eduardo Hardoy (Ctes.); Ing. Oscar F. Silva (Chaco); Ing. Juan José Ronco (Santa Fe) y Adelqui Darío Fabre (E. Ríos).

• Farm. Roberto Enrique Casís, Intendente de la ciudad de Santa Fe; luego Gobernador de la Pcia. de Santa Fe (1981 en adelante). Ing. Eduardo Pérez Ruiz – Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Santa Fe- Conferencista (1981).

• El 16/6/82 se reunió nuevamente el Comité Ejecutivo de la Comisión Coordinadora Interprovincial para el Desarrollo del Paraná Medio, presidida por el Ministro de Obras y Servicios Públicos de Santa Fe, Ing. Eduardo Pérez Ruiz. Participaron: Secretario de Planeamiento de Santa Fe, Ing. Juan José Ronco; Secret. Técnico del mismo organismo, Ing. Luis María Arriola; Subs. de Obras Públicas de E. Ríos, Ing. Adelqui Darío Fabre; Subs. de Planeamiento y Desarrollo de Entre Ríos, Cont. José Miguel Banchero; Coord. de Recursos Hídricos de Corrientes, Lic. Sergio Cangiani; Interventor en el Instituto Correntino del Agua, Agrim. Antonio Lorenzo López; Asesor del mismo organismo, Dr. Alejandro Abraham; Secret. de la Secretaría Permanente del Comité Ejecutivo, Ing. Eduardo Hardoy y Subs. de Recursos Hídricos del Chaco, Mayor Oscar Silva.

• Dr. Conrado Storani -Secretario de Energía de la Nación durante la presidencia del Dr. Illia, y luego durante la del Dr. Alfonsín (1982 en adelante).

• Dr. Rubén Pellanda, Gobernador de Córdoba (l982).

• Carlos Zavala- Presidente de Agua y Energía Eléctrica (1983).

• Celestino Marini- Senador Nacional por Santa Fe (PJ) (l984).

• Dr. Tomás Camilo Berdat- Intendente de Santa Fe (1984).

• José Antonio Reyes- Presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe (1984).

• Juan Santos Díaz- Diputado por Santa Fe (PJ) (l984).

• Héctor Dalmau- Diputado Nacional por Santa Fe (PJ). Secretario de Interior de la bancada justicialista (1984).

• Tello Rosas- Diputado Nacional (1984).

• Comisión de Obras Públicas, Agricultura y Ganadería de la Cámara de Senadores de Santa Fe. Integrantes: Sen. Ramsés Medina (Vicepresidente del Senado), Sen. Roque Sachnún (PJ), Gerardo Cabrera (PJ), Ricardo Kaufmann (PJ), Teodoro Binaghi (UCR), José Torterola (UCR) y Luis María Guala (UCR) (l984).

• Roberto Pascual Silva -Diputado Nacional (UCR) -Vicepresidente Primero de la Cámara de

Diputados de la Nación (l985).

• Ing. Alberto Oscar Joaquín- Administrador General de la Dirección Provincial de la Energía

(DPE) de Santa Fe (1985).

• Anthony Robson -Diputado Nacional (PJ) (1985).

• Oscar Lamberto -Diputado Nacional (1987). _

• Dr. Jorge Pedro Busti -Gobernador de la Pcia. de Entre Ríos (1988).

• Dr. Víctor Reviglio, Gobernador de Santa Fe (1988).

• Rubén Cardozo -Diputado Nacional (PJ) (1988).

• Normando Arciénaga -Diputado nacional (1988).

• Dr. Luis Cáceres -Diputado nacional (UCR) (1988).

• Raúl Druetta -Diputado Pcia. Santa Fe (1988).

• Zamaya -Coordinador de Promoción y Gestión del Consejo Provincial del Paraná Medio, de Entre Ríos -Miembro de la Comisión de Apoyo a la Obra del Paraná Medio, de Entre Ríos (1990).

• Otras personas o instituciones.

• Hugo Edgardo Ojeda- Partido Comunista Argentino (l977).

• Antonino Noseda -Presidente del Rotary Club Santa Fe (l979).

• Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de Paraná (1979).

• Banco UDECOOP Cooperativo Limitado. Dr. Felipe Cherep, delegado ante la Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio. Sres. Héctor M. Pattin, miembro del Consejo de Administración, y Waldemar Ghergo, Gerente del Banco (l979).

• Dr. Juan Carlos Aguilar, titular de las cátedras de Geografía Económica Argentina y Geografía Económica Mundial en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (Univ. Nac. de Rosario). Ex-subsecretario de Economía de la Pcia. de Santa Fe, etc. (Conferencista, a partir de l979).

• Cámara de Materiales de Construcción (l979).

• Centro Comercial de Santa Fe (l979).

• Filial Garay de NORDECOOP Banco Cooperativo (l979).

• Confederación Gremial de Comercio e Industria de Rosario (l979).

• Comisión Santafesina de Apoyo al Paraná Medio. Constituída a principios de l979.

Cuenta con la adhesión permanente y activa de 70 entidades santafesinas. Entre otras: colegios profesionales de Abogados, Arquitectos, Ingenieros, Escribanos, Contadores y Médicos; Rotary Club; Centro Comercial y sus cámaras adheridas; los clubes Colón, Unión y Regatas; numerosas entidades gremiales; CISTA; industriales metalúrgicos, artistas plásticos santafesinos; bancos UDECOOP y NORDECOOP, etc. Su rimera Comisión Directiva, la constituyeron: Presidente: Aldo Barbieri (Asociación de Industriales Metalúrgicos); Secretario: José Juan Andrés (Cámara de Interlíneas Santafesinas de Transporte Automotor); Tesorero: Luis Belluci (Banco Nordecoop); Asesor: Ing. Carmelo Soriano. A partir del 21/9/79, la integraron: Presidente: Ing. Carmelo Soriano (Comisión Permanente Reactivación Puerto Santa Fe); Vice: Aldo P.E. Barbieri (Industriales Metalúrgicos); Secretario General: Dr. Felipe Cherep (Banco Udecoop); Pro: Dr. Egidio Pinetti (Sociedad Médica); Tesorero: Luis Belucci (Banco Nordecoop); Pro: Contador Omar A. Scaraffia (Egresados Ciencias Económicas); Secretario de Actas y Correspondencia: Alberto Filippi (Asociación de Autotransporte de Carga); Pro: Juan José Andrés (CISTA); Secretario de Difusión y Promoción: R. López Carnelli (Artistas Plásticos Santafesinos); Pro: Teófilo Miño (TV Santa Fe); Secretario Técnico: Ing. Carlos J. Coccuccio (Sindicato Luz y Fuerza); Síndico: Ing. Ricardo Pezzone Piazza (Consejo de Ingenieros); Vocales: Ernesto A. Martini (Cámara de Expendedores de Combustibles); Arq. José Luis Jereb (Centro de Arquitectos); Eduardo B. Marangoni (Colegio de Escribanos); Ing. Rodolfo González (Asociación de Ingenieros Químicos). También formaron parte de la Comisión, los Dres. Rodolfo Weidmann y Lorenzo A. García. La Comisión fijó domicilio en calle Junín 2957- Santa Fe. A la reunión del 8/7/87, asistieron los siguientes miembros: Presidente, Ing. Carmelo Soriano. Dr. Rodolfo Weidmann; Ing. Aquiles Farías; Técn. Luis Belucci; Dra. Laura de Segado; Dr. Jorge Casarotto; Ing. Mario Fioramonti; Dr. Eusebio Moreira y Dr. Mario Lacava.

• Comisión Interprovincial Permanente de Apoyo a las Obras del Paraná Medio. Creada en l979. Su primera Comisión Directiva estuvo integrada por: Presidente: Ing. Rodolfo López Osuna (Entre Rios); Vice lro.: C. Fidanza (Corrientes); Vice 2do.: alguien de Chaco; Secretario General: Dante Enrietto (Santa Fe); Pro: M. López Gigena (Entre Ríos); Secretario de Asuntos Técnicos: representante de Corrientes; Pro: Ing. A. Monti (Santa Fe); Secretario de Difusión: Nadir Ceré (Santa Fe); Pro: representante de Corrientes; Secretario de Asuntos Jurídicos: M. Montiel (Entre Ríos); Subsecr.: delegado por Chaco; Secretario de Finanzas: C. Lugón (Entre Ríos); Pro: L. Barbagaten (Entre Ríos). En esta primera época, también participaron en representación de Entre Ríos: Pablo Webner; en repres. de Chaco: Ing. Alejandro Pilar; delegado por Corrientes: Ing. Natal Horacio Balderiotti; y representante oficial por Corrientes: Interventor del Instituto Correntino del Agua, Ing. Elizeo Poppolizio. La Comisión tenía filiales en Santa Fe, Paraná, Rosario, Cerrito, Resistencia y Corrientes.

• Comisión pro Defensa del Medio Ambiente Humano de Santa Fe (1979).

• En diciembre de 198l, en Las Toscas, se constituyó una Comisión para Estudio de la Influencia del Proyecto Paraná Medio en la zona, y elaboración de una propuesta para el desarrollo del área. Integrantes: Presidente, Gaspar A. Stride. Vocales: Luis Dagaro (Comisión Central de Juntas Vecinales), Raúl Zanier (Soc. Rural), Aníbal De Nardo (Coop. Agropecuaria Las Toscas Ltda.), Isidoro Casali (Soc. Unión Agric. de Cañeros), Alfredo Delssín (Coop. de Servicios Públicos Ltda.), Ing. Cristóbal Nasser, Héctor del Fabro, Arq. Mercedes Mussín, Ing. Juan Arrub Perena, Técn. Ramón Mussín, Agr. Juan Rinesi, Antonio Echeverría (Presidente de la Comuna de San Antonio) y OsvaldoMangini (Presidente de la Comuna de El Rabón).

• Asociación de Ingenieros Químicos, filial Santa Fe (1982).

• Unión Industrial de Santa Fe (Presidente: Angel Lombardi) (1981).

• Confederación General del Trabajo (CGT), seccional Santa Fe (Secr. General: Agustín Sarla; Raúl Oscar Chena) (1981).

• En la misma época, se constituyó en Cayastá la Comisión de Apoyo al Proyecto de Aprovechamiento Integral del Paraná Medio. Presidente: Luis María Lorenzo. Vicepresidente lro.: Eduardo D. Romero. Vicepresidente 2do.: Atilio Padró. Secretario: Eduardo O. Romero. Prosecretario: Miguel Soler. Tesorera: María Rosa Vanney. Vocales: Lindor Anderson, Brígido Arce, Horacio Blanche, Nidia del Carmen Richard, Hugo Molinari, Estela Moyano, Blanca Mangold e Ing. Gagliardo.

• Juventud Radical de Santa Fe (Raúl F. Prieto, José M. Telesco y Severo Consiglio) (1982).

• Federación Gremial del Comercio y la Industria de Rosario (1982).

• Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe (Secr. General: Atilio Bonantini; Jorge Delvo, Carlos García, Raúl Villarreal) (1982)

• Agrupación Nacional de Trabajadores de Luz y Fuerza. Aparecen firmando un documento: Francisco Di Bernardo (Santa Fe), Juan José Taccone (Capital Federal), Hugo Pignani

(Rosario), N. Fioramonti (Rafaela), O. Filipini (Villa María) y P. Moreyra (Paraná) (1982).

• CGT Santa Fe. Firman un documento: Agustín R. Sarla (Delegado Regional), Raúl O. Chena (Subdelegado Regional), Mario Ojeda (Tesorero), Rudy Del Turco (Secretario Gremial), Miguel A. Esquivel (Secretario de Prensa), Carlos Lavandera (Secretario de Actas) y Máximo Lares (Protesorero).

• Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), filial Santa Fe (1982).

• Asociación de Profesionales Universitarios de Agua y Energía Eléctrica (APUAYE) (Presidente: Ing. Rodolfo Maggi) (1982).

• Juan José Taccone- Dirigente gremial de Luz y Fuerza -Ex presidente de la empresa SEGBA (1982).

• Instituto del Litoral de Estudios Nacionales (FIP) (1982).

• Contador Hugo Stratta (1982).

• Bolsa de Comercio de Santa Fe (Presidente: Néstor Lammertyn) (1982).

• Centro Comercial de Santa Fe (Presidente: Dante Cattaneo) (1982).

• Sociedad Rural de Santa Fe (Presidente: Oscar Didier) (1982).

• Félix A. Pérez -Ex Presidente de Agua y Energía Eléctrica de la Nación (Sindicato de Luz y Fuerza de Cap. Fed. y Federación Argentina de Luz y Fuerza)- Miembro titular de la Comisión de Justicia y Paz del Episcopado -Participante de la corriente justicialista del Dr. Angel F. Robledo (1982).

• Comisión Intersectorial Pro Ejecución Paraná Medio. Integrada por representantes de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, Centro Comercial, CARCLO, Cámara Argentina de la Construcción, Sociedad Rural y Unión Industrial de Santa Fe. Presidente: Matías S. Amstutz (Bolsa de Comercio). Secretario: Luis Lazzaroni (CARCLO). Moderador: Ing. Juan A. Priano (Cámara Argentina de la Construcción ). Vocales: José A. Giglio, Daniel Aimaretti, Reinaldo Avilé y Alejandro Rodríguez (Bolsa de Comercio); Dante Enrietto, Horacio Martínez y Antonio R. Di Biasio (Cámara de la Construcción); José Luis Sañudo, Santiago Rabasedas y Edgardo Biava (CARCLO); Dante Cattáneo, Alberto Kurganoff y Agustín Segado (Centro Comercial); Oscar Didier, Enrique Mántaras, José C. Milesi y Julio C. Didier (Sociedad Rural); Alfredo Pierini y Angel Perticar (Unión Industrial). Coordinador: Dr. Lorenzo A. García. Asesor Jurídico: Dr. Rodolfo A. Weidmann (1982).

• Federación Argentina de Sindicatos de Luz y Fuerza (FATLYF) (1983).

• Ing. José Milia (1983).

• Club de Leones Gobernador Candioti, de Santa Fe (1983).

• Dr. Aníbal Reinaldo (UCR) (1983).

• Frente de Izquierda Popular (FIP) de Santa Fe (1983).

• Alejandro Tagliabue -Coordinador de la Comisión de Energía del Justicialismo (1983).

• Junta de Gobierno de la Unión Cívica Radical de Entre Ríos (Presidente: Jorge Marcó)(1984).

• Dr. Jorge A. Mollerach -Presidente del Rotary Club Santa Fe (1984).

• Foro Político Interpartidario Santafesino (el comunicado emitido, fue difundido por el PI y el

PJ) (1984).

• Mesa de Conducción de las 62 Organizaciones Peronistas de Santa Fe (Francisco Di Bernardo) (1984).

• Secretaría de Estudios y Estadística del Sindicato de Luz y Fuerza (Antonio Pellizoni y Daniel Olmedo) 1984).

• Dr. Raúl Carignano -Presidente del PJ de Santa Fe (1985).

• Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLYF). Secretario de

Interior y de Asuntos Energéticos: Virgilio Núñez. Integrantes de la Comisión Permanente de Política Energética: César Castillo y Alberto Maestro Pietro (1985).

• Candidatos a Concejales (Lista N° 6) del PI de Santa Fe: Alberto O. Mullor, José L. De Martini, Juan C. Richard, Armando E. Cistari, Rogelio Alaniz (1985).

• Multisectorial de Santa Fe para la Defensa de las Empresas del Estado (1987).

• Asamblea para el Debate Nacional (1987).

• Foro Provincial de Luz y Fuerza sobre Paraná Medio (1988).

• Carlos García -Secretario General de Luz y Fuerza de Santa Fe; Enrique González -Prosecretario General de Luz y Fuerza; Mario Fioramonti -Secretaría de Asuntos Técnicos y Estadística del Sindicato de Luz y Fuerza (1988)

• José Villarreal – Secretaría de Interior y Política Energética de la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLYF) (1988).

• Federación Santafesina de Entidades Vecinales (1988).

• Dra. Laura de Segado- Secretaria de la Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio (1989).

• En noviembre de 1989, promovida por la Comisión Santafesina de Apoyo a las Obras del Paraná Medio, se realizó una reunión de instituciones y personas interesadas en la concreción del emprendimiento. Estuvieron presentes: Ing. Carmelo Soriano y Luis Belucci (Com. Santaf. de Apoyo a las Obras del Paraná Medio); Edelmiro Colla, Mario Fioramonti e Ing. Ramiro Rinaldi (Sindicato de Luz y Fuerza de Santa Fe); Miguel Jatón (Sindicato de Luz y Fuerza de Entre Ríos); Ctdor. José Gigen y Marta Tovar (Bolsa de Comercio de Santa Fe); Dr. Domingo Jalit (Movimiento de Empresarios Justicialistas); Oronao Zavala (Liga Naval Argentina); Alberto Mántaras (Sociedad Rural de Santa Fe); Sabino Espíndola Bernal (Banco Nordecoop). También había representantes de CARCLO, Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica, Unión Industrial, Cámara Argentina de la Construcción, Inquietud Ciudadana, APYME (Delegación Paraná), Comisión Honoraria y Lealtad Doctrinaria.

• Ing. Orlof -Representante de la Unión Soviética (1990).

• Ing. Edgardo Hernández -Presidente del Movimiento de Empresarios Justicialistas (1990).

ANEXO 2. PERSONAS E INSTITUCIONES QUE PUBLICAMENTE SE OPUSIERON A LA

OBRA, O PLANTEARON REPAROS A LA MISMA.

• Periódico “Nueva Hora”, órgano del Partido Comunista Revolucionario (PCR) (1978).

• Ing. José L. Milia (1979).

• Dr. Florencio G. Aceñolaza -Profesor de Geología Argentina en la UTN -Decano de la Fac. de Ciencias Naturales de la Univ. Nac. de Tucumán (1980).

• Dr. José M. Sayago -Profesor de Geomorfología de la UTN (1980).

• Dr. Raúl A. Ringuelet -Cátedra de Ecología. Fac. de Ciencias Naturales y Museo de la Univ.Nac. de La Plata (1981).

• Bartolomé Curletto (Alvear 2022, San Javier) (1982).

• Comisión Pro Mejoras de San Javier ante la Obra del Paraná Medio (Presidente: Néstor O. Giacussa. Secretario: José Manuel Verano. Vocales: Luis S. Bais, Edgardo Brandemann, José L. Padoan y Juan Carlos Testa) (1982).

• Gustavo José Víttori -Diario “El Litoral” de Santa Fe (1982).

• Ing. Alvaro Alsogaray (1982).

• Ing. E. Aisiks y Alberto Vilandrich -Grupo de Estudios de Propósitos Múltiples de Paraná Medio (AyE) 1983).

• Asociación de Ingenieros de Recursos Hídricos de Santa Fe (1983).

• Francisco Manuel Rogiano (1983).

• Ing. en Recursos Hídricos Mario Barletta -Presidente de la Asociación de Ingenieros en Recursos Hídricos (1983).

• Partido Socialista Popular (PSP) (1983).

• Roque H. Caviglia Arce (1983).

• Lic. Ricardo Barbetti -Jefe Sección Protección Ambiental y Educación Conservacionista del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” e Instituto Nacional de Investigaciones de las Ciencias Naturales (1983).

• Jorge Cappato -Centro de Protección a la Naturaleza de Santa Fe (1983).

• Ing. Roberto Gioria -Sección Hidrología del Proyecto Paraná Medio (1983).

• Héctor Pertovt -Centro de Protección a la Naturaleza de Santa Fe (1983).

• Ing. Gaudencio Langhi -Ex presidente del Consejo de Ingenieros de Santa Fe -Ex secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Santa Fe -Ex candidato a Intendente de Santa Fe por el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) (1983).

• Comisión Interinstitucional de La Paz (Entre Ríos). Representantes de la Sociedad Rural; Aero Club; Centro Comercial e Industrial; Banco Mesopotámico Cooperativo Ltdo.; Cooperativa de Electricidad; Amigos del Arte; Soc. de Fomento Educacional; Cámara de Hoteles, Bares y Afines; Colegio de Abogados y Círculo Médico (1984)

• Edgardo A. Brandemann -Productor arrocero de San Javier (1984).

• Centro de Protección de la Naturaleza de Santa Fe (1984).

• Comisión Coordinadora de la Interinstitucional de La Paz (1984).

• Ing. Víctor F. Nícoli (Santa Fe) (1984).

• Estanislao Néstor Córdoba (La Paz) (1984).

• Prof. Hugo Mataloni (1984).

• Lic. Inés Gómez -Secretaría de Vivienda y Ordenamiento Ambiental de la Nación (1984).

• Periódico “Hoy”, órgano del Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP) (1989).

• Mario Raspini -Comisión Pro-Defensa de la Ciudad de La Paz (1990).

• José Alberto Dromi -Ministro de Obras y Servicios Públicos (1990).

• Ing. Agrón. Cristina B. de Raimondo -Representante en el Litoral del Instituto de la

Economía Social de Mercado (UCD), La Paz, (1990).

• Juan C. Pérez -Columnista de “El Informador Público”, Bs. As. (1989).


*Aporte al llamado de la Junta Abya yala por los Pueblos Libres a la presentación de estudios sobre producción sustentable de alimentos, arraigo, biodiversidad, y uso y tenencia de la tierra.